Un paseo de final de verano por el Pla de l’Ermita de Taüll

La modesta ermita románica de Sant Quirc de Taúll da nombre a este paraje idílico de alta montaña, el Pla de l’Ermita de Taüll, un lugar ideal para desconectar unos días.

 

El Bosc de les Agudes, la riera de Breda y la Font de la Pintoresca

En el extremo más oriental del Parque Natural del Montseny, en el término municipal de Breda, existen rincones tan poco conocidos como la Font de la Pintoresca o el Bosc de Les Agudes. Nos son lugares de incomparable belleza pero vale la pena acercarse a conocerlos.

 

Paseando por el fondo de un pantano en Sant Salvador de la Vedella

Encaramada en lo alto de una roca, la diminuta abadía románica de Sant Salvador de la Vedella es lo único que queda del que fue un próspero pueblo a orillas del río Llobregat, aunque a veces la sequía nos devuelve más recuerdos. Vamos a ver qué descubrimos.

 

San Miguel de Aralar y los bosques del Artxueta

Con más de mil años de historia, San Miguel de Aralar se alza sobre el valle de La Sakana a los pies del monte Artxueta, con unas vistas inmejorables de las sierras de Urbasa y Andía. En los bosques de detrás se esconden dólmenes milenarios, y quién sabe si también el mismísimo Basajaun.

 

Un viaje al pasado en Pedret y su entorno por del río Llobregat

Aunque pertenece a Cercs, se accede por Berga. Pedret y su entorno alrededor del río Llobregat son una muestra de la actividad humana de los últimos mil años en este recóndito rincón del Berguedà.

 

El Congost de Fraguerau, un lugar en el corazón del Montsant donde reina el silencio

Al valle que excava el río Montsant entre las sierras de la Llena y del Montsant le llaman el “valle del silencio” porque no lo habita nadie. El Congost de Fraguerau es un desfiladero que se adentra en lo más profundo de este valle.

 

Al Pla de la Calma desde el Turó de Tagamanent

La sierra del Montseny está formada por tres conjuntos montañosos: por un lado el Turó de l’Home y las Agudes, por otro el Matagalls, y finalmente por el Pla de la Calma, una meseta que constituye uno de los contrafuertes del macizo. En este circuito vamos a acceder a ella desde el vecino Turó de Tagamanent.

 

Sant Bartomeu de Covildases, la ermita de los prados

A mitad de camino entre Vidrà y el Puigsacalm nos encontramos unos bellos prados con una ermita románica del siglo XII, Sant Bartomeu de Covildases. El camino para llegar a ella vale mucho la pena. ¿Quieres saber cómo es?

 

Por los alrededores de Rupit, un pueblo de postal navideña

No muy lejos de Barcelona hay un lugar donde encontrarás frondosos bosques, espectaculares saltos de agua, paisajes inmensos y piedras con mucha historia, y además uno de los pueblos más bonitos de Barcelona. ¿Quieres conocerlo?