La Fageda de les Roques Encantades, un bosque para dejar volar la imaginación

Escondite de brujas, hadas y bandoleros, el bosque de las Roques Encantades en Sant Feliu de Pallerols hará las delicias de los niños. Una sencilla y divertida excursión para realizar en cualquier época del año.

 

El rincón más desconocido del Valle de Arán: la Val de Toran

Con un pasado minero desde finales del siglo XIX a principios del XX, abandonado en la Guerra Civil y repoblándose desde los años 80, sus montañas y bosques constituyen el hábitat preferido del oso pardo. Estoy hablando de la Val de Toran, el rincón más desconocido y agreste de la Vall d’Aran.

 

Un recorrido por las ermitas románicas del Corb y el volcán del Racó

La comarca de La Garrotxa oculta 40 volcanes bajo un verde manto de campos y bosques. Pero estos bosques también ocultan joyas como las ermitas románicas del Corb. Aquí te propongo un recorrido para descubrirlas, y más.

 

Descubriendo la Serra del Catllaràs desde Sant Romà de la Clusa

La Serra del Catllaràs es un diamante en bruto. En sus rincones más escondidos y en sus prados más lejanos viven ciervos y urogallos en libertad, y es posible ver florecer edelweiss y otras especies difíciles de ver.

 

Admirando el Pedraforca y su entorno desde el Bosc de Palomera

El Pedraforca es, junto con Montserrat y el Canigó, una de las tres montañas emblemáticas de Catalunya. Si aún no la conoces te invito a seguir este fácil itinerario a través del Bosc de Palomera, en la Serra d’Ensija. Te acabarás enamorando del Pedraforca.

 

San Miguel de Aralar y los bosques del Artxueta

Con más de mil años de historia, San Miguel de Aralar se alza sobre el valle de La Sakana a los pies del monte Artxueta, con unas vistas inmejorables de las sierras de Urbasa y Andía. En los bosques de detrás se esconden dólmenes milenarios, y quién sabe si también el mismísimo Basajaun.

 

El valle del Bastareny desde la Vía del Nicolau

Recuperada en 2009, la Via del Nicolau recorre el viejo trazado de una línea ferroviaria que se construyó a pico y pala en 1914 para transportar madera desde Gisclareny hasta Guardiola de Berguedà. Es un magnífico mirador sobre el Valle del Bastareny.

 

San Adrián de Lizarraga y los “dientes” de la Sierra de Andía

¿Por qué a una cadena montañosa también se le llama “sierra”? Si subes a San Adrián de Lizarraga y miras hacia la Sierra de Andía, hallarás la respuesta. Además recorrerás caminos de pastores y ganado y gozarás de unas vistas de vértigo.