Del Bòsc de Conangles al Saut de Molières, en la antesala del Valle de Arán

Tiempo de lectura estimado: 25 minutos.

La Val d’Aran (Valle de Arán) es un territorio singular. Se trata de un valle montañoso en la cara norte de los Pirineos pero que administrativamente pertenece a la provincia de Lleida cuando por geografía, cultura y economía son occitanos, más bien franceses. Se anexionó al Reino de Aragón en el siglo XI, y desde entonces y hasta la inauguración del Túnel de Vielha en 1948 la única vía de comunicación con el sur fue por el Port de Vielha, a 2.442 metros de altura, y que estaba cubierto de nieve desde el otoño hasta bien entrada la primavera. Era tan dura la travesía por ese camino que se construyó un hospital y una hospedería en el lado sur para atender a los viajeros. Se trata del Hospital de Sant Nicolau dels Pontells, también conocido como Espitau de Vielha. Cuando a finales del siglo XV se anexionó a la Corona de Aragón el vecino Condado de Pallars Sobirà se pasó a usar más el nuevo camino por el Port de la Bonaigua, a tan sólo 2.072 metros de altitud.

Pues bien, la boca sur el Túnel de Vielha se encuentra en el Valle de Barravés, justo en la confluencia de los valles de Conangles y de Molières, donde nace el río Noguera Ribagorçana. Estos dos valles pertenecen a la comarca de Val d’Aran, pero el resto del valle de Barravés se encuentra en la comarca de la Alta Ribagorça. Justo en la unión de esos dos valles araneses se encuentra uno de los bosques de hayas y abetos más importante de la Península Ibérica: el Bòsc de Conangles. Es una gozada estar en este bosque en cualquier época del año. En primavera y verano predominan los colores verdes de las hayas y los abetos, y en otoño los anaranjados y rojos de las hayas entre los verdes oscuros de los abetos. Desde allí parten varios caminos, uno que sube por el Valle del Besiberri, hacia el sur, y otro que nos lleva hacia el norte y luego al oeste al valle de Molières (o Mulleres) pasando por el Saut de Molières. Es sin duda un precioso camino que nos permite disfrutar de la media y alta montaña.

Bòsc de Conangles

Bòsc de Conangles

Saut de Molières

Saut de Molières

CÓMO LLEGAR        EL TIEMPO

El itinerario de hoy es parcialmente circular y no llega a los 8,5 km. El desnivel es mínimo por lo que es adecuado para ir con niños. Conviene llevar calzado de senderismo y ropa de abrigo, ya que al tratarse de un lugar de montaña la meteorología es imprevisible. Tan imprevisible que mi intención en esta visita a finales de noviembre del 2018 era disfrutar de los colores del otoño en el Bòsc de Conangles, y tras una noche lluviosa en Bossòst y una mañana soleada en Vielha, fue cruzar el túnel de norte a sur y encontrarme un paisaje recién nevado (entre 5 y 10 cm de grosor). Por el camino hay algunas fuentes con agua, y en el mismo Bòsc de Conangles hay una zona de picnic con mesas y barbacoas. El recorrido también pasa por dos refugios de montaña. Ideal para pasar todo el día.

Aquí tienes una recreación 3D del circuito para que te hagas una mejor idea del recorrido y del terreno por el que discurre. Pulsa en la pausa si empieza a reproducirse antes de que acabe de cargarse el fondo. Durante la reproducción puedes cambiar el punto de vista moviendo el ratón con el botón izquierdo pulsado, y también acercar y alejar con la rueda del botón. Pulsa en en el + y en el – bajo la barra de reproducción para cambiar la velocidad.

Justo antes de llegar al Túnel de Viella viniendo desde el sur por la N-230 hay un amplio aparcamiento a la derecha de la carretera. Al final del aparcamiento hay una caseta de información y justo allí empieza la pista del Besiberri. Podemos dejar el coche en ese aparcamiento o en otro más pequeño que hay unos metros más adelante por ese camino. Yo lo dejé al lado de la caseta por miedo a quedarme sin tracción en la nieve. Aunque llevaba cadenas en el maletero no me apeteció montarlas sólo por unos metros.

Nissan Qashqai en la Pista del Besiberri cubierta de nieve

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

Como se observa en la foto, hacía muy poco que había dejado de nevar. La nubosidad estaba pocos metros por encima de nuestras cabezas. Empezamos a caminar hacia el sur por la pista del Besiberri. Delante nuestro el Bòsc de Conangles, el Noguera Ribagorçana que nos separa de él, y a la izquierda el aparcamiento de Conangles, donde podríamos haber aparcado para ahorrarnos unos metros.

Pista del Besiberri hacia el Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

Como he comentado en otros circuitos con nieve, el balance de blancos automático de la cámara (AWB) puede producir fotos en que dominen los tonos azulados. Lo mejor es usar el ajuste de «Luz natural», aunque también depende de la luminosidad (si hace sol o está nublado) y de la hora del día (luz cálida al amanecer o atardecer o luz cenital a mediodía). También es posible que tengas que sobreexponer si no disparas en manual, ya que la cámara tenderá a darte fotos oscuras. En cualquier caso todo tiene arreglo en el ordenador, tanto el el ajuste de blancos con la temperatura de color como la exposición.

Bien, sigamos con el recorrido, que no ha hecho más que empezar. A los pocos metros del pequeño aparcamiento de Conangles cruzamos el Noguera Ribagorçana. La nieve recién caída cubre las hojas que aún no han caído de las hayas ocultando su colorido otoñal.

Cruzando el Noguera Ribagorçana junto al Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

Por esta zona se han acumulado entre entre 3 y 5 cm de nieve virgen.

El Bòsc de Conangles y el Noguera Ribagorçana

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 18mm, ISO 100

Nada más cruzar el río y entrar en el Bòsc de Conangles, a la derecha de la pista encontramos una acogedora zona de picnic con barbacoas en medio del bosque.

Zona de picnic de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 50mm, ISO 100

Los árboles están bien cargados de nieve, y aunque ha dejado de nevar hace unas pocas horas, dentro del bosque nos siguen cayendo copos en la cabeza a medida que se funde la nieve acumulada en las copas de los árboles o sopla algo de brisa.

Nieve en las hayas del Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 70mm, ISO 125

Pasamos de largo y llegamos al GR-11, la llamada Senda Pirenaica. Hacia la derecha se va al Besiberri, otra interesante ruta que quizás haga en el futuro, y a la izquierda al Refugi de Conangles y al Pòrt de Vielha. Curioso ver cómo destaca el amarillo de la bifurcación en un entorno que parece en blanco y negro.

Bifurcación a Molières o a Besiberri

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

Así se ve el camino recorrido detrás nuestro. Parece que se abre un hueco sin nubes en el cielo y da un poco de color a la foto.

Pista del Besiberri entrando en el Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 18mm, ISO 100

Continuamos a la izquierda en dirección al Refugi de Conangles. Aquí el bosque es más tupido y ha llegado menos nieve al suelo.

Camino al Refugir de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

A los 200 metros de la bifurcación pasamos junto al desvío al refugio, hacia nuestra izquierda, y por él se van las rodadas de coche que había sobre la nieve del camino. Delante nuestro sólo queda nieve totalmente virgen, que nada ni nadie ha pisado aún. Todo está cubierto de blanco, como si fuera merengue, excepto los pies de los abetos.

Bòsc de Conangles nevado en otoño

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

Fue una pena estar en el Bòsc de Conangles en otoño y no poder disfrutar de sus colores, pero visto desde el lado positivo, como las hayas aún mantenían sus hojas se pudo acumular más nieve sobre las ramas ofreciendo un aspecto diferente al que tendríamos en pleno invierno, con las hayas peladas y sólo nieve en los abetos.

Nieve en una haya en el Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 30mm, ISO 100

Camino al Espitau de Vielha a través del Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

Nieve sombre una ramita de haya en el Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 85mm, ISO 320

Esta parte del Bòsc de Conangles también se la conoce como Bòsc de Contesa. Como la temperatura está un poco por encima de los 0ºC la nieve del camino se va fundiendo poco a poco formando pequeños riachuelos.

Camino al Espitau de Vielha a través del Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

Nieve fundiéndose en el camino al Espitau de Vielha en el Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 28mm, ISO 100

Las ramas de los árboles están muy cargadas de nieve y no hacen más que caernos pequeños montones encima a medida que pasamos por debajo de ellas.

Bòsc de Conangles cubierto de nieve

Sony A-580, DT 18-250, f/4, 1/320, 28mm, ISO 100

A unos 700 metros del desvío al refugio empezamos a salir del bosque. La cantidad de nieve acumulada aquí es mayor, aunque no dificulta caminar con las botas de senderismo y sin raquetas.

Saliendo del Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

Las hayas van dando paso a los abetos. La verdad es que nos sentimos como dentro de una postal navideña.

Llegando al abetal de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

La señal blanca y roja del GR-11 sobre una roca aporta la nota de color en una foto que bien podría ser en blanco y negro.

El GR-11 en el Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

No se acaba de disipar la nubosidad o neblina que cubre la zona a pocos metros por encima de nuestras cabezas.

El GR-11 por Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

A medida que se ensancha todo se hace difícil saber por dónde pasa el camino, cosa muy importante si no queremos meter el pie en una hondonada, que seguro que las hay.

GR-11 nevado en Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

Cruzamos un pequeño arroyo, que no es más que un brazo del Ribèra de Conangles, el río que recorre todo el Valle de Conangles desde el Tuc de Conangles (2.784 m).

Cruzando un brazo de la Ribèra de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

Una mirada hacia el sur, al Valle de Barravés, donde parece que la nubosidad se va despejando. El grueso de nieve sobre el suelo oculta piedras que nos pueden hacer tropezar si no tanteamos el terreno al pisar.

Valle de Barravés desde la cabecera del Noguera Ribagorçana

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Llegamos al otro brazo del Ribèra de Conangles. Sobre la nieve de la otra orilla se distingue como una mancha marrón. Se trata de hierba seca que sobresale por encima de la nieve.

Ribèra de Conangles a punto de unirse al Noguera Ribagorçana

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 18mm, ISO 100

Cruzamos el brazo más caudaloso del Ribèra de Conangles por un puente. La niebla nos osculta el Valle de Conangles.

Ribèra de Conangles y Valle de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

Justo pasar el puente, el GR-11 sigue hacia la derecha, subiendo junto al río. Estamos a 1.600 metros de altitud y ahora empieza uno de los tramos con más pendiente de todo el recorrido (el otro es el mismo pero de vuelta). En 400 metros ganaremos 55 de altura. La nieve ha cubierto el sendero y no se ve claro por dónde caminar. Afortunadamente alguien ha pasado por aquí no hace mucho y ha marcado el camino.

Siguiendo el GR-11 al lado del Ribèra de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 18mm, ISO 100

Pocos metros más arriba ya se ve más claro por dónde seguir.

GR-11 hacia el Espitau de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/640, 18mm, ISO 100

El Ribèra de Conangles marca el límite del Bòsc de Conangles.

Ribèra de Conangles y Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/200, 50mm, ISO 100

A medida que ganamos altura vamos viendo más del Valle de Barravés, aunque la nubosidad baja no nos deja ver mucho más allá.

Valle de Barravés desde el GR-11 cerca de la boca sur del Túnel de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Llegamos al cruce del GR-11 con el GR-211. De nuevo el amarillo de la señalización destaca sobre el blanco y gris de la nieve y la niebla.

Cruce del GR-11 con el GR-211

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Aquí acaba este tramo de subida. Hacia la derecha se continúa hacia el Pòrt de Rius. Nosotros nos desviamos a la izquierda hacia el Espitau de Vielha. Nos que nos marcaron el camino hasta aquí siguieron hacia la derecha, por lo que a partir de aquí tuvimos que intuir el sendero. Hacia abajo una buena vista del Valle de Barravés y la carretera que sube al Valle de Arán.

Valle de Barravés y carretera del Valle de Arán desde el sendero al Espitau de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 18mm, ISO 100

Tras unos metros de titubeo, un poste de madera con pintura amarilla nos avisa que vamos por el buen camino. Abajo la boca sur del nuevo túnel de Vielha.

El camino al Espitau de Vielha sobre la boca sur del nuevo túnel

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Tras un giro a la derecha vemos por fin el Espitau de Vielha, la boca sur del viejo túnel, hoy túnel de servicio, y por delante el Valle de Molières.

Camino al Espitau de Vielha y el Valle de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Bajamos con precaución por el camino porque la nieve puede haber ocultado piedras y huecos y es fácil tropezar y caer, o lo que es peor, torcerse un tobillo. Me llama la atención una inflorescencia de una planta seca cubierta por un gorro de nieve que se está fundiendo poco a poco.

Nieve fundiéndose sobre una planta seca

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 180mm, ISO 100

Nos acercamos al Espitau de Vielha, también conocido como Hospital de Sant Nicolau dels Pontells tal como expliqué al principio. Por aquí sólo ha pasado un pequeño animal antes que nosotros.

Hospital de Sant Nicolau dels Pontells o Espitau de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

La fusión de la nieve nos deja esta figura en el borde de un depósito de metal.

Nieve fundiéndose en el Espitau de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 90mm, ISO 100

Llegamos a la calle principal. A la izquierda la capilla de Santa Quitèria. Desde el siglo X se celebra aquí una romería a finales de mayo para celebrar la desaparición de las nieves y la apertura del camino a Vielha, el único que había hasta que se inauguró el túnel en 1948. El Valle de Arán solía quedar incomunicado de España durante todo el invierno. Al lado de la capilla y separado de ésta por un estrecho callejón, el antiguo refugio, donde por ley se daba a los viajeros calor, sal para añadir al agua porque la de aquí era muy pura, y vinagre para curarse las heridas de los pies.

Capilla de Santa Quitèria en Sant Nicolau dels Pontells

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

Frente a estos edificios los almacenes para las mercancías y los establos donde descansaban los animales en el largo viaje a Vielha. Es curioso el acabado semicircular de los establos, que hace pensar si el edificio fue pensado al principio para uso religioso o para alojar un horno de pan.

Establos del Espitau de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 18mm, ISO 100

En medio de la plaza un rastro de ciervo cruza desde el montículo desde detrás de los establos hasta el callejón que hay entre la capilla y el hospital. Por la distancia entre las pisadas parece que iba a la carrera.

Pisada de ciervo en el Espitaul de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/500, 55mm, ISO 100

Adosado al antiguo refugio se encuentra el antiguo restaurante del hostal. Sobre la puerta hay una inscripción que no consiguo descifrar.

Inscripción sobre la puerta del restaurante del Espitau de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 50mm, ISO 100

Frente a la plaza está el edificio del nuevo refugio, y a su izquierda un cruce de caminos. Nosotros seguimos valle arriba pasando por al lado del refugio.

Inicio del Camino Natural del Pòrt de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/500, 18mm, ISO 100

El camino asciende muy suavemente por el Valle de Molières. A pesar de la nieve es fácil de seguir.

Valle de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/640, 18mm, ISO 100

A nuestra izquierda Eth Prat dera Barana y el Noguera Ribagorçana. Las nubes están muy bajas y no nos dejan ver el final del valle y sobre la todo el Tuc de Molières, la segunda montaña más alta de la Val d’Aran con 3.010 metros.

Val de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Por detrás el Espitau de Vielha, el Valle de Barravés, y el sol intentando abrirse paso entre las nubes.

Espitau de Vielha y Val de Barravés

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/640, 18mm, ISO 100

A unos 300 metros del Espitau de Vielha llegamos a un cruce. Estamos a 1.644 metros de altitud. La pista de la derecha retrocede hacia el Valle de Conangles, donde se reunirá con el GR-11.

Camino a la Val de Conangles desde el GR-211.

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/500, 18mm, ISO 100

Nosotros seguimos recto.

GR-211 hacia el Refugi de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/500, 18mm, ISO 100

Hay un grueso notable de nieve, unos 7 cm, pero se camina bien con las botas. Además la pista es bastante amplia y aparentemente libre de piedras, aunque por seguridi mejor caminar por la parte central. Me fijo en una pequeña hierba seca que no ha quedado del todo enterrada por la nieve.

Hierba semienterrada en la nieve

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/640, 120mm, ISO 100

Esta parte del camino es un poco aburrida, sobre todo por la nieve, que hace que todo se vea igual. Por delante parece que no avancemos, aunque por detrás vemos el Espitau de Vielha cada vez más pequeño. Parece que llega un poco de luz del sol a la boca sur del túnel.

Mirando hacia el Espitau de Vielha desde el Val de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 18mm, ISO 100

A unos 400 metros del cruce anterior llegamos a otro. En éste el camino principal, el GR-211, sigue a la derecha montaña arriba hacia el Port de Vielha. Es el viejo camino que comunicaba la Val d’Aran con el resto de España.

Cruce de caminos hacia el Port de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 18mm, ISO 100

Desde allí y con ayuda de unos prismáticos o del teleobjetivo ya podemos ver el Saut de Molières asomar sobre el bosque, hacia adelante a la izquierda. A simple vista también se puede ver, pero no se ve tan claro que sea una cascada.

Saut de Molières desde el cruce con el GR-211 al Port de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 320

Nosotros seguimos recto a pesar de la «X» blanca y roja en la roca. Esta señal indica que el GR-211 no sigue por allí, pero nuestro camino sí.

Camino al Refugio de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 18mm, ISO 100

Estamos en la parte más alta del recorrido, a unos 1.690 metros de altitud. El camino se adentra por un hayedo. Ésta ya no está tan nevado y las hojas de tono rojizo son más visibles que en Conangles.

Camino al Refugi de Molières atravesando un hayedo

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

En esta zona de los Pirineos hay una fauna muy diversa. Poco antes que yo se debe haber cruzado un jabalí o un ciervo joven.

Huella de jabalí o de ciervo en la nieve en el Valle de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 60mm, ISO 100

A pesar de la nieve estamos a finales de otoño, y por lo tanto aún siguen cayendo hojas de los árboles, como ésta de Arce.

Hoja de arce sobre la nieve

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 85mm, ISO 100

Tras unos 300 metros por el bosque llegamos a un claro. Este claro es el resultado de una avalancha de nieve o alud hace pocos meses o años.

Un claro provocado por una avalancha de nieve

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/200, 18mm, ISO 100

Entramos de nuevo en el bosque.

Hayedo del Val de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 18mm, ISO 100

Aquí el goteo de agua de la fusión de la nieve de los árboles sobre nuestras cabezas es constante.

Hayedo nevado en el Val de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 18mm, ISO 100

Pasamos otro claro de otra avalancha. El agua de la nieve fundida empieza a recogerse en pequeños arroyos en el camino.

Nieve fundiéndose en el camino al Saut de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 18mm, ISO 100

También se va escurriendo agua por todos los rincones.

Nieve fundiéndose en el camino al Saut de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 160

A unos 100 metros del último claro y en un lugar también despejado de árboles llegamos a una intersección señalizada.

Cruce al Saut de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

Hacia la izquierda se va al Espitau de Vielha y al Refugi de Conangles, y a la derecha al salto y al refugio de Molières. Obviamente seguimos por la derecha. El estrecho sendero se adentra por el bosque y debido a la nieve no se ve claro por dónde pasa. Un par de pequeñas pasarelas de madera nos dan una pista de por dónde seguir.

Sendero al Saut de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

Estas pasarelas cruzan un torrente que viene de las Pales de Molières, a más de 2.100 metros de altitud.

Torrente en el bosque cerca del Saut de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

A partir de ahí ya se hace más difícil seguir el sendero si hay nieve, y el GPS tampoco ayuda mucho debido a los árboles, que impiden una ubicación precisa. Si alguien ha pasado antes que nosotros es una gran ayuda. En cualquier caso, el Saut de Molières ya está muy cerca (se oye el agua con claridad) y sólo hay que ir llaneando por el bosque, sin subir a la derecha ni bajar a la izquierda.

Llegando al Saut de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 18mm, ISO 100

Nos encontramos de repente con el río, Noguera Ribagorçana para los que dicen que nace en los lagos de Molières o Barranc de Molières para los que dicen que nace abajo en el Bòsc de Conangles.

Noguera Ribagorçana en el Saut de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

Buscamos una localización que nos permita ver todo el Saut de Molières. Por la forma me recuerda un poco al Salt de la Ratera, aunque es menos espectacular. Intento un disparo lento a pulso.

Saut de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/10, 1/20, 18mm, ISO 100

Y luego otro más lento a la mitad superior de la cascada.

Saut de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/18, 1/15, 40mm, ISO 100

No encuentro más sitios donde hacer tomas diferentes. Poco antes de la cascada sigue montaña arriba el camino que sube al Refugi de Molières y permite ascender al Tuc de Molières, pero no fui capaz de verlo por culpa de la nieve. Por fotos que he visto tiene que ser un recorrido muy chulo, pero por sus características no está hecho para mí. Si tú subes y lo documentas con fotos, fijo que te publico la ruta en Fotohiking.

Sin nada más que hacer aquí decido inciar el camino de regreso por la Pleta de Molières sin saber muy bien por dónde ir.

Bajando del Saut de Molières a la Pleta de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 18mm, ISO 100

En este descenso por el bosque tomamos como referencia el río, que siempre tiene que quedar a nuestra derecha, a no muchos metros.

El Noguera Ribagorçana bajando hacia la Pleta de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 18mm, ISO 100

A la que salimos del bosque, a la izquierda vemos uno de los claros que cruzamos en el camino de ida y es fácil imaginar ver caer la avalancha de nieve y árboles por ahí.

Bosque afectado por una avalancha pocos años atrás.

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/200, 40mm, ISO 100

Por lo que he visto en las ortofotos del Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya, en el 2012 todo el bosque era una unidad (en periodos anteriores se observan algunos caros pero se cubren más tarde) y hacia el 2013 se aprecia un claro más estrecho que el actual, que se agranda hasta la anchura actual en el 2015.

Una vez salimos del bosque la nieve nos dificulta saber por dónde sigue el camino. Tenemos que fijarnos mucho en todo aquello que parezca un rastro de pisadas. En esta zona también tenemos que pisar con cuidado, ya que bajo la nieve pueden esconderse piedras, huecos o incluso agua encharcada. En todo caso creo que en ausencia de nieve no debe haber pérdida.

Llegando a la Pleta de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

Seguimos avanzando sin perder la referencia del río.

Hacia la Pleta del Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

En el suelo veo unas hierbas semienterradas en la nieve que me recuerdan la sutura de una cicatriz.

Hierbas semienterradas en la nieve

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/500, 60mm, ISO 100

Por detrás aún se puede ver el Saut de Molières por encima de los árboles del bosque.

Saut de Molières desde la Pleta

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 55mm, ISO 100

Da cosa hasta pisar por aquí por no romper el encanto de la nieve recien caída.

Nieve virgen en la Pleta de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/500, 35mm, ISO 100

Llegamos a una zona un poco boscosa en la Pleta de Molières. Al haber menos nieve es más fácil ver el sendero.

Bosquecillo de la Pleta de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 18mm, ISO 100

Mucho ojo con las piedras que asoman en la nieve. Al igual que los icebergs, que uno no sabe cuánto hielo hay debajo de la superficie del agua, uno tampoco sabe lo grande que es la piedra que asoma en la nieve.

Piedra semienterrada en la nieve

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 22mm, ISO 100

A pesar del frío veo una minúscula mariposa posada sobre un montículo de nieve. Supongo que debió sorprenderle la nevada.

Pequeña mariposa sobre montículo de nieve

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/500, 250mm, ISO 100

A unos 500 metros del Saut de Molières nos reencontramos con el camino que baja del cruce de arriba. Poco más adelante cruzamos el arroyo del Barranc deth Port por una pasarela de madera.

Cruzando un arroyo en la Plera de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

A nuestra derecha seguimos sin perder de vista el Noguera Ribagorçana.

El Noguera Ribargorçana en la Pleta de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

Tenemos suerte y parece que alguien ya ha pasado por aquí antes que nosotros y nos ha ido marcando el camino.

Caminando hacia el Espitau de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 22mm, ISO 100

Avistamos por fin el Espitau de Vielha.

El Espitau de Vielha desde el Camí de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 18mm, ISO 100

De repente se disipan unas nubes que permiten ver la cima del imponente Tuc de Contesa (2.780 m).

El Tuc de Contesa desde la Pleta de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/640, 30mm, ISO 100

El Tuc de Contesa desde la Pleta de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/640, 60mm, ISO 100

Así se ve el Espitau de Vielha cuando nos faltan unos 600 metros para llegar. Las nubes han vuelto a tapar el Tuc de Contesa.

A 600 metros del Espitau de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Me imagino estos prados totalmente verdes en verano y las vacas pastando en ellos. Pasamos junto a un pequeño estanque, que seguro que el ganado bebe de él. Hacia atrás las Pales de Molières semiocultas por las nubes, o la niebla. Se ven claras las huellas de las avalanchas en el bosque.

La Pleta de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/200, 18mm, ISO 100

Unos 200 metros más adelante cruzamos otro arroyo que desemboca en el Noguera Ribagorçana.

El Noguera Ribagorçana cerca de la boca sur del túnel de servicio de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

El arroyo trae agua del deshielo de la nieve de esta nevada. Al fondo el cercado de la Eth Prat dera Barana.

Arroyo en la Pleta de Molières

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Al poco de cruzar el arroyo llegamos a una bifurcación. Tomamos el camino de la derecha que lleva hacia el viejo Túnel de Vielha.

Camino al viejo Túnel de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/500, 18mm, ISO 100

A la derecha el Noguera Ribagorçana y las ruinas de los barracones de los obreros que construyeron el primer túnel. Unos 100 metros más adelante nos desviamos a la izquierda por un empinado sendero para subir al túnel.

Sobre el viejo Túnel de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Las obras del túnel empezaron en 1926 y fue inaugurado en 1948, 22 años después con Guerra Civil incluída. Con sus 5.240 metros de longitud fue el túnel de carretera más largo del mundo hasta el año 1964 en que se inauguró el Túnel del Gran San Bernardo en Suíza. En el año 2007 se inauguró el nuevo Túnel de Vielha, que es el que se utiliza actualmente.

Llegamos a la plaza del Espitau de Vielha donde nos reecontramos con nuestras propias pisadas de la ida. Parece que hay menos nieve que antes.

Espitau de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Recorremos la plaza y echamos el último vistazo a Santa Quitèria antes de enfilar el camino hacia la Val de Conangles.

Capilla de Santa Quitèria en el Espitau de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/500, 18mm, ISO 100

Camino del Espitau de Vielha al valle de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/640, 18mm, ISO 100

Es el último tramo de subida fuerte del recorrido, que ya hicimos antes en sentido inverso, de bajada.

Subiendo del Espitau de Vielha al Valle de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 18mm, ISO 100

Llegando al final de la cuesta tenemos una buena vista del Valle de Barravés con el Bòsc de Conangles y el Institut d’Investigacion de Nauta Montanha junto a la carretera. Se ve algo de azul de cielo por arriba.

La Val de Barravés

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 18mm, ISO 100

Avistamos la cabaña de piedra junto al Ribèra de Conangles, ahora con más claridad que a la ida al haber aclarado un poco el cielo.

Bòsc de Conangles y el río que baja del valle

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 40mm, ISO 100

En nada llegamos al cruce con el camino que sube al Port de Rius y el que baja al Refugi de Conangles.

Cruce con el GR-11 cerca del Espitau de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 18mm, ISO 100

Desde aquí vemos mejor la cabaña de piedra y el río junto al bosque. Me podría haber acercado para intentar fotografiar el río más de cerca, que parece tener unas cascadas interesantes.

Cabaña junto al Ribèra de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 70mm, ISO 100

Empezamos el descenso hacia el Refugi de Conangles sin perder de vista la cabaña. Quizás el río resulte más fotogénico con más color y no con nieve.

Ribèra de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/200, 55mm, ISO 100

Sin duda hay menos nieve que antes. Ahora se ve claramente el sendero.

Bajando por el GR-11 hacia el Refugi de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Avistamos el cruce por el que nos desviamos a la ida. Hay tramos del sendero sin nieve.

Llegando al puente del Ribèra de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Cruzamos el puente. Sólo hay nuestras pisadas de la ida. No nos hemos encontrado absolutamente a nadie en todo el camino y ya llevamos 6,7 km.

Puente del Ribèra de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

Antes de cruzar el brazo menos caudaloso del río nos desviamos por un sendero que sale a la derecha. Supongo que sin nieve se tiene que ver. Con nieve tuve que fiarme del GPS y del track que estaba siguiendo.

Hacia el Bòsc de Conangles por otro sendero

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/200, 18mm, ISO 100

Toca cruzar el río… sin puente. Supongo que siguiendo el sendero sin nieve es fácil llegar a una zona adecuada para cruzar. En mi caso crucé por donde me pareció más seguro. Suerte de las botas impermeables. Ya en la otra orilla desistí de seguir el track porque parecía ir por zonas no transitables, y me dispuse a seguir con el GPS el mapa de OpenStreetMap, que mostraba un sendero más practicable a través del bosque, aunque era casi imperceptible a simple vista.

Sendero a través del Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

Ha empezado a desaparecer la nieve y han caído hojas de haya sobre la nieve que queda, que aún es bastante.

Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

Es muy fácil caerse aquí, ya que la nieve se ha compactado sobre la mullida capa de hojas de haya que ya había antes de la nevada, y hay que controlar la pisada para no resbalar al hundirse el pie. Éste es el aspecto de la nieve perforada por las gotas de agua que caen incesantemente de las ramas.

Nieve en el suelo del Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 60mm, ISO 200

A medida que desparece la nieve de las ramas y las hojas de las hayas vuelven los colores del otoño al Bòsc de Conangles.

Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

En algún tramo no se ve claramente el sendero y hay que ir corrigiendo con el GPS, a pesar de que en lugares boscosos tampoco es muy preciso.

Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

Cuando llevamos unos 500 metros a través del Bòsc de Conangles salimos a encontrarnos con el Noguera Ribagorçana y la carretera de Vielha. De nuevo me imagino verde lo que veo blanco.

El Noguera Ribagorçana junto al Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/200, 18mm, ISO 100

Volvemos a adentrarnos en el bosque, caminando cerca de un tranquilo arroyo que tendremos que cruzar en varias ocasiones. Esta parte del bosque también tiene que estar muy chula en otras épocas del año.

Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

Bòsc de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

Cuando llevamos unos 300 metros en el bosque llegamos al Refugi de Conangles.

Refugi de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

Cuando fui estaba cerrado, aunque había una furgoneta aparcada fuera. Pasamos por detrás del refugio hacia el camino de acceso al mismo. A pesar de la nevada prematura, el otoño sigue en marcha y las hojas de las hayas ya ocultan la nieve que había a sus pies.

Bòsc de Conangles detrás del refugio

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 100

Refugi de Conangles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 18mm, ISO 100

Llegamos al GR-11 y descubrimos que está asfaltado. La nieve de la ida lo cubría todo.

Unión del camino del Refugi de Conangles con el GR-11

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 18mm, ISO 100

Por fin llegamos al cruce con el camino al Besiberri, giramos a la derecha hacia la zona de picnic con barbacoas, y enfilamos el último tramo del camino hasta el coche, ahora casi libre de nieve.

Camino del Besiberri hacia el Túnel de Vielha

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 40mm, ISO 100

Y hasta aquí este extenso artículo de un precioso, fácil e interesante recorrido de media montaña. La nieve me hizo ver las cosas de forma diferente a como las esperaba, pero también supuso un interesante aliciente, y no me impidió imaginar cómo tiene que ser el Bòsc de Conangles y el Valle de Molières en primavera, verano o primeros de otoño (finales no que seguro que nieva). Sin duda tengo que volver.

Cómo llegar al Bòsc de Conangles y al Saut de Molières

Previsión meteorológica

TRACK GPS        FOTOGALERÍA


  • Artículo bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND 4.0 International. Puedes compartirlo si citas al autor, si no obtienes ningún beneficio económico, y si lo mantienes íntegro, sin realizar ninguna modificación en el texto ni en las fotos. Y si además me lo comunicas, me harás muy feliz. 🙂
 
  • 3
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *