Descubriendo la Serra del Catllaràs desde Sant Romà de la Clusa

Tiempo de lectura estimado: 34 minutos.

Cuesta de creer que con la cantidad de adelantos y de medios de que disponemos hoy en día aún haya lugares a pocos kilómetros de distancia que se conserven como hace siglos, y uno de esos lugares es la Serra del Catllaràs, al norte de la provincia de Barcelona, en la comarca del Berguedà. Con una extensión mayor que el Montseny y una altura máxima próxima a los 1.800 metros, la Serra de Catllaràs es un lugar de naturaleza casi virgen debido a la difícil comunicación por carretera. De hecho no hay ninguna carretera asfaltada para acceder a ella. Desde el año 1992 está declarada Espacio de Interés Natural y sujeta a especial protección para mantener la fauna y flora salvajes de estas montañas. Aquí viven ciervos, rebecos, corzos, zorros, tejones, urogallos y pitos negros entre otros mamíferos y aves, y también florece la flor de las nieves (edelweiss) y la zapatilla de dama (una especie de orquídea) como especies vegetales más raras. Aunque tiene 6 cimas entre los 1.700 y 1.800 metros, la más conocida es el Sobrepuny de sólo 1.653 m de altitud porque es la única visible desde fuera de la sierra. Las otras están cubiertas por bosques, principalmente de pino rojo y pino negro mezclados con hayas en las zonas umbrías y con roble pubescente en las solanas. Es un lugar donde llueve mucho (unos 1.200 mm al año) y la temporada de nieve va desde noviembre hasta abril, por lo que abundan los torrentes, los arroyos y las fuentes. No falta el agua.

CÓMO LLEGAR        EL TIEMPO

El recorrido que vamos a seguir para conocer este singular lugar de incomparable belleza es un itinerario circular de poco más de 10 km que fácilmente puede pasar de los 11 a la que nos movamos de un sitio a otro a hacer fotos. El nivel de dificultad es entre fácil y moderado por estar en la barrera de los 10 km, pero yo lo considero moderado por las dificultades que encontré en el tramo inicial de subida. El reciente paso de la tormenta tropical Leslie (restos de un huracán atlántico) ha causado estragos en la masa forestal y se estaban llevando a cabo tareas de tala para limpiar el bosque. Por ello algunos tramos del sendero eran impracticables por la cantidad de troncos y ramas acumulados, aparte de muchos árboles “señalados” que se han perdido. En cualquier caso se puede seguir el track con GPS sin muchos problemas.

Recomiendo llevar calzado cómodo bastante adherente para prevenir resbalones, y algo de ropa de abrigo ya que aquí suele hacer fresco. También es importante llevar agua, ya que el agua de las fuentes no está tratada, y algo para comer por el camino. Se puede hacer este circuito en cualquier época del año, aunque las mejores son primavera, verano y otoño porque la nieve en invierno puede dificultar mucho el acceso. Yo lo he hecho este mismo mes de octubre, hace apenas diez días.

Y por último advertir que a lo largo del recorrido cruzaremos varios cercados electrificados para que el ganado y la fauna no accedan a lugares donde no les convenga. Algunos pasos serán dos barras metálicas recubiertas de plástico que habrá que apartar. Si no queremos tocar mejor usar un bastón o un palo. Otros pasos serán un alambre con un mango y un gancho en un poste. Para pasar hay que estirar del mango para sacar el gancho de su soporte en el poste, pasamos, y luego lo volvemos a dejar en su sitio.

Aquí tienes una recreación 3D del circuito para que te hagas una mejor idea del recorrido y del terreno por el que discurre. Pulsa en la pausa si empieza a reproducirse antes de que acabe de cargarse el fondo. Durante la reproducción puedes cambiar el punto de vista moviendo el ratón con el botón izquierdo pulsado, y también acercar y alejar con la rueda del botón. Pulsa en la tortuga o en la liebre para cambiar la velocidad de reproducción.

El circuito empieza y acaba en Sant Romà de la Clusa, un antiguo pueblo del que hoy en día sólo queda la iglesia románica del siglo XII y una antigua masía que ahora es un refugio con capacidad para 25 personas. Los únicos accesos son por pista sin asfaltar, por lo que es recomendable acceder con un 4×4 o un coche alto. Yo he visto allí arriba coches normales y hasta una autocaravana, pero seguro que han rozado los bajos en muchos puntos de la pista. Se accede desde Vilada, en la carretera C-26 de Berga a Ripoll. Poco antes del final del pueblo hay un desvío a la izquierda muy escondido que indica a Cal Xocolater y a Sant Ramón de la Clusa a 10 km (medio borrada esta señal). Los primeros metros es muy estrecho, pero luego se convierte en una calle. Al final la calle gira a la izquierda y sube hasta Cal Xocolater con el asfalto en bastante mal estado. A partir de ahí se acaba el asfalto y el estado del firme mejora ya hasta el final del recorrido.

Otra posibilidad es tomar el desvío a Castell de l’Areny saliendo de Vilada, también a la izquierda. Aquí los primeros 5 km son asfaltados, y en una curva junto a una balsa y un punto de recogida de basura salimos por una pista sin asfaltar hacia Sant Romà de la Clusa. Esta pista está en buen estado, y con más pendiente acaba en la otra pista que he mencionado antes. A partir de ahí la pista se estrecha y sube pegada a los riscos hasta cruzarlos por el Pas de l’Escalell, donde hay unos saltos de agua muy frecuentados por barranquistas. Las vistas por el camino son espectaculares. Al otro lado del Pas de l’Escalell hay una zona de picnic con barbacoas, y la pista sigue hasta Sant Romà de la Clusa, donde dejamos aparcado el coche. El paisaje que veremos esta zona hasta llegar al destino nos da pistas de lo que nos vamos a encontrar en el circuito. Y dicho todo esto paso ya a explicar el recorrido, que de largo es el post más extenso de todo el blog hasta ahora.

Una vez aparcados nos dirigimos hacia el refugio. Frente a él hay unas mesas de madera con bancos pero no son para picnic sino para los clientes del refugio. El exterior tiene el encanto de la arquitectura rural.

Refugio de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 160

El día de mi visita estaba nublado a mi llegada al refugio, por lo que el colorido no luce mucho. Frente al camino está la fachada del refugio.

Refugio de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

El refugio tiene servicio de bar con comidas, y también alojamiento y duchas. Como tardamos un poco en llegar (son 2 horas desde Barcelona) apetecía un café antes de echar a andar. El café no es expresso como en los bares normales sino de cafetera de las de antes, e intenso como pocos. ¡Aviso! El WC no funciona.

Refugio de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 320

El primer tramo del recorrido es por el GR-241, que como todo GR está marcado en blanco y rojo. Seguimos por el camino hacia abajo, y tras cruzar el arroyo que pasa junto al refugio giramos por la pista de la izquierda. Hay un poste con indicaciones que despista un poco. Nosotros avanzamos unos metros por la pista hasta que vemos un poste con marca blanca y roja a nuestra derecha, y nos desviamos por ese sendero. Si no vemos ese poste, poco más adelante hay un árbol con un cartel de madera que indica a los Rasos de Clarent por ese mismo sendero.

GR-241 hacia Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

El sendero sube un poco fuerte en estos primeros metros. Una fila de piedras marca el límite, porque con la hierba es difícil seguir el camino.

GR-241 hacia Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

Al final de esta cuesta vemos el Sobrepuny (1.653 m) a nuestra derecha. También puede que veamos alguna vaca pastando. El suelto está lleno de “pruebas” de su presencia.

El Sobrepuny cerca de Sant Romà de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

Y frente a nosotros el bosque de la Baga de Clarent vistiendo sus colores de otoño que las nubes se encargan de debilitar.

Baga de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 50mm, ISO 800

Me llama la atención en el suelo una piedra muy desgastada que parece una loncha de mortadela, pero es realmente una roca de conglomerado. Aunque gran parte del Catllaràs es terreno kárstico, esta parte está formada de conglomerados.

Roca de conglomerado en el GR-241

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 100mm, ISO 320

Seguimos las marcas blancas y rojas, aunque más adelante las encontraremos alternadas con marcas sólo blancas. Ojo también por dónde pisamos.

GR-241 hacia Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 200

A unos 400 metros del refugio llegamos al bosque. Atrás quedan el claro de la vaca, la loncha de mortadela y el Sobrepuny. A lo lejos asoman los Rasos de Peguera.

Vistas del GR-241 cerca de Sant Romà de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

Delante nuestro el tupido bosque de la Baga de Clarent… y la subida.

GR-241 por la Baga de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 640

El suelo está muy húmedo, lleno de hojas secas, piedras cubiertas de musgo, y muchas plantas de fresa salvaje (Fragaria vesca).

Fresa salvaje en la Serra del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 35mm, ISO 1600

Como el suelo está tan húmedo hay que tener cuidado de no resbalar si pisamos sobre roca empapada.

GR-241 por la Baga de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 400

Esta parte del bosque de la Baga de Clarent es muy frondosa y no podemos ver más allá de unos pocos metros.

GR-241 por la Baga de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 1000

El otoño aún no está en pleno apogeo y las hojas de las hayas amarillean parcialmente en las partes menos expuestas del bosque.

Hayedo de la Baga de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/20, 35mm, ISO 1600

Eso sí, a nivel del suelo hay muchas setas por todos los rincones. Hice muchas fotos, pero la penumbra del lugar y el uso de teleobjetivo para hacer macro favorecieron que la mayoría de ellas quedaran trepidadas.

Setas en la Baga de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/15, 75mm, ISO 1600

El sendero coincide en algunos tramos con el cauce de la Ribera de la Clusa, un torrente por el que sólo baja agua cuando llueve. En estos tramos el suelo está un poco enfangado y es fácil resbalar si no pisamos con seguridad. En este rincón un árbol describe un curioso giro en su crecimiento. Fíjate en las ISOs tan altas de estas fotos por culpa de la poca luz.

Baga de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 1600

Entre tanto verde y granate de este bosque me llama la atención una masa amarillenta a unos metros del sendero.

Ramaria aurea en la Baga de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 1600

Se trata del hongo llamado pie de rata amarillo (Ramaria aurea), y es comestible siempre que se sigan unas recomendaciones. Aquí un detalle de sus curiosas ramificaciones, que más que pies de rata parecen un coral.

Ramaria aurea en la Baga de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 250mm, ISO 1600

En esta parte del sendero oigo a ratos un sonido muy lejano que parece un mugido más agudo que el de una vaca. En la Serra del Catllaràs viven muchos ciervos salvajes y pienso que puede tratarse el bramido de algún macho. Otoño es la época de la berrea del ciervo.

Siguiendo las marcas blancas y rojas y a veces sólo blancas encontramos una gran rama de pino caída sobre el sendero que nos obliga a casi arrastrarnos para poder pasar. Poco más adelante encontramos unas hayas arrancadas de raíz, prueba del paso de la tormenta Leslie hace unos días, y más allá una especie de pista abierta por una excavadora, seguramente para poder retirarlas.

Hayas arrancadas por el Leslie en la Baga de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

Pasada esta pista el bosque aparece más despejado y el suelo lleno de ramas rotas o cortadas. Hay que estar muy atento a las marcas porque no se distingue por dónde pasa el sendero.

Retirando árboles caídos en la Baga de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

Cada vez hay más ramas y troncos por el camino y por todas partes, y aquel presunto bramido de ciervo se parece cada vez más al sonido de una motosierra. Aquí seguir el track de GPS es vital para no perderse, ya que no se ve ninguna señal en los árboles. Seguramente han desaparecido algunos de ellos.

Trabajos forestales en la Baga de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

Parece que la parte más afectada por el viento ha sido la de la derecha del sendero. A la izquierda la espesa vegetación sigue en pie. Aquí una mancha de musgo en una haya que me llamó la atención.

Musgo y hiedra sobre una haya en la Baga de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 75mm, ISO 1600

A ratos tenemos que desviarnos del sendero para evitar los montones de ramas y troncos que nos impiden seguir por el camino. Si pisamos sobre ellos tenemos que tener mucho cuidado de no resbalar (la corteza del haya es lisa, y mojada resbaja mucho), de no torcernos el tobillo, y de que no se nos cuele el pie entre las ramas. Cuando no hay montones de ramas, el camino se nos presenta más húmedo y fangoso. Sin duda ha bajado agua por él no hace mucho.

GR-241 por la Ribera de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 640

No mucho más arriba vemos por fin correr el agua de la Ribera de la Clusa que aún no se ha filtrado por el suelo del sendero.

Ribera de la Clusa por el GR-241

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 160

Ribera de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 100mm, ISO 320

Aquí el ruido de las motosierras (porque se oye más de una) es más que evidente, aunque a este macho de Phalangium opilio (un opilión, no una araña) que se escabullía por unas piedras delante mío no parece importarle mucho. Le importaba más mi presencia.

Macho de Phalangium opilio en La Costassa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 400

Estamos en La Costassa, un claro de Clarent. Hay dis pilas de troncos de hayas limpios al lado de la pista que sube desde Sant Romà de la Clusa paralela al GR-241 por el que hemos venido. Comenté al principio que la Serra del Catllaràs era un lugar virgen, pero también es verdad que se hacen trabajos forestales para mantener los bosques en condiciones y ayudar en la conservación del patromonio natural.

La Costassa de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

Las motosierras suenan ya muy cerca. Cruzamos la pista embarrada que va al lugar donde vimos los primeros árboles caídos y seguimos por la derecha del claro siguiendo las marcas blancas y rojas que aún son visibles en algún pino. Esta pista la debieron abrir para poder desalojar esos árboles arrancados por el viento. Atrás quedan las pilas de troncos.

La Costassa de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

El sendero deja atrás el claro de La Costassa y vuelve a adentrarse en el bosque en un suave giro a la derecha. Aquí encontramos una furgoneta y una excavadora de los leñadores (se les oye trabajar a pocos metros dentro del bosque), y montones de troncos y ramas cubriendo el camino. Intento ver si el camino está despejado más arriba pero no, es totalmente impracticable, así que decidimos seguir por la pista a nuestra izquierda hasta poder encontrar el GR-241 en mejor estado.

La Costassa de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 18mm, ISO 100

Si vas a seguir este itinerario y encuentras el sendero despejado, continúa por él y olvida por un rato mi track de GPS. La subida por el sendero es más agradecida. Por la pista se hace más pesado y cansado, supongo que porque se camina más rápido y es más aburrido.

Subiendo a los Rasos de Clarent por la pista desde La Costassa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 125

Suerte que de vez en cuando algo me llama la atención y me permite descansar unos segundo mientras le hago una foto.

Hongos en una raíz muerta emergiendo del bosque

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 1250

A unos 500 metros de la entrada en el bosque la pista se cruza con otra. Nos desviamos por la derecha en busca del sendero GR-241, que encontramos poco más adelante en un giro de esta pista a la derecha. Rápidamente vemos las marcas blancas y rojas del sendero. Hacia abajo a la derecha el sendero aparece cubierto de ramas, mientras que hacia arriba a la izquierda se encarama por el bosque libre de ramas. Tomamos ese camino y en menos de 100 metros subiendo por aquí salimos del bosque.

Llegando a los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

Llegamos a un espacio abierto cubierto de hierba llamado Rasos de Clarent, el primer punto de interés de este completo recorrido.

Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 18mm, ISO 100

Estamos a unos 1.600 metros de altitud sobre la Cinglera Vermella (risco rojo en castellano). No podemos evitar acercarnos al borde para descubrir qué hay más allá. La vista es de esas que cortan la respiración.

Vistas desde los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

Hoy el día no está del todo despejado y no es posible ver hasta donde alcanzaría la vista. De ser así, en línea recta veríamos al fondo La Mola (1.104 m) y a la derecha veríamos el macizo de Montserrat (1.236 m). Abajo podemos ver unas cuantas masías dispersas que pertenecen a Castell de l’Areny. Hacia el Suroeste (derecha), abajo vemos Castell de l’Areny y un poco más lejos Vilada.

Castell de l'Areny y Vilada desde los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/500, 18mm, ISO 100

Hacia el Sureste (izquierda), si estuviera totalmente despejado, al fondo veríamos el macizo del Montseny (1.706 m) y a su derecha el Pla de la Calma.

Vistas al Sureste desde los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 30mm, ISO 100

Toda esta zona está salpicada de masías aisladas, la gran mayoría abandonadas y el resto reacondicionadas como alojamientos rurales. En la siguiente foto la masía llamada La Rota, que no sé si estará abandonada o no.

La Rota en Castell de l'Areny

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 320

Aunque las condiciones reales no son las que hubiéramos querido, siempre podemos sacar partido de ellas. Cuando la atmósfera no está clara y recibo la luz a contraluz, me gusta fotografiar las siluetas de las montañas con las diferentes intensidades de iluminación que les da la distancia. Para conseguir mejor el ejecto suelo subexponer a -2/3 EV.

Vistas desde los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/640, 60mm, ISO 100

El punto más alto de los Rasos de Clarent son Els Altars (1.601,3 m), aquí con unos excursionistas intentando hacerse una foto de grupo.

Els Altars en los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 80mm, ISO 100

El tapiz de hierba de este claro desde ser un buen pasto para el ganado que sube hasta aquí, principalmente por la cantidad de boñigas distribuidas por toda la extensión de los Rasos de Clarent. Y donde hay boñigas suele haber setas, sobre todo en otoño.

Setas en los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 90mm, ISO 125

Cerca del borde del risco hay un pequeño muro de piedra bastante deteriorado y un cercado con una cruz blanca y roca que indica que por ahí no sigue el GR-241 sino otro sendero. Por las piedras del muro veo corretear otro macho de Phalangium opilio sobre sus interminables patas.

Macho de Phalangium opilio en los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 500

Proseguimos el itinerario hacia Els Altars siguiendo el cercado de alambre.

Els Altars en los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

Nos habíamos quedado embobados con las vistas desde los alto de la Cinglera Vermella, pero es que hacia el Norte y con el cielo más despejado también se ven cosas: el bosque del que venimos y al fondo del todo la Serra d’Ensija (2.320 m), al otro lado del Berguedà.

La Serra d'Ensija desde los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

Es más, si nos fijamos un poco, hacia la derecha vemos asomar los dos pollegons del Pedraforca (2.506 m).

El Pedraforca desde los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 50mm, ISO 100

En el lugar donde estuvimos contemplando las vistas de las montañas hay un excursionista documentando su cuenta de Instagram.

Excusrionista haciéndose un shoefie en los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 60mm, ISO 100

A mitad de camino dels Altars volvemos a asomarnos al vacío, esta vez mirando hacia el Este.

Vistas al Este desde los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

Como hemos ganado un poco de altura, si volvemos a mirar hacia el Pedraforca ya vemos con más claridad hasta el talud de la enforcadura.

El Pedraforca desde los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 160

Una vista de los Rasos de Clarent llegando ya a Els Altars. No puedo dejar de maravillarme por el lugar.

Els Altars en los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/200, 18mm, ISO 100

Ya desde Els Altars miramos hacia atrás. No soy muy montañero yo, no me siento a gusto en el borde de los precipicios, pero reconozco que en sitios así uno siente una gran paz interior.

Mirando al infinito desde Els Altars en los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 35mm, ISO 100

Y miramos hacia adelante al camino que aún nos queda, y cuesta arriba.

El GR-241 en los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/200, 18mm, ISO 100

Más setas sobre el tapiz de hierba. Desconozco si son comestibles.

Setas en los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 60mm, ISO 100

Unos 100 metros pasados Els Altars nos acercamos al final del claro y estamos a punto de entrar en el bosque.

Saliendo de los Rasos de Clarent por el GR-241

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

Atrás quedan Els Altars y sus vistas, 25 metros más abajo, pero de altitud, no de distancia.

Els Altars en los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Aquí tenemos que estar muy atentos a las señales blancas y rojas, porque si nos despistamos seguiremos por la pista (valga la redundancia) y nos desviaremos de la ruta. Tenemos que fijarnos en los pinos de nuestra derecha cerca de la alambrada que venimos siguiendo hace rato.

Desvío del GR-241 en los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

Sobre nuestras cabezas podemos ver pasar algún buitre leonado (Gyps fulvus) buscando algo que comer.

Buitre leonado sobre los Rasos de Clarent

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/640, 250mm, ISO 100

El estrecho y empinado sendero se adentra en el bosque de pino rojo, siempre al lado de la alambrada. Es quizás el tramo más duro de todo el recorrido porque vamos a ganar 100 metros de altura en sólo 450 metros de camino. Si vamos en verano vamos a tener la suerte de que apenas nos va a dar el sol.

Por el GR-241 hacia el Coll Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 200

Hay que parar bastante a menudo a tomar aire. Esas paradas también invitan a mirar alrededor y ver y fotografiar cosas curiosas, como esta rama peluda que me sonreía.

Rama sonriendo

Sony A-580, DT 18-250, f/5.6, 1/125, 80mm, ISO 200

No muy lejos de allí veo un altísimo ejemplar de pino que debió ser alcanzado por un rayo no hace muchos años. Afortunadamente el árbol no se quemó, sólo la parte de la corteza donde fluyó la electricidad hasta alcanzar el suelo. Por algo será que la carena por la que estamos pasando se llama Serrat del Llamp (loma del rayo).

Pino rojo alcanzado por un rayo en la Serra del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

Si en algún punto de este tramo no vemos claro por dónde seguir basta con buscar las señales. En cualquier caso tampoco hay pérdida porque siempre es hacia arriba y cerca de la alambrada.

GR-241 hacia el Coll Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

A medida que se aclara el bosque a nuestra alrededor también se suaviza la cuesta, y el suelo se cubre de hierba.

GR-241 hacia el Coll Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

Cuando faltan árboles, las señales blancas y rojas las vemos en las piedras.

GR-241 hacia el Coll Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

En este manto de hierba podemos encontrar dinimuntas setas que brillan con el sol. Se me antoja fotografiarlas a ras de suelo con la máxima focal para simular una macro.

Setas cerca del Coll Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/400, 250mm, ISO 500

El camino aquí llanea por la carena de la montaña. Estamos un poco por encima de los 1.700 metros de altitud, en la cota más alta de todo el itinerario, pero como explicaba al principio del post, una de las características de la Serra del Catllaràs es que las cimas están cubiertas de bosque, y aquí no tenemos la sensación de estar en lo más alto de una montaña.

GR-241 hacia el Coll Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

Este buitre pasó muy cerca.

Buitre cerca del Coll Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/640, 250mm, ISO 100

Otra foto de esta parte del GR-241.

GR-241 cerca del Coll Pan

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

Tras llanear unos 200 metros desde que llegamos a lo más alto llegamos al Coll Pan (1.692 m).

Coll Pan en la Serra del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/200, 18mm, ISO 100

El GR-241 sigue hacia la derecha, recto se sube al Cap de la Baga Alta (1.756 m), y nosotros nos desviamos a la izquierda.

Desvío hacia el Pla de l'Orri

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 18mm, ISO 100

Esta pista se adentra de nuevo en el bosque y desciende suavemente hasta salir en un claro a los 300 metros. Llegamos al Pla de l’Orri.

Pla de l'Orri

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 18mm, ISO 100

Seguimos recto por la pista que sube trazando una suave curva a la izquierda. Desde allí tenemos una preciosa vista del Pla de l’Orri con el Sobrepuny al fondo.

Pla de l'Orri y el Sobrepuny

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Detrás del llano la Baga del Boix con los colores del otoño, aquí iluminados por el sol mientras el llano estaba tapado por una nube.

Baga del Boix detrás del Pla de l'Orri

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

La hierba está repleta de boñigas de vaca que proveen de nutrientes a las setas.

Boñiga de vaca con setas en el Pla de l'Orri

Sony A-580, DT 18-250, f/5, 1/320, 60mm, ISO 100

Otra vista del Pla de l’Orri con el Sobrepuny de fondo.

El Pla de l'Orri y el Sobrepuny

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 24mm, ISO 100

En el camino embarrado vemos las primeras huellas de ciervo. Tienen aspecto de pertenecer a una hembra o a un especimen joven.

Huellas de ciervo en el Pla de l'Orri

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 70mm, ISO 160

El camino asciende unos metros por una zona de bosque de pino negro.

Llegando a la Collada del Pla de l'Orri

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/200, 18mm, ISO 100

Abajo hay algunas vacas pastando.

Vacas pastando en el Pla de l'Orri

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

Arriba hay otra que ha dejado de pastar para no quitarme el ojo de encima.

Vaca cerca de la Collada del Pla de l'Orri

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 125

Justo al lado del camino veo una carlina (Carlina acaulis), una especie de cardo cuya flor seca suele decorar las puertas de los caseríos vascos (allí le llaman eguzki lore o flor del sol) y también las casas de pueblo del norte de Aragón y las masías del norte de Catalunya. En todos estos sitios creen que espanta los malos espíritus y las brujas.

Carlina en la Collada del Pla de l'Orri

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 75mm, ISO 160

Al fondo vemor ya la Collada del Pla de l’Orri, el segundo de los puntos más altos del recorrido.

Collada del Pla de l'Orri

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 18mm, ISO 100

En la pila de troncos de la izquierda arman alboroto algunos pajarillos. Consigo fotografiar un ejemplar hembra de colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros).

Hembra de colirrojo tizón

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 100

En la Collada del Pla de l’Orris sale un camino a la izquierda en dirección al Pedró (1.765 m), una de las cimas de la Serra del Catllaràs. Nosotros seguimos recto. Al lado del camino veo una roca redondeada con una hendidura que parece una pisada humana. Incluso el tamaño es el mismo que el de un pie. ¿Será obra del hombre o un capricho de la naturaleza?

La roca pisada, en la Collada del Pla de l'Orri

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 22mm, ISO 100

El camino de bajada nos lleva a otro claro.

Llegando al Pla del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

A los 300 metros de la Collada del Pla de l’Orri llegamos al Pla del Catllaràs, un lugar de paz y tranquilidad en pleno corazón de la Serra del Catllaràs.

Pla del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 18mm, ISO 100

En el barro tireno y húmedo de un lado de camino podemos ver docenas de huellas de ciervo, muchas de ellas de pequeño tamaño. Éste debe ser un lugar de paso frecuente para ellos.

Huellas de ciervo en el Pla del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 18mm, ISO 100

Aquí una vista del Pla del Catllaràs con el Serrat Negre (1.779 m) al fondo.

El Pla del Catllaràs y el Serrat Negre

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Un cercado ayuda a controlar el paso al espacio protegido de la reserva natural.

Cercado de la reserva natural del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Pasamos junto a la Roca del Catllaràs. Al llegar no la habíamos visto porque la tapaban los árboles, pero al pasar a su lado se nos ha presentado casi de golpe.

Roca del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 18mm, ISO 100

Veo algo blanco en la roca, como a unos 4 metros de altura. Me acerco y descubro que es un cráneo de caballo, como si se tratase de una señal india. No sé qué hará ahí.

Cráneo de caballo en la Roca del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 500

Pasada la roca el camino se bifurca. Nosotros seguimos recto por el PR C-52, con marcas blancas y amarillas. A la izquierda una vista del claro detrás de la roca.

Detrás de la Roca del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 18mm, ISO 100

Metros más adelante se nos incorpora por la izquierda otro camino, y nosotros nos adentramos en una zona de bosque mixto. A nuestra izquierda la luz del sol resalta los colores de otoño de los árboles al atravesar sus hojas.

Bosque mixto cerca de la Roca del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 26mm, ISO 100

Por delante nos quedan unos cuantos metros de bosque.

Bosque mixto cerca de la Roca del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

Cuando llevamos casi 400 metros por el bosque vemos a nuestra izquierda un camino cerrado con una puerta. Se trata de una reserva de urogallos y está prohibido el acceso para no perjudicar la escasa población de esta especie en la Serra del Catllaràs.

Reserva de urogallos del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 160

Pocos metros más adelante y en un pequeño claro del bosque llegamos a la Creu del Catllaràs, otro collado que es el tercer punto más alto del recorrido. También estamos en el ecuador del itinerario. A partir de ahí el camino vuelve a descender. Hay un par de curvas cerradas, primero a la derecha izquierda y luego a la izquierda que podemos acortar por un atajo con bastante pendiente. Yo preferí seguir por el camino, que tampoco eran muchos metros de más. Pasadas estas curvas encontramos una bifurcación casi escondida por la espesura del bosque.

Desvío del PR C-52 al Collet del Llobató

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

El PR C-52 que estábamos siguiendo se desvía a la derecha, pero nosotros seguimos recto por la pista. A unos 500 metros de la Creo del Catllaràs nos cruzamos con el GR-4 cerca del Collet del Llobató.

Cruce con el GR-4 cerca del Coller del Llobató

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 18mm, ISO 100

Seguimos a la izquierda (o recto según se mire) en dirección a la Collada de Sant Miquel. El camino vuelve a ser cuesta arriba, pero ya es la última vez. A medida que ganamos altura y los árboles nos los permiten, vamos viendo cosas a nuestra derecha. En esta foto abajo a la izquierda Sant Julià de Cerdanyola, y poco más allá y a la derecha Bagà.

Sant Julià de Cerdanyola y Bagà desde el GR-4

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 35mm, ISO 100

Por esta parte del camino noto un penetrante olor a almizcle. Es el olor a ciervo, intenso y algo desagradable, no tanto como el de macho cabrío. No vamos a ver ciervos, pero sí sabremos por dónde han estado. Poco más adelante, en otro claro del bosque, vemos el Pedraforca con los pollegons ocultos por las nubes. Abajo Maçaners, un pequeño núcleo poblado dependiente de Saldes.

Pedraforca cubierto de nubes desde el GR-4

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/500, 90mm, ISO 100

Por el camino corretea una hembra de somereta (Steropleurus sp), un genero de grillos que sólo vive en la Península Ibérica y en Baleares.

Hembra de Steropleurus en la Serra del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 100

En una curva hacia la derecha, un pino nos enseña lo duro que puede ser a veces crecer recto “como un pino”.

Pino retorcido en la Serra del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 35mm, ISO 160

Al final de la subida pasamos junto al otro acceso cerrado a la reserva de urogallos. Estamos en el cuatro y último punto más alto del recorrido. Por el camino desde la Roca del Catllaràs hemos ido viendo cintas de plástico blancas y rojas atadas a algunos árboles. Estas cintas marcan el itinerario de La Catllaràs, una prueba deportiva de BTT que se iba a celebrar al día siguiente a mi visita. Espero que retiraran esas horrorosas cintas después de la prueba.

Llegando a la Collada de Sant Miquel

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 125

A unos 600 metros desde el cruce con el GR-4 empezamos el descenso justo al llegar a la Collada de Sant Miquel. Poco más abajo hay un panel con información de la Serra del Catllaràs.

Collada de Sant Miquel

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 100

Estamos bajando suavemente por el Bosc de Cal Serra, en la falda Oeste del Serrat Negre, y la luz del sol cae con dureza allí donde no los árboles no dan suficiente cobertura.

Por el GR-4 en el Serrat Negre

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 22mm, ISO 160

No parece un terreno rocoso pero vemos algunas rocas redondeadas que parecen haber llegado rodando de más arriba.

GR-4 por el Bosc de Cal Serra

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 40mm, ISO 320

A unos 700 metros de la Collada de Sant Miquel el GR-4 traza un giro muy pronunciado a la derecha. Pocos metros después de la curva y en el margen derecho del camino veo la raíz de un pino cortado, pero lo que me llama realmente la atención son los cientos de setas que nacen allí.

Setas del pino en la raíz descubierta de un pino talado

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 26mm, ISO 160

Se trata de la seta del pino (Hypholoma fasciculare), una seta tóxica muy abundante. Como hay tantas y distribuidas de tantas maneras, no puedo evitar hacerles varias fotos más de cerca.

Setas del pino en la Serra del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/200, 130mm, ISO 500

Seta del pino en la Serra del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 1600

Setas del pino en la Serra del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 45mm, ISO 250

A pocos metros de allí veo una planta de carlina con la flor cerrada.

Flor de carlina cerrada

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 30mm, ISO 125

Y no mucho más allá otra con la flor abierta.

Planta de Carlina en el Bosc de Cal Serra

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 55mm, ISO 100

Aquí otro hongo que no consigo identificar y que también crecía en una raíz descubierta de pino.

Setas en una raíz de pino muerto

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 90mm, ISO 320

Y otra cosa que me llamó la atención: un pino que germinó en una grieta de una roca y que acabó por partirla debido a su crecimiento.

Pino partiendo una roca en la Serra del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 26mm, ISO 100

Unas moras (Rubus ulmifolius) madurando, las únicas que vi en todo el recorrido.

Moras en la Serra del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 500

Un paso canadiense de los varios que hay en todo el recorrido, otra manera de evitar que los animales salgan de los cercados.

Paso canadiense en el GR-4

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

A unos 600 metros de aquel giro brusco en el camino empezamos a salir del bosque. En esta zona también hay muchas ramas cortadas distribuidas por el suelo, fuera del camino, fruto de los trabajos de limpieza del bosque.

Saliendo del Bac de Cal Serra por el GR-4

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/200, 120mm, ISO 500

Al salir del bosque se nos aparece el Sobrepuny en una bonita vista de este valle.

El Sobrepuny al salir del Bac de Cal Serra

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Delante nuestro el GR-4 desciende por la ladera trazando varios giros.

El GR-4 descendiendo hacia Cabanelles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

Desde aquí se oye ruido de agua. Seguro que debe pasar por allí abajo.

El Sobrepuny visto desde cerca de Cabanelles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Nos acercamos a lo que parece una cuadra o una borda.

Vista de la cuadra de Cabanelles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

Mientras nos acercamos a esa construcción pasamos junto a dos grandes matas de rosal silvestre (Rosa canina) repletas de escaramujos maduros.

Escaramujos en la Serra del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 640

Por el camino hay una corriente de agua que no parece venir de ningún sitio, como si brotara del mismo camino. El suelo empieza siendo algo húmedo y a medida que vas avanzando vas viendo cómo corre el ahua a tu lado. En uno de los charcos una araña intenta emular a San Pedro caminando sobre el agua, pero da unos pasos, se para a descansar, y la corriente la vuelve a empujar hacia atrás.

Araña caminando sobre el agua

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 320

Llegamos a la cabaña que veíamos desde arriba. Está junto a las ruinas de lo que debió ser una antigua masía, Cabanelles.

Cabanelles en la Serra del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

La cabaña no parece abandonada, pero tampoco parece tener dueño.

Cabanelles en la Serra del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 18mm, ISO 100

Por lo que se ve en el interior, debe ser una cuadra que usa el ganado para protegerse del mal tiempo cuando pastan por esta zona.

Cabanelles en la Serra del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 500

Al lado están las ruinas de la antigua casa.

Cabanelles y el Sobrepuny

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 18mm, ISO 100

Cabanelles en la Serra del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

Otro buitre nos sobrevuela.

Buitre en la Serra del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 100

Una última vista de Cabanelles con el Sobrepuny de fondo.

Cabanelles y el Sobrepuny

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 18mm, ISO 100

Una vez exploradas las ruinas seguimos descendiendo por el valle por el GR-4. Ahora al sonido del agua se le unen unos cencerros. Desde arriba vemos unos caballos que vienen por el camino y salen de él un determinado punto. Cuando nos acercamos a ese punto los podemos ver pastando plácidamente al lado del camino.

Caballos cerca de la Font de Cabanelles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 60mm, ISO 400

Cuando nos acercamos a ellos vemos más al otro lado del torrente. La imagen transmite paz y bienestar.

Caballos cerca de la Font de Cabanelles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 70mm, ISO 400

Cruzamos el torrente que cruza el camino y bajamos hasta la Font de Cabanelles, a la izquierda y al lado mismo del camino.

Font de Cabanelles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 22mm, ISO 100

Algunos caballos se han ido alejando poco a poco. Aquí un plano más abierto con la cuadra de Cabanelles arriba a la izquierda.

Caballos pastando junto a Cabanelles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 100

Regresamos al camino y seguimos hacia abajo, ahora a través de la Baga de Cabanelles. A unos 300 metros de la fuente llegamos a un cruce.

Cruce en la Baga de Cabanelles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 160

El camino correcto es a la izquierda, pero por error seguimos recto pasando por el paso canadiense, quizás atraídos por los colores del otoño que se apreciaban al fondo.

Por un camino equivocado

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 400

Poco más allá del cruce pasamos junto a una fuente o abrevadero, o ambas cosas. En los mapas no consta ningún nombre.

Fuente en la Baga de Cabanelles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 640

No nos dimos cuenta del error hasta unos cuantos cientos de metros más adelante, cuando volví a consultar Wikiloc para orientarme. El track sólo es hasta esta fuente. Mientras me lamentaba del descuido que nos obligaría a caminar casi 1 km de más, el pie de un pequeño árbol talado me observaba atentamente.

Un tronco con cara de oso

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 90mm, ISO 1600

Total, que regresamos al cruce y ahora sí tomamos el camino correcto, llegando la lugar llamado Passant de l’Euga (paso de la yegua), donde hay que cruzar el Torrent de la Monnera, que viene desde la Font de Cabanelles. No hay puente ni piedras, por lo que si baja mucha agua, como era el caso, hay que mojarse o dar un buen salto.

Torrent de la Monnera

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 40mm, ISO 250

A partir de aquí viene un tramo bastante aburrido del GR-4. A unos 300 metros del torrente vemos unas señales que nos avisan de una fuerte pendiente, y a los pocos metros entramos en un tramo pavimentado que, efectivamente, tiene fuerte pendiente y nos castiga los pies y los rectos femorales. Además, y aunque el suelo parezca que agarre, hay que tener mucho cuidado de no resbalar si está mojado. Prestando tanta atención a la bajada apenas podemos fijarnos en el entorno. Aquí una foto de ese tramo pavimentado tomada ya desde abajo. No se aprecia la pendiente.

Tramo pavimentado del GR-4 en la Mullera de Cabanelles

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 18mm, ISO 100

Hacia la derecha tenemos una bonita vista del Sobrepuny en ligero contraluz.

El Sobrepuny cerca del Mirador de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/500, 18mm, ISO 100

En el interior de un agujero en una pared rocosa del camino me llama la atención una flor de campanulácea.

Flor de campanulácea en la Serra del Catllaràs

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 800

Y cuando llevamos casi 1 km desde el Passant de l’Euga avistamos el Mirador de la Clusa.

Llegando al Mirador de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

Para acceder al mirador hay que pasar una pequeña puerta. En el recinto hay mesas con bancos, y en el centro una glorieta cubierta donde se nos ofrece información interesante sobre el entorno del lugar. Llegamos al atardecer, en un momento en que la luz es la ideal.

Mirador de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 18mm, ISO 100

Al final el mirador propiamente dicho, que se asoma al vacío sobresaliendo de un risco.

Mirador de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

En el suelo del mirador hay cuatro placas de vidrio que permiten ver el fondo del precipicio. No son aptas para gente con aprensión a las alturas, pero son totalmente seguras. Yo caminé tranquilamente sobre ellas. Como no ofrecen una imagen nítida de lo que hay bajo nuestros pies la visión no causa mucha impresión. De fondo en la foto la Baga de Clarent, por donde empezamos el recorrido.

Mirador de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 18mm, ISO 100

Bajo el mirador el Valle de la Clusa, y a lo lejos, donde se pierde la vista, se intuye la silueta de Montserrat bajo una capa de nubes.

Montserrat desde el Mirador de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 35mm, ISO 100

Pero la mejor vista desde el Mirador de la Clusa, al menos en el momento en que estuve allí, es la del Sobrepuny al contraluz a la derecha. Abajo Els Planells atravesados por la pista por la que vinimos, poco después del área de picnic con barbacoas. En medio del claro vemos la masía del Clot, y algo más cerca nuestro, hacia abajo, Ca l’Hereuet.

El Sobrepuny y el Clot desde el Mirador de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/500, 18mm, ISO 100

Después de un merecido descanso, regresamos al GR-4 y nos dirigimos hacia el final del recorrido. En poco más de 200 metros avistamos Sant Romà de la Clusa y el refugio. Por la izquierda se accede al antiguo Molí de la Clusa, de los siglos XVII o XVIII.

Llegando a Sant Romà por el GR-4

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 18mm, ISO 100

Nos acercamos a la iglesia románica del siglo XII.

Sant Romà de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 18mm, ISO 100

Hasta 1936 se conservaba en el interior una talla románica de 1,20 m, policromada y vestida, que representaba alguna majestad, pero esa talla ser perdió durante la Guerra Civil. El conjunto fue restaurado entre 1963 y 1965. La puerta de la iglesia está cerrada con llave (desconozco si en poder del refugio).

Puerta de Sant Romà de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 500

Junto a la entrada hay un pequeño cementerio no muy cuidado. La mayoría de las cruces son de los años 70 y 80 del siglo pasado. Desde allí vemos la antigua masía y actual refugio.

Cementerio de Sant Romà de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 18mm, ISO 100

Y hasta aquí este completo e interesantísimo recorrido (al menos a mí me lo parece) por la Serra del Catllaràs. Empezaban a caer gotas, al igual que cuando llegamos a primera hora de la mañana, y quedaban dos horas hasta Barcelona, por lo que no nos quedamos a tomar nada en el bar del refugio.

Sin duda ha sido un recorrido muy provechoso por las cosas que hemos visto y por la cantidad de fotos disparadas, como habrás podido comprobar si has llegado hasta aquí. Y justo antes de subir al coche vino corriendo a saludarnos este simpático perro.

Perro en el refugio de Sant Romà de la Clusa

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 320

Añadir que cuando el perro vió que cogía la cámara con la otra mano (la izquierda me la estaba sujetando él) y le encuadraba, hizo este posado a cámara mirando al objetivo y levantando las orejas, pero yo disparé más rápido y sólo pude captar el movimiento de las orejas irguiéndose.

Cómo llegar a Sant Romà de la Clusa

Previsión meteorológica

TRACK GPS        FOTOGALERÍA


  • Artículo bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND 4.0 International. Puedes compartirlo si citas al autor, si no obtienes ningún beneficio económico, y si lo mantienes íntegro, sin realizar ninguna modificación en el texto ni en las fotos. Y si además me lo comunicas, me harás muy feliz. 🙂
 
  • 19
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *