Sant Maurici y Estany de Ratera, un lugar cerca del cielo

El Parc Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici es el único parque nacional de Catalunya y el segundo de los Pirineos, después del de Ordesa y Monte Perdido. Comprende las comarcas de la Alta Ribagorça, el Pallars Sobirà, la Vall d’Aran y el Pallars Sobirà. Por su extensión es el tercer espacio protegido más grande de Catalunya y el quinto de España. Su abrupto relieve se debe a la erosión de origen glaciar, y tiene picos que superan los 3.000 metros sobre el nivel del mar. La zona interna tiene dos vertientes, una hacia Vall de Boí con el río Sant Nicolau con sus característicos meandros de los que viene el nombre de Aigüestortes, y otra hacia Espot donde se encuentra el lago de Sant Maurici a 1.910 metros de altitud en el fondo de un circo glaciar y frente a los imponentes picos gemelos de Els Encantats, de 2.748 metros. El Estany (en catalán) de Sant Maurici es alargado, con una longitud de 1.100 metros y una anchura de 200, y una capacidad de 2,6 Hm³ de agua gracias a una presa construida en la primera mitad del siglo XX para la explotación hidroeléctrica de los Pirineos.

Uno de los mejores momentos para visitar esta zona es en primavera, con abundante agua proveniente del deshielo y toda la vegetación brotando con fuerza. Además no hace excesivo calor cuando pica el sol. En el circuito que propongo en este artículo veremos el lago de Sant Maurici, subiremos al de Ratera pasando por al lado de la espectacular cascada del río Ratera, y proseguiremos hasta el Mirador de l’Estany, lugar donde tomé la foto de aquí arriba. En total no llega a los 6,5km de recorrido entre ida y vuelta, y es apto para toda la familia, aunque hay un trozo con bastante cuesta desde la cascada hasta casi llegar al lago de Ratera. Hay que ir equipado para caminar por la montaña y es buena idea meter unos chubasqueros en la mochila, porque aquí las tormentas salen de la nada.

Aquí tienes una recreación 3D del circuito para que te hagas una mejor idea del recorrido y del terreno por el que discurre. Pulsa en la pausa si empieza a reproducirse antes de que acabe de cargarse el fondo. Durante la reproducción puedes cambiar el punto de vista moviendo el ratón con el botón izquierdo pulsado, y también acercar y alejar con la rueda del botón. Pulsa en la tortuga o en la liebre para cambiar la velocidad de reproducción.

Este recorrido lo hice a principios de junio del 2011 y en aquellos tiempos no tenía ni pensado montar algún día una web donde publicar mis caminatas fotográficas, así que no tomé notas y las fotos tampoco son para tirar cohetes porque la cámara apenas tenía 6 meses y aún no la dominaba. Así que el track de Wikiloc lo he editado a partir de otra ruta similar, adaptándolo a la que hice yo y que te voy a intentar explicar tirando de memoria.

No podemos llegar en coche particular al Estany de Sant Maurici, así que tenemos que aparcar en el pueblo de Espot. Frente al aparcamiento se encuentra la Oficina de Turismo, donde sacaremos los billetes para ir y volver a Sant Maurici a bordo de los 4×4 que hacen diferentes recorridos por todo el parque (los hay que suben a otros lugares, como el Refugio de Amitges). También podemos pedir información sobre el parque. Recomiendo ir temprano ya que suele ir mucha gente y el aparcamiento no es muy grande.

Tras un movido viaje por la pista forestal que sube a Sant Maurici, el 4×4 nos deja frente a la caseta de Información del lago. Conviene preguntar por los horarios de vuelta para planificar bien el recorrido. Lo primero que vemos y que nos deja casi sin respiración es el lago de Sant Maurici. No es que sea un lago bonito ni espectacular, sino que es todo el conjunto el que lo hace así. Lo único que rompe el encanto es la multitud de gente que hay por todas partes y que te impide tomar una foto en condiciones, obligándote a buscar composiciones más arriesgadas.

Una vista del Estany de Sant Maurici

Sony A-580, Tamron 18-200, f/14, 1/100″, 18mm, ISO 100

Tomamos el sendero que sale por la orilla derecha del lago con destino a la Cascada de Ratera. Esta parte del camino apenas hay desnivel positivo, y por nuestra derecha podemos cómo baja el agua de la montaña por algunos arroyuelos.

Agua de la montaña

Sony A-580, Tamron 18-200, f/3.5, 1/640″, 18mm, ISO 100

En momentos en que no pasa mucha gente por este sendero es posible que alguna mariposa se pose en el camino y que nosotros nos podamos acercar para fotografiarla.

Una mariposa en el camino

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/320″, 200mm, ISO 100

A nuestra izquierda también podemos tomar alguna foto del lago y Els Encantats con ausencia de gente. A la derecha se ve un aporte de agua al lago.

Estany de Sant Maurici y Els Encantats

Sony A-580, Tamron 18-200, f/11, 1/100″, 22mm, ISO 100

Destaca el verde claro de las hojas nuevas en todos los árboles, incluso en los de hoja perenne.

Brotes verdes

Sony A-580, Tamron 18-200, f/5.6, 1/125″, 80mm, ISO 100

A los 600 metros de recorrido llegamos a un desvío que nos indica torcer a la derecha para ir a la cascada. Seguimos ese desvío mientras nos alejamos del lago en suave ascenso. Me detengo un momento a mirar hacia atrás, y a los lejos, a través de la espesa vegetación, veo unas cascadas de agua cayendo desde la Roca de l’Estany, en la otra orilla del lago.

Cascadas en la otra orilla del lago

Sony A-580, Tamron 18-200, f/5.6, 1/125″, 70mm, ISO 100

Sobre el kilómetro 1,1 llegamos al río Ratera, que baja con fuerza desde la cascada, más arriba. Es un buen lugar para tomar una foto de la corriente de agua, ya que en la misma cascada es posible que encontremos demasiada gente.

El río Ratera

Sony A-580, Tamron 18-200, f/14, 1/160″, 18mm, ISO 100

Poco más arriba llegamos a la cascada, donde hay un mirador de madera donde todo el mundo se está haciendo fotos. Si tienes paciencia puedes esperar turno, y si no puedes buscarte otro lugar para fotografiar la cascada. Yo lo hice un poco más abajo del mirador. El ruido del agua es ensordecedor.

La cascada de Ratera

Sony A-580, Tamron 18-200, f/14, 1/125″, 75mm, ISO 100

La mayoría de la gente sólo llega hasta aquí a hacerse la foto y se da la vuelta. Nosotros vamos a seguir, y a partir de este momento vamos a disfrutar de la excursión. Bueno, disfrutaremos un poco más tarde, porque ahora empieza el tramo de subida más dura, puesto que tenemos que subir 100 metros de desnivel hasta llegar a la parte de arriba de la cascada. Nos lo tomamos con paciencia y vamos subiendo poco a poco. El sendero va zigzagueando para que la subida no sea tan dura. Pocos metros más adelante pasamos al lado de la cascada.

La cascada de Ratera por el lado

Sony A-580, Tamron 18-200, f/3.5, 1/4000″, 18mm, ISO 500

Y un poco más arriba pasamos por el inicio del salto. El agua pulverizada por el choque contra las rocas forma como una neblina. Abajo al fondo el lago de Sant Maurici.

El principio de la cascada de Ratera

Sony A-580, Tamron 18-200, f/6, 1/60″, 18mm, ISO 100

No sólo hay lagos y cascadas por el camino. También nos encontramos con florecillas y con insectos alimentándose de ellas.

Un sírfido en unas florecillas

Sony A-580, Tamron 18-200, f/6.3, 1/400″, 200mm, ISO 100

Seguimos remontando esta dura cuesta. Me llama la atención la cantidad de árboles muertos que hay por estos parajes y que he ido viendo a lo largo del camino. Muchos estaban rotos o caídos, quizás por avalanchas, pero hay bastantes que permanecen de pie, pelados por completo, y me pregunto si morirían por la caída de los rayos.

Un árbol muerto

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/320″, 18mm, ISO 100

Sobre el kilómetro 1,6 nuestro sendero se acaba en el GR-11, que también es la pista forestal por la que suben los 4×4 al refugio de Amitges. Y también se acaba la subida, al menos la fuerte. Torcemos a la izquierda y seguimos por la pista. Unos metros más adelante cruzamos el río Ratera por un pequeño puente y seguimos paralelos a él por su orilla izquierda. Sobre el kilómetro 2 llegamos al Estany (lago) de Ratera.

Panorámica del Estany de Ratera

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/160″, 18mm, ISO 100, modo Panorama

La verdad es que ha valido la pena el esfuerzo de la subida. Este lugar es como un trozo de paraíso. No hay tanta gente como abajo en la cascada, y la poca que hay también disfruta del lugar como tú, en silencio.

Disfrutando de las vistas

Sony A-580, Tamron 18-200, f/6.3, 1/320″, 18mm, ISO 100

El lugar es ideal para descansar y reponer fuerzas con los bocadillos que llevamos en las mochilas. Sobre las aguas del lago nadan algunas parejas de ánades reales. Aprovecho para fotografiar el lago con filtro polarizador para rebajar los reflejos del agua y que se vea un poco el fondo.

Ánades reales en el lago de Ratera

Sony A-580, Tamron 18-200, f/6.3, 1/80″, 18mm, ISO 100

Arriba a la derecha se aprecia una pequeña cascada. No deja de haber aporte de agua desde las montañas, que aún conservan algo de nieve.

Si no sabes qué es un filtro polarizador, se trata de un par de cristales que se colocan frente al objetivo y que al girarlos sólo dejan pasar la luz del sol que “vibra” en una determinada dirección. ¿Qué se consigue con ello? Pues mitigar la mayoría de reflejos que llegan a la cámara. Por un lado los de las microgotas de agua en suspensión en el cielo, con lo que tenemos azules más saturados y nubes más “sólidas. Por otro lado los reflejos de la superficie del agua y de los cristales, con lo que obtenemos mayor transparencia. También elimina los brillos en la vegetación, sobre todo árboles y plantas con hojas brillantes, con lo que los verdes parecen más vivos. Y en contrapartida entra algo menos de luz en la cámara, cosa que tenemos que tener en cuenta a la hora de exponer. El mejor rendimiento del polarizador se da en días soleados y cuando el sol se encuentra a 90º del eje del objetivo, o sea a nuestro lado.

Aquí otra foto de la cascada desde un plano más frontal, también con el polarizador y con el modo HDR de la cámara.

Una cascada lejana

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/320″, 18mm, ISO 100, modo HDR

Bien, es hora de continuar con nuestra caminata. Recogemos las cosas y seguimos por la pista bordeando el lago por la izquierda. Una vez pasado el lago, sobre el kilómetro 2,5 pasamos un desvío que hacia la derecha lleva al refugio de Amitges. A los pocos pasos nos encontramos frente a la Estanyola de Ratera, que nos regala otro paisaje de alta montaña para enmarcar.

L'Estanyola de Ratera

Sony A-580, Tamron 18-200, f/9, 1/125″, 18mm, ISO 100

La pista traza una amplia curva a la derecha, rodeando la Estanyola desde la distancia. Cuando la hemos superado miramos hacia atrás.

Otra vista de l'Estanyola de Ratera

Sony A-580, Tamron 18-200, f/9, 1/125″, 18mm, ISO 100

El camino vuelve a ascender, y sobre el kilómetro 2,8 pasamos un cruce con un sendero que lleva a Amitges por la derecha. Nosotros seguimos por la pista hacia el Mirador. Estamos ya a más de 2.100 metros de altitud y empiezan a escasear los árboles, y los pocos que quedan muchos están muertos o caídos cruzados por el camino.

Árboles muertos

Sony A-580, Tamron 18-200, f/11, 1/125″, 18mm, ISO 100

Ahora el camino es totalmente llano, y por algunos sitios corre el agua que baja de las cumbres. Sigo asombrándome por las duras condiciones de vida de los árboles aquí arriba, como por ejemplo este pino que ha nacido en una grieta de una roca de granito y que el viento ha dado forma como si se tratara de un bonsai.

Bonsai natural de pino

Sony A-580, Tamron 18-200, f/5.6, 1/200″, 100mm, ISO 100

O este otro pino que crece de una manera caótica y desordenada, que no sé si tiene raíces aéreas o ramas rastreras.

Un pino caótico

Sony A-580, Tamron 18-200, f/5.6, 1/500″, 18mm, ISO 100

Y casi sin darnos cuenta, sobre el kilómetro 3,2 nos encontramos en el Mirador de l’Estany, a casi 2.200 metros sobre el nivel del mar. La vista del lago de Sant Maurici y de Els Encantats desde aquí es espectacular.

Estany de Sant Maurici desde el Mirador

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/250″, 18mm, ISO 100

En el mirador hay un panel informativo que nos sirve para identificar todo lo que vemos. Cuando estuve en el 2011 estaba en muy buen estado. Ahora no sé si aún existirá.

Panel informativo en el Mirador

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/320″, 18mm, ISO 100

Poco antes de llegar al mirador sale un sendero por la izquierda que desciende hasta el lago de Sant Maurici. Es un sendero estrecho y pedregoso por el que se puede completar este circuito sin volver por donde hemos venido. En más o menos 4 km se llega al punto de partida rodeando el lago por la derecha. Nosotros no intentamos bajar porque se empezaban a oir truenos (ya he dicho que las tormentas aparecen de la nada) y preferimos regresar por el GR-11, que es más “cómodo” y seguro. Así que damos la media vuelta.

Aunque los truenos aún se oyen lejanos, a la altura del lago Ratera las nubes empiezan a oscurecer el cielo y la temperatura empieza a bajar.

Oscureciendo en el Estany Ratera

Sony A-580, Tamron 18-200, f/7.1, 1/400″, 18mm, ISO 100

Una lagartija presiente que ya no es momento de tomar el sol y estudia cómo ponerse a salvo de la que va a caer.

Lagartija buscando escondite

Sony A-580, Tamron 18-200, f/6.3, 1/320″, 200mm, ISO 320

Sobre el puente que cruza el río Ratera se nos ofrece esta vista del río con Els Encantats de fondo.

Els Encantats desde el Ratera

Sony A-580, Tamron 18-200, f/9, 1/60″, 18mm, ISO 100

En lugar de regresar pasando por la cascada de Ratera decidimos seguir por el GR-11 hasta el punto donde nos recogerá el 4×4, ya que al ser un camino más “cómodo” podemos acelerar el paso si se pone a llover fuerte. El descenso es suave (no hacer caso a la curva de elevación del track de Wikiloc) y el camino no tiene muchos alicientes fotográficos. A parte de pasar cerca de una ruinas de lo que parece que fue un antiguo cuartel, tenemos vistas casi constantes de Sant Maurici a nuestra derecha.

Vistas de Sant Maurici desde el GR-11

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/100″, 18mm, ISO 100

El cielo se ha cubierto del todo y empiezan a caer las primeras gotas gordas de tormenta. Suerte que ya estamos llegando al final del recorrido. Y ya en el final aprovechamos para echar una última mirada al lago.

Tormenta de primavera en Sant Maurici

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/80″, 18mm, ISO 100

Y hasta aquí este circuito de alta montaña. Aunque las fotos no son las mejores (hoy en día las haría de otra manera), espero que te hayan servido para animarte a visitar este lugar cerca del cielo.

Cómo llegar a Sant Maurici

Indicaciones

TRACK GPS        FOTOGALERÍA


4 comentarios en “Sant Maurici y Estany de Ratera, un lugar cerca del cielo

  • Espectacular recorrido, Santi. No conozco AigüesTortes pero siempre lo tengo en mi lista de deseos, y más después de ver tus fotos y tu estupenda explicación. A ver si me es posible conocerlo pronto! Tantos sitios maravillosos y tan poco tiempo…

    • Sí, yo también estoy mirando ya nuevos sitios por visitar por Navarra o País Vasco este otoño. Muchos sitios maravillosos por allí y muy poco tiempo.

      Gracias por pasarte por aquí. Al menos has hecho una pequeña visita virtual a Sant Maurici.

  • Preciosa!!!
    Leerte es revivirla, fue de las últimas “durillas” que hice. Recorrimos el lago, Ratera y bordeamos completamente Sant Maurici.
    Els Encantats… jo, me has puesto la piel de gallina recordando, me encantó hacerla y ver tu post… #mehallegadofriend
    Preciosas fotografías, yo las tengo en papel, hace 15 años de aquello…
    Felicidades, lo has bordado!!!!
    Saludos.
    😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *