El Bosque Encantado de Carlac, quizás la ruta senderista más bonita del Valle de Arán

Tiempo de lectura estimado: 26 minutos.

En el extremo más septentrional de Catalunya y en la comarca de la Val d’Aran (Valle de Arán en aranés) hay un pequeño municipio de apenas 64 habitantes llamado Bausen, haciendo frontera con Francia. Se encuentra en una zona muy montañosa en la cara norte de los Pirineos y donde abundan bosques de abetos y de hayas, así como multitud de arroyos y torrentes cuyas aguas van a parar al río Garona. La naturaleza en estos remotos lugares de difícil orografía inspira muchos cuentos y leyendas. La fuerte pendiente de las laderas obliga a los árboles a adoptar formas de lo más sugerentes. El Bosque Encantado de Carlac, en Bausen, es un lugar de visita imprescindible en Val d’Aran, pero si te sorprende la niebla en él puede que desees no haber ido.

CÓMO LLEGAR        EL TIEMPO

Como he introducido, Bausen es un pueblo muy pequeño, pero que no por ser pequeño y alejado ha tenido un pasado poco movido. Conocido en la Edad Media como Baisen o Boison, en el año 1823 sufrió un terrible incendio que arrasó todo el pueblo. Sólo quedó en pie la iglesia de Sant Pèir. Los habitantes de Bausen, que por aquel entonces llegaban al medio millar, tuvieron que reconstruir todas sus casas. Dada su proximidad con Francia y tras la Guerra Civil Bausen fue punto de entrada y salida de los guerrilleros antifranquistas que intentaron la Invasión del Valle de Arán.

Hay otra historia poco conocida pero que en Bausen alcanza el grado de leyenda, y que además es verídica, la de los Amantes de Bausen. A finales del siglo XIX vivía en Bausen una pareja, Sisco y Teresa, que se amaban locamente. Querían casarse, pero al tener cierto grado de parentesco, el párroco de Bausen se negó a casarlos a menos que aportaran una importante cantidad de dinero para dispensarles una bula. Como los jóvenes eran de origen humilde no tenían apenas dinero, por lo que decidieron vivir juntos y sin casarse, decisión que causó un cierto revuelo entre los vecinos del pueblo. La pareja vivió muy feliz y tuvo dos hijos. En 1916 Teresa, con sólo 33 años, enfermó y murió. De nuevo el párroco se negó a enterrarla en el cementerio de Bausén por considerar que había vivido en pecado, y esta vez los vecinos se encargaron de construir otro cementerio para darle sepultura, sólo a ella. Se conoce como el Cementerio de Teresa. Al estallar la Guerra Civil Sisco y sus dos hijos se exiliaron en Francia. Él nunca se volvió a casar, y su voluntad era que llegado el momento lo enterraran junto a Teresa en su cementerio particular. Pero Sisco murió en Francia y la burocracia impidió cumplir su voluntad. Los hijos también murieron, y hoy en día son los nietos los que cuidan la tumba de Teresa, su abuela.

Y bien, dicho todo esto es momento de hablar de esta excursión, considerada por muchos como la más bonita del Valle de Arán, y puede que lo sea porque es en la que más fotos hice. Se trata de un recorrido circular de casi 7 km con origen y final en el pueblo de Bausen. Por  longitud y desnivel acumulado podría considerarse de poca dificultad, pero hay un tramo donde tenemos que caminar con cuidado para no resbalar y caer, por lo que para mí es de dificultad moderada. Hay que equiparse con calzado de senderismo y bastones y algo de ropa de abrigo si no vamos en pleno verano, ya que el bosque está orientado al norte y es fresco. Yo lo hice en noviembre del 2018 en un día nublado y con ligera llovizna. También hay que llevar agua porque la única fuente que encontré en el camino, aparte de las de Bausen, estaba seca.

Un dato a tener en cuenta es que «oficialmente» el recorrido es a la inversa del que presento en este artículo. Pensaba que era mejor afrontar la mayor cuesta con más pendiente al principio y al final resultó que el descenso por el bosque era más complicado. Además la proporción de fotos hechas hacia atrás, o sea de espaldas a la marcha, es superior en este recorrido que en otros que he hecho, lo que indica que las cosas se ven más bonitas en el sentido «oficial». Yo si vuelvo lo haré al revés. Decide tú cómo hacerlo cuando hayas leído el post.

Aquí tienes una recreación 3D del circuito para que te hagas una mejor idea del recorrido y del terreno por el que discurre. Pulsa en la pausa si empieza a reproducirse antes de que acabe de cargarse el fondo. Durante la reproducción puedes cambiar el punto de vista moviendo el ratón con el botón izquierdo pulsado, y también acercar y alejar con la rueda del botón. Pulsa en en el + y en el – bajo la barra de reproducción para cambiar la velocidad.

Llegamos a Bausen por la carretera N-230 que va de Vielha a Francia. Pocos metros después de atravesar Les encontramos a la izquierda el desvío a Bausen. Tras una secuencia de curvas cerradas alternas y 280 metros de desnivel positivo llegamos a este pequeño y encantador pueblo de casas de piedra y tejados de pizarra, y aparcamos en la misma entrada del pueblo, junto a la carretera y a los pies de la iglesia de Sant Pèir ad Vincula.

Iglesia de Sant Pèir ad Vincula en Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

El recorrido «oficial» empieza subiendo las escaleras hacia la iglesia, y el mío por la carretera, ya calle, hacia el centro del pueblo, siguiendo las marcas de pintura blanca, roja y amarilla del sendero.

Calles de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 100

Bausen está a 900 metros de altitud en una ladera de una montaña orientada al sur. Todo el casco urbano se encuentra entre los 875 y los 925 metros de altitud. Empezamos a subir.

Calles de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

Al final de esta cuesta llegamos a una placeta de la Calle Mayor donde hay una fuente.

Fuente en la Calle Mayor de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 100

Seguimos cuesta arriba por la Calle Mayor llegando a la salida del pueblo. A partir de aquí el camino es llano. Me llama la atención la inclinación de la fachada de una casa. Seguramente se trate de una de las casas reconstruidas después del gran incendio.

Saliendo de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 18mm, ISO 100

Pasamos junto a otra fuente.

Fuente a la salida de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

La calle se convierte en camino y las casas se van desperdigando.

Afueras de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 125

Sin perder de vista las marcas del sendero, el camino vuelve a ser cuesta arriba.

Afueras de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 18mm, ISO 100

Mientras paramos unos segundos para descansar disfrutamos de los colores del otoño en este tramo del camino.

Colores de otoño en las afueras de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

Una mirada hacia atrás de este camino empedrado.

En las afueras de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 160

A unos 600 metros de donde hemos dejado el coche llegamos a un cruce.

Cruce de senderos en las afueras de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 100

Seguimos cuesta arriba por la derecha. A partir de aquí seguiremos marcas blancas y rojas de GR.

Camino al Coret de Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 160

En esta parte del camino nos topamos con dos vacas, que se apartan de nosotros nada más vernos y nos dejan pasar. Hacia abajo vemos los tejados de Bausen, que queda unos 100 metros por debajo nuestro (estamos ya a 1.000 metros).

Bausen desde el camino al Coret de Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 45mm, ISO 250

El camino va serpenteando para superar la ladera de la montaña.

Camino al Coret de Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

A medida que ganamos altura empezamos a ver las cumbres de las montañas más altas. Mirando hacia el sur, a la izquierda el Montlude (2.518 m), y al fondo las nubes nos ocultan las cimas más altas del Pirineo, como el Pico de Aneto (3.404 m) y el Pico de la Maladeta (3.308 m).

Vistas al sur subiendo al Coret de Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 18mm, ISO 100

A unos 700 metros de la salida de Bausen pasamos junto a las Bòrdes deth Cap des Camps.

Bòrdes deth Cap des Camps

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 18mm, ISO 100

Y poco más adelante frente a las Bòrdes de Sacrotz.

Bòrdes de Sacrotz

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

Justo en estas bordas el camino tuerce bruscamente a la derecha. Empieza el Camin dera Ribèra, a unos 1.100 m de altitud.

Giro del GR junto a las Bòrdes de Sacrotz

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

En pocos pasos las bordas quedan más abajo que nosotros.

Bòrdes de Sacrotz

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

Por delante nuestro cuesta un poco seguir el sendero. Las marcas de pintura sobre las rocas están muy desgastadas.

Subiendo al Coret de Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

Algunos tramos del sendero son más evidentes. Hacia el Este tenemos el Valle de Toran. Al fondo asoma el Pic du Crabere (2.630 m) entre España y Francia, y un poco a la derecha el Tuc d’Emèr (2.432 m).

Mirando hacia el Valle de Toran desde el Camin dera Ribèra

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

Volvemos a mirar hacia el sur y las nubes siguen ocultando los picos más altos del Pirineo. Sin embargo podemos poner en contexto el pueblo de Bausen que ya queda 200 metros por debajo nuestro.

Bausen y el Valle de Aran desde el Camin dera Ribèra

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 18mm, ISO 100

Vamos siguiendo las marcas blancas y rojas, cuando las vemos.

Camin dera Ribèra

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 18mm, ISO 100

El camino va girando poco a poco hacia el norte a medida que se suaviza la cuesta. Una vez nos reencontramos con el sendero de amarillo que salía de Bausen y que no recuerdo cuándo lo perdimos de vista, el camino ya apunta al norte hacia el Coret de Pan.

Cruce de caminos en dirección al Coret de Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 18mm, ISO 100

Las montañas a nuestra derecha marcan la frontera con Francia, a escasos 3 o 4 km. En la siguiente foto, a la izquierda y más cerca el Cap des Agudes (1.678 m), en las Montanhes de Les e Bossòst. A la derecha y ya en la frontera con Francia el Tuc des Tres Corets (1.947 m), el Malh des Bessons (1.944 m) y el Cap deth Clòt d’Estanhs (2.083 m). Más a la derecha y aún en la frontera con Francia el Tuc deth Plan deth Òme o Pic de Bacanère (2.193 m).

Montañas de la frontera con Francia camino del Coret de Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

Hacia adelante ya vemos el Coret de Pan, una pequeña elevación de 1.186 metros de altitud a la derecha del camino.

El Coret de Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

Sin darnos cuenta puede desaparecer cualquier referencia del camino. Hay que buscar las marcas de color sobre la roca del suelo, aunque apenas se vean.

Llegando al Coret de Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

A unos 600 metros de las Bòrdes de Sacrotz avistamos un viejo muro de piedra. Arriba a la derecha el Coret de Pan.

Al lado del Coret de Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 18mm, ISO 100

El camino se estrecha cuando pasa entre el muro y el Coret de Pan. Junto al muro hay como un abrevadero, y prueba de ello es el suelo enfangado y pisoteado junto a él.

Abrevadero junto al Coret de Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 100

Sobre la oscura tierra del suelo del camino me llama la atención el vivo color rojo de un escaramujo aplastado.

Escaramujo aplastado en un camino

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 250mm, ISO 1600

Y es pasar el Coret de Pan y es como abrir una puerta para entrar en un sitio totalmente diferente. Pasamos de la ladera sur a la norte.

Pasado el Coret de Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

Estamos en uno de los puntos más altos del recorrido, a unos 1.180 metros de altitud. Mayoritariamente el paisaje que vemos desde aquí es francés. La montaña que parece una pirámide es el Pic Plumieres (1.486 m), y el que asoma por detrás Le Puech (1.669 m). El pueblo de abajo es Melles.

Paisaje francés desde Coret de Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 40mm, ISO 100

Melles desde Coret de Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 800

Enseguida entramos en la parte alta del Bosc de Carlac.

Entrando en el Bosc de Carlac por arriba

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

Como puedes comprobar, el entorno ha cambiado radicalmente. Pasamos de un suelo pedregoso a una tupida y blanda alfombra de hojas, y de un terreno despejado a un frondoso bosque de árboles no muy altos con muchas ramas que salen a nivel del suelo.

Parte superior del Bosc de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 320

Parte alta del Bosc de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

A unos 300 metros del Coret de Pan llegamos a un pequeño claro en el bosque. De nuevo el camino vuelve a parecer el de antes.

Un claro en la parte alta del Bosc de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 100

Al final del claro una unos muros de piedra que no sé si son las ruinas de una cabaña o un viejo cercado para ganado. Desde allí llevo mi mirada hacia el Valle de Toran y distingo abajo el pequeño pueblo de Canejan.

Vall de Toran desde el Bosc de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 100

Volvemos a entrar en el bosque, y ahora vamos a tener para rato. Me asombran las formas de las hayas, tan cortas, gruesas y retorcidas. No las he visto así en otros hayedos. Seguro que por eso llaman a este bosque «encantado». Y eso que aún no hemos visto nada.

Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 400

A ratos las marcas del camino son blancas y rojas, y a ratos sólo amarillas, no sé por qué.

Hombre caminando por el Bosque Encatntado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 500

El suelo del bosque tiene bastante pendiente, aproximadamente del 70%, aunque el camino discurre prácticamente llano.

Bosc de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 200

En esta pendiente tan acusada los árboles parecen sujetarse al suelo como pueden. Las hayas parecen ser fruto del rebrote de árboles más viejos que se quebraron y perdieron el tronco principal. Y no crecen verticales hacia arriba sino que trazan capricohas curvas y giros en torno a otros troncos o ramas.

Hayas en el BOsque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

A unos 700 metros de los muros de piedra llegamos al Arriu des Lauadors.

Arriu des Lauadors en el Bosque de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

Arriu des Lauadors en el Bosc de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 160

Cruzamos el río por una pasarela de madera. Así se ve llegar el agua del río.

Arriu des Lauadors en el Bosc de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

Y así se aleja el agua montaña abajo.

Arriu des Lauadors en el Bosc de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 125

Tras cruzar el río volvemos a salir del bosque. El sendero parece un viejo camino de pastoreo con muros de piedra a ambos lados.

Camin dera Ribèra después de cruzar el Arriu des Lauadors

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

La vista montaña abajo desde el claro, con el Valle de Toran al fondo. Son patentes los colores del otoño aunque en noviembre aquí ya está muy adelantado.

Valle de Toran desde el Bosc de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 18mm, ISO 100

Sin embargo los árboles que flanquean el camino apenas tienen hojas ya.

Camin dera Ribèra

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 200

El camino se vuelve a empinar decididamente, y volvemos a ver juntas las marcas blanca, roja y amarilla.

Camin dera Ribèra

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 18mm, ISO 100

Afortunadamente esta cuesta es muy corta y pronto alcanzamos la cota máxima de todo el recorrido, unos 1.235 m, justo llegando a una cabaña de piedra.

Cabaña de piedra sobre el Bosc de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 160

Una vieja y retorcida haya se nos ofrece como asiento para descansar un poco.

Una haya en la parte alta del Bosc de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 200

Hemos vuelto a perder el amarillo de las marcas del sendero.

Marcas del GR en el Camin dera Ribèra

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 200

Por cierto, algún visitante grabó un indalo en la corteza de un árbol. En este caso el corte era poco profundo y no causó ningún daño al árbol, pero por favor, no hagáis grabados ni escribáis en árboles ni rocas. A nadie le importa saber cuándo estuviste en tal sitio o en otro, ni qué significa el símbolo que has dejado.

Un indalo grabado en un árbol del Bosc de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/5, 1/100, 55mm, ISO 200

Bien, a partir de ahora todo es cuesta abajo. Seguimos por el camino y nos adentramos por última vez en el Bosque Encantado de Carlac, ahora ya en serio. Ante nosotros se presenta lo que parece una bifurcación, y nosotros tomamos el camino de abajo a la derecha marcado en blanco y rojo.

Entrando de nuevo en el Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

Ahora empieza la parte más dificil de este recorrido, o al menos más difícil en este sentido de la marcha, ya que la pendiente en el bosque es bastante pronunciado y la capa de hojas que cubre el sendero muy resbaladiza si no se apoya bien el pie en el descenso. O igual es que yo soy más torpe bajando que subiendo.

Pendiente en el Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

Afortunados los árboles que encuentran un apoyo sólido en esta empinada pendiente.

Haya apoyada en una piedra en el Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 640

La capa de hojas del suelo es tan mullida que no se ve el sendero. Suerte de las marcas en los árboles.

Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 45mm, ISO 640

A unos 200 metros de la cabaña de piedra y al pasar junto a un árbol con doble marca el sendero experimenta un giro brusco a la derecha. Ojo que ésta no es la «marca reglamentaria» para curva, que realmente es un trazo en ángulo hacia donde se realiza el giro. Apenas se ve el giro en el manto de hojas que cubre el suelo del bosque.

Árbol con doble marca de sendero GR en el Bosc de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 200

Ahora bajamos por el Camin de Carlac, en sentido contrario por la ladera de Carlac. Aquí otro árbol en el que parece que han borrado la marca de pintura amarilla que había debajo de la blanca y la roja. Aún no entiendo el criterio de señalización del sendero de Carlac.

Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

A medida que bajamos la pendiente del bosque se va suavizando, pero no hay que baja la guardia porque bajo las hojas pueden esconderse piedras que nos pueden hacer tropezar.

Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

Empezamos a sentirnos en un lugar misterioso, en un lugar encantado. Sólo nos faltaría un poco de niebla.

Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

Sigue costando mucho ver por dónde discurre el sendero. Las hojas pisadas no dejan marca.

Suelo del Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 35mm, ISO 500

Alguna pequeña planta se abre paso entre las hojas.

Planta brotando en el Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 35mm, ISO 640

Unos 200 metros más adelante el terreno se vuelve a inclinar mucho. De nuevo hay que descender con cuidado. Los bastones ayudan mucho.

Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 320

Montaña arriba, a nuestra derecha, vemos cómo las hayas brotan en grupos desde el suelo. Lástima que el otoño esté tan avanzado. Seguro que un par de semanas antes esto seria un espectáculo de color. Y también me imagino el bosque en primavera o verano con ese verde tan característico que cubre el bosque.

Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 18mm, ISO 100

También hay alguna vieja haya de grueso tronco y de ramas que nacen a poca altura desde el suelo.

Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

A unos 500 metros del giro brusco pasamos a la altura de Es Bòrdes de Carlac y allí se acaba la pendiente, de momento.

El Bosc de Carlac a la altura de Es Bòrdes de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

Arriba a nuestra derecha hay más hayas de monstruosas formas. Yo diría que se mueven cuando no miras.

Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 18mm, ISO 100

Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

Unos 100 metros más adelante nos volvemos a topar con el Arriu des Lauadors, pero ahora unos 100 metros por debajo, pero de altitud, no de distancia.

Arriu des Lauadors en el Bosc de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 400

Como en la vez anterior, hay una pasarela de madera para cruzar el río.

Camin de Carlac cruzando el Arriu des Lauadors

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

Ésta es la vista río abajo desde la pasarela.

Arriu des Lauadors

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 400

Y ésta es la vista río arriba. La foto está tomada a pulso sobre la pasarela de madera y a una velocidad de 1/6″, al límite.

Arriu des Lauadors

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/6, 18mm, ISO 100

Un poco más abajo hay un tronco caído sobre el río, dándole un aire más salvaje. Yo no cruzaría el río por ahí.

Arriu des Lauadors

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 320

Entramos en una zona con más densidad de hayas. Aquí vuelve a haber marca amarilla del sendero junto a las de GR. A partir de aquí volvemos a descender, esta vez ya hasta que salgamos del Bosque de Carlac.

Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 200

También empezamos a encontrarnos restos de hayas caídas, como si se tratara de cadáveres de estos seres encantados que cobran vida por las noches y que luchan entre ellos hasta la muerte. A mí me resultan especialmente fotogénicas por sus formas y contrastes de color entre el rojo de las hojas, el gris de las cortezas, y el verde del musgo.

Cadáver de haya en el Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 28mm, ISO 400

Cadáver de haya en el Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 400

Cadáver de haya en el Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 320

Cadáver de haya en el Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 28mm, ISO 640

Cadáver de haya en el Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

A ésta creo que la sorprendí caminando pero se detuvo al verme.

Haya caminando en el Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 28mm, ISO 1000

Tras avanzar unos metros me volví para fotografiarla de nuevo y creo que dio algún paso más.

Haya caminando en el Bosque Encantado de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

Unos 500 metros después de cruzar el Arriu des Lauadors encontramos otra pasarela de madera que parece inútil. Pues recomiendo pasar sobre ella porque lo que allí se esconde bajo las hojas es fango.

Pasarela de madera en el Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 160

Unos metros más adelante se nos abre un poco el bosque y nos permite ver el Valle de Toran y el pueblecito de Canejan.

Canejan y el Valle de Toran desde el Bosque de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 35mm, ISO 100

Como hay más luz empezamos a ver más arbustos. En primavera y verano las hojas de las hayas cubren por completo los hayedos reduciendo mucho la cantidad de luz que añcanza el suelo, por lo que es normal que no haya más especies de árboles o de arbustos a menos que les llegue la luz. Lo que encontramos aquí por ejemplo son acebos (Ilex aquifolium) o grèvols en catalán.

Hojas verdes de acebo sobre hojas secas de haya

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 45mm, ISO 640

Unos 300 metros más adelante de la pasarela nos encontramos con un viejo muro de piedra.

Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 160

Pocos metros más adelante encontramos otro viejo muro de piedra.

Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 200

En el muro encontramos de nuevo una marca amarilla, esta vez en solitario.

Marca amarilla del Camin de Carlac en un viejo muro de piedra

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 320

Se vuelve a aclarar el bosque y podemos ver más allá de troncos y ramas. Me llama la atención la gama cromática de las hojas de unos árboles, más rojas cuando más expuestan están al frío.

Colores de otoño en el Bosque de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 75mm, ISO 200

De nuevo tenemos una estupenda vista del Valle de Toran.

El Valle de Toran desde el Bosc de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 30mm, ISO 100

Y del pequeño pueblo de Canejan que vigila la entrada al valle.

Canejan desde el Bosc de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/200, 110mm, ISO 250

El camino vuelve a ser empedrado. Tiene aspecto de ser un camino muy antiguo.

Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 100

Unos 200 o 300 metros más adelante del muro con la marca amarilla pasamos junto a una fuente o abrevadero de piedra del que no sale agua.

Fuente o abrevadero en el Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 200

Empezamos a salir del bosque y el Camin de Carlac aparece colgado de un risco.

Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 18mm, ISO 100

Desde esta altura y sin árboles ni ramas que nos tapen tenemos una vista completa de la entrada del Valle de Toran. Se puede parecer a las que ya hemos visto antes, pero cada nueva vista del Valle de Toran me parece mejor que la anterior.

El Valle de Toran desde el Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 18mm, ISO 100

Hacia el norte vemos abajo el Pònt deth Rei, el antiguo puesto fronterizo entre Francia y España por el Valle de Arán por el que salieron muchos refugiados españoles durante la Guerra Civil, entraron muchos judíos a principios de la II Guerra Mundial, y después de esta guerra entraron y salieron los maquis durante la fallida Invasión del Valle de Arán. Más allá entre las montañas el pueblo francés de Melles.

El Pònt deth Rei desde el Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 18mm, ISO 100

Seguimos moviéndonos por las afueras del Bosque de Carlac.

Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 125

Unos 400 metros pasada la fuente el camino se estrecha junto a una pared de roca.

Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 100

Me llama la atención la textura de esta pared de roca.

Pared de roca en el Camin de Carlac cerca de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 400

En la pared volvemos a encontrar las marcas del GR y la amarilla juntas pero no revueltas. También me llama la atención un árbol cuyo tronco crece pegado literalmente a la pared de roca.

Pared de roca en el Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 320

Pegado a la roca también hay un acebo lleno de bayas rojas, y que nos recuerda que no falta mucho para Navidad… cuando hice el recorrido. Ya sabes que está terminantemente prohibido y castigado recolectar acebo en los bosques. Si quieres acebo para decorar tu casa en Navidad tienes que comprarlo en un punto de venta autorizado.

Acebo en el Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 24mm, ISO 1250

Acebo en el Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 100mm, ISO 1600

Tras pasar junto a la pared de roca salimos definitivamente del Bosque Encantado de Carlac y nos situamos justo frente al Valle de Toran. De nuevo la vista es mucho mejor que las anteriores.

El Valle de Toran desde el Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

Ésta es la vista hacia el norte, concretamente de una zona de montaña que hay frente a Pònt deth Rei y que está orientada al sur. Me llama la atención lo peladas que están las laderas que dan al sur comparadas con las que dan al norte.

Vista desde el Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 60mm, ISO 200

Sólo nos queda la parte final del recorrido. Al fondo seguimos sin poder ver los picos más altos de los Pirineos.

Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 18mm, ISO 100

Enésima (y última) vista casi completa de la entrada al Valle de Toran, con Canejan arriba a la izquierda, la Presa de Sant Joan de Toran en medio, y Eth Bocard de Cledes abajo a la derecha.

Entrada al Valle de Toran

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 18mm, ISO 100

Cerramos el plano concentrándonos en esas dos últimas construcciones. También vemos las primeras curvas de la carretera que nos lleva a explorar el Valle de Toran en un circuito que publiqué hace unos meses.

Inicio de la carretera a Canejan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 30mm, ISO 125

Y cerramos más aún en Eth Bocard de Cledes, llamado también Bocard dera Mina Margalida. Aquí se trataban los minerales de zinc y de plomo extraídos en las minas del Valle de Toran y que se transportaban mediante un teleférico. Estas minas estuvieron activas entre la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX. La caída del precio de estos minerales provocó el cierre de las instalaciones.

Eth Bocard de Cledes

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 90mm, ISO 250

Aunque estamos en la segunda mitad de noviembre, a las puertas del invierno, la bonanza del clima del Valle de Arán permite que algunas plantas florezcan aún fuera de temporada, como estos claveles silvestres (Dianthus sp.) en la orilla del camino que suelen florecer sólo entre primavera y verano.

Claveles silvestres en el Camín de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/200, 120mm, ISO 400

Sin embargo los helechos están ya pasados y presentan un tono entre amarillo y anaranjado intenso.

Helechos en el Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 35mm, ISO 100

Si vamos con niños en este tramo hay que extremar la precaución y que no se separen de nosotros. El precipicio es considerable. Aquí una vista del camino hacia atrás con Canejan en la falta del Cap dera Sèrra (1.269 m).

El Camin de Carlac y Canejan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 18mm, ISO 100

Por delante las nubes dejan ver las cimas del Montagut (2.149 m), la Trona (2.087 m)  y el Tuc d’Aubars (2.072 m), los tres en la frontera con Francia. Sin embargo siguen cubriendo los picos de más de 3.000 m que hay a la izquierda. Por delante y a cuatro pasos el Malh de Taishoères (936 m), a donde nos dirigimos ahora.

El Malh de Taishoères delante de los Pirineos

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 35mm, ISO 100

Empezamos a ver más signos de civilización y eso nos indica que nos acercamos a Bausen.

Llegando a Bausen por el Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 40mm, ISO 320

Llegando a Bausen por el Camin de Carlac

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

A unos 500 metros del mirador natural sobre Canejan y el Valle de Toran llegamos a la parte de atrás de Sant Ròc de Bausen.

Llegando a la parte de atrás de Sant Ròc de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 400

En el cruce nos desviamos a la izquierda. Pasamos junto a un gran árbol con un columpio.

Árbol con columpio frente a Sant Ròc de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 18mm, ISO 100

Subimos una pequeña cuesta, y en la posterior bajada vemos el Cementerio de Teresa, donde está enterrada la protagonista de la triste historia del principio del artículo. Estamos en el Malh de Taishoères. La cima está a nuestra derecha junto a las antenas.

Llegando al Cementiri de Teresa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 100

Desde luego los vecinos de Bausen no encontraron mejor lugar para que Teresa descansara en paz. Frente al cementerio hay un banco donde sentarse y disfrutar del silencio, sólo roto por el viento que se mueve por el valle.

Banco frente al Cementiri de Teresa en Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 18mm, ISO 100

La puerta está cerrada, y junto a ella hay un panel explicando la historia. Al fondo los Pirineros, una vista provilegiada desde este lugar.

Cementiri de Teresa en Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

Dentro del cementerio sólo una tumba, la de Teresa. Hay sitio más que suficiente para Siscu, pero su cuerpo se quedó en Francia sin que le dejaran regresar.

Tumba de Teresa en Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 18mm, ISO 100

Regresamos hacia Sant Ròc, y tras bajar del Malh de Taishoères nos desviamos hacia un banco que hay a nuestra izquierda y que está orientado al fondo del Valle de Arán. Abajo vemos Les y poco más allá Bossòst.

Vistas desde el mirador de Taishoères en Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

A nuestra derecha el pueblo de Bausen, que ya lo tenemos a tiro de piedra.

Bausen desde Taishoères

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 18mm, ISO 100

Me quedaría horas aquí, pero empieza a chispear y tapoco es agradable acabar mojado. Nos dirigimos a Sant Ròc de Bausen. Añadir que el hombre que se ve en la foto por el Camin de Carlac llegando a Sant Roc tendría más de 60 años, iba corriendo y vestía sólo un pantalón corto. No hace falta decir que estábamos a mediados de noviembre en el Pirineo y chispeaba.

Sant Ròc de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 160

La capilla de Sant Ròc de Bausen es muy sencilla.

Capilla de Sant Ròc de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/4, 18mm, ISO 1600

Seguimos por el camino hacia el centro del pueblo. De hecho el Camin de Carlac se convierte en la Calle Mayor de Bausen.

Calle Mayor de Bausen a la altura de Sant Ròc

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 125

Una mirada hacia atrás desde la casa del fondo de la foto anterior.

Caller Mayor de Bausen en dirección a Sant Ròc

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 18mm, ISO 100

Un típico cobertizo aranés detrás de la iglesia de Sant Pèir. Observa el detalle de las dos hojas de laurel cruzadas y clavadas en el dintel de la puerta, cosa muy típica aquí en el Valle de Arán. Se suponen que dan suerte. Pero lo que me llamó la atención no fue eso sino el contraste de color de la piedra oscura y húmeda con las mangueras rojas y las plantas amarillas, ambas en esquinas opuestas de la foto.

Cobertizo de piedra en Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 200

Al llegar a la altura de la iglesia bajamos por las escaleras. Rodeamos el campanario que no forma parte de la iglesia sino que está adosado a ella. Abajo tiene la puerta de entrada, que también presenta las dos hojas de laurel cruzadas en la puerta.

Puerta del campanario de la iglesia de Sant Pere de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/7.1, 1/40, 22mm, ISO 100

La iglesia de Sant Pèir ad Vincula data del siglo XVIII. Antes hubo una iglesia romànica poco más abajo dedicada a Santa Eulàlia, pero no queda nada de ella. Se cree que se aprovecharon elemento de aquella para construir ésta.

Sant Pere de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/7.1, 1/60, 18mm, ISO 100

Iglesia de Sant Pèir ad Vincula en Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/7.1, 1/30, 18mm, ISO 320

Junto a la puerta de entrada de la iglesia, que tambien tiene las 2 hojas de laurel cruzadas, se encuentra el cementerio religioso de Bausen, donde el párroco no quiso enterrar a Teresa. Se nota que han pasado pocos días después de Todos los Santos.

Cementerio religioso de Bausen

Sony A-580, DT 18-250, f/7.1, 1/30, 18mm, ISO 125

Y desde la iglesia bajamos una rampa y otro tramo de escaleras hasta llegar al lugar donde hemos aparcado el coche y empezado el recorrido. Ahora que ya has leído todo el post puedes valorar si es mejor seguir el itinerario en el sentido y orden en que están las fotos o en el contrario, que es el que sale en casi todas las guías. Yo te recomiendo que hagas caso a las guías, así ya puedes deslizar la página hacia abajo para ver las fotos en orden inverso. Como he dicho al principio, si repito la ruta la haré al revés.

Cómo llegar al Bosque Encantado de Carlac

Previsión meteorológica

TRACK GPS        FOTOGALERÍA


  • Artículo bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND 4.0 International. Puedes compartirlo si citas al autor, si no obtienes ningún beneficio económico, y si lo mantienes íntegro, sin realizar ninguna modificación en el texto ni en las fotos. Y si además me lo comunicas, me harás muy feliz. 🙂
 
  • 453
    Shares

2 thoughts on “El Bosque Encantado de Carlac, quizás la ruta senderista más bonita del Valle de Arán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *