Un paseo por la historia en el barrio de Horta en Barcelona

Tiempo de lectura estimado: 14 minutos

Hasta principios del siglo XX, Sant Joan d’Horta era un municipio a 6 km de la Barcelona de aquellos tiempos, en un valle comprendido entre la vertiente barcelonesa de la Serra de Collserola y las colinas de la Peira, la Rovira, el Carmel y la Creueta del Coll. Su territorio se extendía hasta el vecino municipio de Sant Gervasi de Cassoles por el sur y hasta Cerdanyola del Vallès por el norte. Debido al fuerte crecimiento de la ciudad de Barcelona iniciado a finales del siglo XIX, Sant Joan d’Horta acabó anexionándose a Barcelona en el año 1904, convirtiéndose en el barrio de Horta.

CÓMO LLEGAR        EL TIEMPO

Hoy propongo hacer algo diferente, una caminata al aire libre, sí… pero dentro de la ciudad: un circuito urbano. Vamos a caminar por calles, algunas de las cuales fueron antiguos caminos, pasaremos junto a casas y construcciones con mucha historia, y contemplaremos paisajes que en su día fueron campos de cultivo, algunos de los cuales perduran a día de hoy. Se trata de un itinerario que podríamos calificar de circular, de poco más de 6 km de longitud, y prácticamente llano. Es conveniente llevar calzado muy cómodo (las aceras son muy duras) y algo de agua, aunque como estamos en una ciudad siempre podemos entrar en un bar a tomar algo fresco. Y en cuanto a la época del año, mi consejo es hacer este itinerario en primavera porque el calor no es excesivo y la flora está en su apogeo. Las fotos de este reportaje son de junio del 2013, para que te hagas una idea.

Aquí tienes una recreación 3D del circuito para que te hagas una mejor idea del recorrido y del terreno por el que discurre. Pulsa en la pausa si empieza a reproducirse antes de que acabe de cargarse el fondo. Durante la reproducción puedes cambiar el punto de vista moviendo el ratón con el botón izquierdo pulsado, y también acercar y alejar con la rueda del botón. Pulsa en la tortuga o en la liebre para cambiar la velocidad de reproducción.

Empezamos nuestro recorrido en la salida de la estación de Metro de Horta, de la Línea 5 (la azul), donde también acabaremos el recorrido. Nuestro primer destino son las casas de las lavanderas de la calle Aiguafreda. Al salir del metro giramos en sentido contrario al que hemos salido con las escaleras mecánicas y cruzamos la calle Lisboa hacia nuestra derecha. Tras cruzar subimos por la Baixada de la Plana, a nuestra izquierda, y continuamos hasta el final, desembocando en la calle Dante Alighieri. Allí giramos a la izquierda y luego la segunda a la derecha, por la Baixada de Can Mateu, que recorremos hasta el final. Llegamos a la calle Granollers, y continuamos a la derecha. Ante nosotros se muestra como una tranquila calle de pueblo, nada que ver con una ciudad como Barcelona.

Carrer de Granolllers en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 18mm, ISO 100

La corta calle Aiguafreda corre paralela a la calle Granollers, con la que se comunica a través de varios estrechos pasajes entre las casas, a nuestra izquierda.

Pasaje entre las calles Granollers y Aiguafreda

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/100″, 26mm, ISO 100

Tomamos cualquiera de ellos para acceder a la calle Aiguafreda, dándonos la sensación de que hemos dado un salto hacia otro lugar, o hacia otro tiempo.

Calle de Aiguafreda en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160″, 22mm, ISO 100

Carrer d'Aiguafreda en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/80″, 18mm, ISO 100

La gran abundancia de agua en Sant Joan d’Horta propició aquí el desarrollo de una industria casera de lavandería desde principios del siglo XVII hasta la mitad del siglo XX. Cada casa disponía de su propio pozo de agua y de su lavadero, y las mujeres, aparte de cuidarse de su casa y de su ropa, se sacaban un dinero extra lavando la ropa de los burgueses de la ciudad de Barcelona, que no podían lavar en casa por falta de agua y de espacio. Aquí se llegó a lavar la ropa de todos los barceloneses. Las mujeres bajaban los lunes a Barcelona a recoger la ropa sucia y la devolvían limpia los sábados. Para ello utilizaban el antiguo camino de Horta a Barcelona, del que aún se conservan algunos tramos, y que entraba en la ciudad por el Portal Nou, en el actual barrio del Born.

Pozo de agua en la calle de las lavanderías de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/60″, 18mm, ISO 100

Antiguos lavaderos en la calle de las lavanderías de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/60″, 22mm, ISO 100

Hace ya muchos años que las mujeres que viven en esta calle sólo lavan su propia ropa. Las de edad más avanzada aún recuerdan haber ayudado a sus madres y a sus abuelas. Lo cierto es que en la actualidad la calle Aiguafreda (se podría traducir del catalán como agua fría) es un lugar muy tranquilo y aislado del bullicio de la gran ciudad. Ya no se usan los pozos ni los lavaderos, que se han convertido en jardines particules.

Carrer d'Aiguafreda en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/7.1, 1/80″, 18mm, ISO 100

No faltan las macetas y las flores en esta calle, mires hacia donde mires.

Carrer d'Aiguafreda en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 18mm, ISO 100

Carre d'Aiguafreda en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/200″, 18mm, ISO 100

Carrer d'Aiguafreda en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/250″, 18mm, ISO 100

Últimamente la paz de este lugar se está viendo turbada por los turistas que van llegando en masa, y los vecinos de la calle Aiguafreda no ven con buenos ojos a los extraños que llevan una cámara y van haciendo fotos a todo, así que procura ser discreto y si te miran mal devuélveles una sonrisa y pregúntales cosas sobre la calle y sus historias. Yo fui bastante temprano y los únicos vecinos activos, si se les puede llamar activos, eran los gatos.

Gatos en la calle de las lavanderas de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/400″, 250mm, ISO 100

Gatos en la calle de las lavanderas de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/13, 1/80″, 45mm, ISO 160

La calle acaba en la Plaça de Sant Joan (también conocida como Plaza de las Lavanderas), que se utiliza como aparcamiento de coches.

Plaza de la Lavanderas en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/13, 1/60″, 18mm, ISO 100

La verdad es que visto lo visto, es mejor volver la mirada atrás para contemplar y regresar a esta encantadora calle.

Final (o principio) de la calle Aiguafreda del barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/200″, 55mm, ISO 100

Carrer d'Aiguafreda en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/200″, 22mm, ISO 100

Regresamos a la calle Granollers por uno de los pasajes a nuestra izquierda. Los gatos parecen ser los únicos vecinos de este pequeño barrio dentro de un barrio.

Gatos en la calle Granollers en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/5.6, 1/100″, 35mm, ISO 100

Volvemos hasta la Baixada de Can Mateu y bajamos por ella, hacia la izquierda. Al llegar a la calle Dante Alighieri seguimos recto, por el pasaje de Vila i Rosell, cruzamos la calle Tajo, que es la continuación de la calle Lisboa, donde está el metro, y llegamos a la Plaza Ibiza, desde el año 1907 uno de los centros neurálgicos del actual barrio de Horta. Fue la plaza del mercado hasta 1951. Aquí se respira la auténtica vida de barrio. Cruzamos la plaza y seguimos hacia la izquierda por la calle de Horta, y a los pocos metros a nuestra derecha vemos la antigua masía de Can Mariner, hoy reconvertida en biblioteca municipal.

Can Mariner en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/10, 1/250″, 20mm, ISO 100

Can Mariner es una de las masías más importantes de Barcelona, y ya se nombraba en 1516. En 1870 el último heredero parceló la finca en pequeños solares edificables con la condición de que ninguna casa fuera más alta que la masía.

Volvemos hacia la Plaza Ibiza y al llegar a ella tomamos la estrecha calle Pere Pau, a la derecha. Nada más entrar en esta calle, a nuestra derecha nos encontramos un estrecho callejón, al fondo del cual podemos ver una esbelta torre de agua.

Torre de agua de la mina de can Travi

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/200″, 55mm, ISO 100

Se trata de una de las torres de agua de la mina de can Travi, una red subterránea de canalización de agua construida por Vicenç Travi en 1857. El origen de la mina se encuentra próximo al actual Pabellón de la República, al lado de la masía de Can Travi Nou (pasaremos por allí más adelante). La mina tiene 1900 metros de longitud y está a 20 metros de profundidad. El agua llena una tubería de 15 cm de diámetro y fluye por sí sola por un sistema de vasos comunicantes, yendo a parar a las 4 torres de agua. Incluso en épocas de sequía nunca falta el agua.

Continuamos recto por la carre Pere Pau. La estrechez del primer tramo se debe a que a la derecha está el Ateneu Hortenc, fundado en 1864, lo que lo convierte en la entidad más antigua de Barcelona que nunca ha cesado en su actividad. A través de los barrotes de la ventana se puede ver el interior, concretamente el bar.

Interior del bar del Ateneu Hortenc

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/20″, 100mm, ISO 1600

Seguimos por la calle Pere Pau que acaba confluyendo con la calle Lisboa a la altura de la estación de metro en la que hemos bajado. Pasamos de largo la boca de metro y a la segunda calle nos desviamos a la derecha, justo por la calle Oporto. Seguimos por esta calle, y justo cuando nos encontramos saliendo de la plaza del Estatut (que no es más que una gran rotonda con árboles en el centro), continuamos por nuestra derecha, por la misma calle Oporto. A nuestra izquierda queda el parque de la avenida del Estatut. Al llegar a la calle Coimbra (son curiosos los nombres de las tres calles por las que acabamos de pasar, Lisboa, Oporto y Coimbra) nos llama la atención una construcción que parece abandonada.

La Torre del Moro en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160″, 18mm, ISO 100

Se trata de la Torre del Moro, al parece una torre de vigía de una ciudadela que hubo aquí sobre el siglo XVI. Hasta principios del siglo XX formó parte del Mas Enrich, una de las más de 50 masías del municipio de Sant Joan d’Horta. Aunque está catalogada en el inventario del Patrimoni Arquitectònic de Catalunya, su estado es deplorable y amenaza ruina. El nombre del Torre del Moro le viene por la ventana del primer piso, en la que se aprecia la cara de una mujer en el lado izquierdo y una cabeza con turbante en el lado derecho.

Ventana de la Torre del Moro en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/200″, 35mm, ISO 100

El entorno de la Torre del Moro también es una zona de contrastes.

Entorno de la Torre del Moro en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 18mm, ISO 100

Nuestro siquiente paso es cruzar el parque de la avenida del Estatut para ir a para a la calle del mismo nombre, al otro lado del parque, y una vez allí volvemos hacia la plaza de l’Estatut. Una vez pasada la plaza continuamos por el lateral de la derecha, y poco antes de llegar al semáforo, en el cruce miramos hacia la derecha.

Avinguda del Marquè de Castellbell, en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/250″, 24mm, ISO 100

Parece una carretera atravesando un pequeño pueblo cualquiera, pero se trata de la avenida del Marqués de Castellbell, en el vecindario de la Clota, un barrio dentro de otro barrio. El marquesado de Castellbell disponía de tierras en esta zona ya en el siglo XVII.

Dejamos atrás esta calle y llegamos de nuevo a la calle Lisboa. Continuamos por esta calle hacia la derecha, y a los pocos metros nos encontramos con el puente metálico que cruza la antigua riera de Sant Genís.

Puente de la riera de Sant Genís, en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160″, 26mm, ISO 100

Cruzamos la riera por el puente y continuamos por el camino de Sant Genís, el antiguo camino que comunicaba Horta con la iglesia románica de Sant Genís dels Agudells, la primera parroquia de Sant Joan d’Horta. Sólo se conservan dos tramos de trazado original del camino de Sant Genís. Uno de ellos es el que vamos a seguir ahora hasta llegar a la avenida del Cardenal Vidal i Barraquer. Aquí una vista hacia atrás con la avenida del Marqués de Castellbell al fondo.

Camino de Sant Genís a Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160″, 30mm, ISO 100

Tenemos que imaginarnos este camino rodeado de campos, y las únicas edificaciones visibles serían las distintas masías de Sant Joan d’Horta, así como los campanarios de las iglesias. Tras pasar junto a la Torre Jussana, un edificio neoclásico del siglo XIX construído sobre lo que fue Mas Soler, una masía del XV que estaba abandonada, llegamos a la moderna avenida Cardenal Vidal i Barraquer.

Torre Jussana

Sony A-580, DT 18-250, f/4, 1/1250″, 28mm, ISO 100

Una vez allí continuamos hacia la derecha, y nos podemos sentar unos minutos a para contemplar las vistas, actualmente la ciudad de Barcelona, pero antiguamente campos de cultivo y pequeños núcleos de población.

Vistas desde la avenida Cardenal Vidal i Barraquer

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/200″, 20mm, ISO 100

Continuamos por la misma acera y giramos a la derecha en la calle Jorge Manrique, justo tras pasar junto al Pabellón de la República, una réplica exacta del pabellón que se construyó para la Exposición Internacional de París de 1937, pero ésta construída para los JJOO de Barcelona de 1992.  A los pocos metros parece que se acaba la calle, pero continúa en otra más estrecha en curva a la izquierda, el antiguo camino de Sant Cebrià. A la izquierda está la vieja masía de Can Travi Nou, hoy en día un restaurante. Can Travi Nou es de principios del siglo XVIII y empezó con el cultivo de la viña, antes de descubrir la riqueza de agua del subsuelo. A la derecha está el huerto de Marcel·lí.

El huerto de Marcel·lí, en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/60″, 22mm, ISO 100

Cuando tomé esta foto, en junio del 2013, el huerto aún parecía cuidado. Por aquel entonces sé que se encargaba de él Marcel·lí Oliva Payerol, el último pagès de Horta. Su abuelo llevaba un carro que transportaba a Barcelona la ropa de las lavanderas. Por lo que he podido averiguar Marcel·lí murió el pasado mes de abril del 2017 a la edad de 87 años. Por eso en la actualidad el huerto parece abandonado. Es una pena que nadie haya seguido cuidando sus tierras.

Volvemos atrás hasta la avenida Cardenal Vidal i Barraquer y cruzamos a la otra acera. La instalación en Horta de una de las villas olímpicas para los deportistas de los JJOO de Barcelona en 1992 propició importantes cambios urbanísticos en el barrio.

Viviendas de la villa olímpica del barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/320″, 210mm, ISO 100

Tras cruzar la avenida seguimos por la misma hacia la izquierda en dirección a El Carmel, que vemos al fondo de la avenida.

Avinguda del Cardenal Vidal i Barraquer

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160″, 50mm, ISO 100

Otro de los legados de los JJOO del 92 es el curioso conjunto escultórico de Els Mistos (en castellano Las Cerillas). Es obra de Claes Oldenburg y Coosje van Bruggen, y se inauguró en enero de 1992. La verdad es que resultan fotogénicas.

Els Mistos

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/200″, 18mm, ISO 100

Els Mistos

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 22mm, ISO 100

Tras pasar junto a Els Mistos nos desviamos a la derecha por la calle del Pare Mariana. A nuestra derecha quedan las pistas de tenis de un club deportivo, y a la izquierda vemos el convento de las Hermanas Mínimas.

Convento de las Hermanas Mínimas desde la calle Pare Mariana

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/200″, 18mm, ISO 100

El convento de las hermanas Mínimas de Barcelona se encuentra en la antigua mansión de Hilari Pascual y Joaquima Martí-Codolar. Las monjas de esta congregación se dedican a la vida contemplativa con un carácter muy austero, practicando la oración continua, el silencio y la vida cuaresmal durante toda la vida.

Cruzamos a la otra acera y al llegar a la esquina torcemos a la izquierda por la avenida Martí i Codolar, rodeando el convento. A diferencia del muro que da a la calle del Pare Mariana, que parece la muralla de una fortificación, el que da a esta avenida parece menos robusto pero presenta cristales rotos en la parte superior para evitar que nadie salte (creí que este tipo de defensa estaba prohibido).

Muro oeste del convento de las Hermanas Mínimas

Sony A-580, DT 18-250, f/5.6, 1/250″, 135mm, ISO 125

Al final del convento llegamos al otro tramo que queda del antiguo camino de Sant Genís, a nuestra izquierda. Entramos en él y pasamos junto a la puerta de la iglesia del convento.

Iglesia del convento de las Hermanas Mínimas desde el camino de Sant Genís

Sony A-580, DT 18-250, f/5.6, 1/400″, 18mm, ISO 100

Puerta de la iglesia del convento de las Hermanas Mínimas de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/5.6, 1/200″, 135mm, ISO 100

Este tramo del camino de Sant Genís aparece encajonado entre muros. Aquí una vista del camino mirando hacia atrás.

Camino de Sant Genís a Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/40″, 26mm, ISO 125

Y aquí el final del tramo del camino al llegar a la avenida Cardenal Vidal i Barraguer.

Camino de Sant Genís a Horta desde la avenida Cardenal Vidal i Barraquer

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160″, 50mm, ISO 100

Cruzamos la avenida Cardenal Vidal i Barraquer y en lugar de seguir recto por el camino de Sant Genís giramos a la derecha por la avenida,  y nada más empezar por la avenida nos desviamos por la izquierda en la calle Torelló. Estanos entrando de nuevo en La Clota.

Calle Torelló en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 24mm, ISO 100

La familia Torelló, antigua propietaria de estas tierras en el siglo XIX, aún vive en el barrio. Pasamos junto a una antigua pista de baloncesto que hoy es un aparcamiento.

Antigua pista de baloncesto en la Clota

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/100″, 26mm, ISO 100

Al final de la calle Torelló llegamos al pasaje Feliu. En la persiana de un local cerrado en ese pasaje encontré una pintada de gente saltando, y como tenía al lado las canastas de baloncesto intenté buscar un encuadre con la intención de representar la disputa por un rebote. Esto es lo mejor que pude conseguir.

Buscando un encuadre en el pasaje Feliu

Sony A-580, DT 18-250, f/13, 1/160″, 85mm, ISO 500

Continuamos hacia la izquierda, por el pasaje Feliu, hasta lo que parece el final de la calle, pero que no lo es. Tras un giro a la derecha la calle se convierte en un camino.

Final del pasaje Feliu

Sony A-580, DT 18-250, f/13, 1/30″, 18mm, ISO 250

Y tras otro giro a la izquierda, el camino se convierte en una especie de mirador sobre unos huertos en lo que es el antiguo cauce de la riera de Sant Genís. Al otro lado, el vecindario de la Teixonera.

Mirador del pasaje Feliu

Sony A-580, DT 18-250, f/11, 1/60″, 18mm, ISO 100

Seguimos por el pasaje Feliu. Los huertos aquí son más modestos, completamente integrados en la trama urbana.

Huertos cerca del pasaje Feliu

Sony A-580, DT 18-250, f/11, 1/60″, 18mm, ISO 100

Al final del mirador, el pasaje se estrecha y desciende de forma más pronunciada.

Pasaje Feliu

Sony A-580, DT 18-250, f/11, 1/60″, 18mm, ISO 100

Aquí se convierte en un típico callejón de suburbios, seguramente frecuentado por tribus urbanas.

Pasaje Feliu

Sony A-580, DT 18-250, f/11, 1/80″, 18mm, ISO 100

Rudimentarias tapias con más rudimentarias puertas separan el pasaje Feliu de otros huertos o jardines lejos del alcance de nuestra vista.

Pasaje Feliu

Sony A-580, DT 18-250, f/11, 1/60″, 26mm, ISO 100

El pasaje se estrecha aún más poco antes de acabar en la calle Alarcón.

Pasaje Feliu

Sony A-580, DT 18-250, f/11, 1/80″, 18mm, ISO 100

Damos media vuelta y volvemos hacia la calle Torelló, no sin antes pararnos a mirar por última vez los productivos huertos del mirador del pasaje Feliu.

Huerto de la riera de Sant Genís

Sony A-580, DT 18-250, f/11, 1/60″, 35mm, ISO 100

Cuando el pasaje Feliu vuelve a convertirse en calle giramos a la izquierda por la calle de la Purísima. En esta calle aún quedan en pie algunas de las primeras casas de la Clota, como éste del año 1923. Al fondo de la imagen el Turó de la Rovira.

Una casa antigua de la Clota

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/200″, 18mm, ISO 100

Esta calle queda un poco en alto, y a nuestra izquierda podemos ver los huertos de las casas de más abajo. Se nota la abundancia de agua. Al fondo de nuevo el Turó de la Rovira.

Huertos de la Clota

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/100″, 18mm, ISO 100

En la Clota se respira una cierta atmósfera de decadencia, con muchas casas de antigua construcción y que aparecen descuidadas o incluso abandonadas.

Una casa abandonada en la Clota

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/250″, 30mm, ISO 100

Y llegamos a una calle única en el callejero de Barcelona, la calle del Amor. Es una calle corta y en cuesta. Me la encontré con una fuente al principio y una pareja de ancianos, y pensé hacer esta foto como una metáfora de lo que es el amor verdadero.

Calle del Amor, en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/200″, 30mm, ISO 100

En las casas que no están abandonadas no faltan las flores.

Calle de la Purísima en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160″, 35mm, ISO 100

Retrocedemos unos metros y subimos por la calle del Amor, y seguidamente torcemos la primera a la izquierda, por la calle Capcir.

Calle Capcir en el barrio de Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/11, 1/80″, 18mm, ISO 100

La atmósfera decadente de esta calle nos da la impresión de que estamos en un pueblo fantasma. El progreso de otras barriadas de la ciudad puede haber facilitado el éxodo de vecinos de la Clota.

Abandono en la calle Capcir de la Clota

Sony A-580, DT 18-250, f/11, 1/60″, 18mm, ISO 100

 

La calle Capcir acaba en una especie de placeta que se une al final de la calle de la Purísima. A su vez ésta acaba en la calle Lisboa, cerca de la plaza de la Clota. Desde la calle Lisboa, que queda en alto, tenemos esta vista de la calle Capcir.

Calle Capcir desde la calle Lisboa, con la Torre de la Purísima

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160″, 18mm, ISO 100

La torre que se ve aquí fue construida en 1922, con motivo de una disputa vecinal, para que el propietario de la casa pudiera ver el mar. El caso es que ahora la ciudad ha crecido tanto en extensión y en altura que dudo mucho que se siga viendo el mar desde esta torre. Aquí otra vista de la Clota desde la calle Lisboa, con la sierra de Collserola al fondo.

La Clota desde la calle Lisboa

Sony A-580, DT 18-250, f/11, 1/100″, 28mm, ISO 100

Continuamos por la calle Lisboa hacia la izquierda, o sea hacia abajo, y pasamos de largo la calle Alarcón. Abajo a nuestra izquierda unas viejas naves que quizás formaron parte de la antigua industria de curtido de pieles de la riera de Sant Genís. Al fondo a la derecha de intuye la barandilla del mirador del pasaje Feliu.

Viejas naves de la calle Alarcón

Sony A-580, DT 18-250, f/3.5, 1/2000″, 18mm, ISO 100

Más a la derecha más huertos y las partes traseras de algunas viviendas de la calle Alarcón. Su deteriorado aspecto es engañoso, aún están llenas de vida.

Casas de la calle Alarcón

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 28mm, ISO 100

Casas de la calle Alarcón

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/100″, 55mm, ISO 125

Llegamos a una explanada que se utiliza como aparcamiento. Nos acercamos al borde de la explanada para echar una última mirada a la Clota.

Barriada de la Clota, en el barrio de Horta en Barcelona

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160″, 18mm, ISO 100

Sólo nos queda continuar unos 400 metros por la calle Lisboa para llegar a la parada de metro en la que empezamos el itinerario, y damos por finalizado el circuito. Y aunque no vivas en Barcelona espero haberte animado a coger tu cámara y darte una caminata por los rincones con historia de tu ciudad, que seguro que los hay.

Cómo llegar al barrio de Horta en Barcelona

Indicaciones

Previsión meteorológica

TRACK GPS        FOTOGALERÍA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *