Fonts de l’Adou del Bastareny, el agua que surge de las entrañas del Cadí

Tiempo de lectura estimado: 11 minutos.

Las formaciones montañosas de naturaleza kárstica son importantes en la recogida, almacenamiento y canalización del agua que precipita sobre ellas. La roca porosa de su suelo se disuelve lentamente en el agua de la lluvia o de la nieve y penetra en el interior de las montañas hasta encontrar una capa de roca impermeable que conduce hacia el exterior estas aguas ricas en mineral disuelto en forma de manantiales. Muchos ríos nacen de esta manera, como el Urederra y su famoso nacedero en la Sierra de Urbasa que ya visitamos hace un tiempo. Entre las comarcas catalanas del Berguedà y la Cerdanya, en pleno Prepirineo, se encuentra la Serra del Cadí, y uno de los acuíferos más importantes de esta sierra es el conocido como Adou del Bastareny.

CÓMO LLEGAR        EL TIEMPO

El recorrido para visitar las fuentes del Adou del Bastareny es lineal, de poco más de 4km entre la ida y la vuelta, y apto para toda la familia. La mayor parte del camino es sobre pista sin asfaltar con muy poco desnivel, y sólo hay un tramo más complicado cerca del punto de destino, ya que hay que superar algo más de desnivel por un estrecho sendero que puede resultar resbaladizo por la alta humedad del lugar en que se encuentra, en la umbría de la Serra de Gisclareny. Conviene llevar calzado cómodo y adherente y poca cosa más ya que el circuito es muy corto. Las épocas ideales son primavera (yo fui al principio de la primavera del 2018) y otoño, sobre todo si ha llovido lo suficiente. Al tratarse de una zona de montaña, en estas épocas del año no está de más llevar un chubasquero, porque nunca se sabe cuándo te va a sorprender una tormenta.

Aquí tienes una recreación 3D del circuito para que te hagas una mejor idea del recorrido y del terreno por el que discurre. Pulsa en la pausa si empieza a reproducirse antes de que acabe de cargarse el fondo. Durante la reproducción puedes cambiar el punto de vista moviendo el ratón con el botón izquierdo pulsado, y también acercar y alejar con la rueda del botón. Pulsa en la tortuga o en la liebre para cambiar la velocidad de reproducción.

Para llegar en coche al punto de partida de este circuito tenemos que salir de Bagà en dirección a Gisclareny por la misma carretera que recorrimos a pie en el circuito de la Via del Nicolau. Más o menos a los 2 km, poco antes de cruzar el río Bastareny por el Pont de Sant Joan, vemos una pista que sale a la derecha de la carretera, que también menciono en el circuito de la Via del Nicolau. Nos desviamos por esa pista, que es apta para cualquier coche no demasiado bajo. Unos 2,3 km más por esta pista llegamos a Cal Cerdanyola, una antigua masía reconvertida en casa de colonias. Allí podemos dejar el coche. Como no hay mucho sitio para aparcar, conviene venir temprano. Al final del aparcamiento encontramos la Font Nostra.

La Font Nostra en Cal Cerdanyola

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/80, 18mm, ISO 100

Empezamos a caminar hacia adelante por la misma pista. Nada más pasar la fuente cruzamos el Torrent de la Font del Faig por un puente.

Torrent de la Font del Faig en Cal Cerdanyola

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/50, 18mm, ISO 100

Tras cruzar el puente llegamos a un cruce de caminos. Es el Camí dels Empedrats, que unía antiguamente las comarcas del Berguedà y la Cerdanya por el desfiladero de Els Empedrats. Desde el cruce vemos el refugio de Vents del Cadí, reconstruído a partir del antiguo Hostalet, que ya daba comida y albergue a los viajeros en el siglo XVII.

Camí dels Empedrats

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125, 18mm, ISO 100

Por este camino también se llega a los famosos Bullidors de la Llet (hervideros de la leche), otro de los manantiales famosos del Cadí. Espero ir a visitarlo en el futuro. Por ahora sólo subo unos metros para intentar hacer desde allí una foto a Cal Cerdanyola. Afortunadamente los árboles aún no están cubiertos de hojas.

Cal Cerdanyola desde el Camí dels Empedrats

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/80, 18mm, ISO 100

Nosotros seguimos por la pista hacia la izquierda. Desde una curva a la derecha tenemos una buena vista del valle del Bastareny a la altura de Cal Cerdanyola. La vegetación nos nos deja ver el antiguo molino.

Valle del Bastareny desde Cal Cerdanyola

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/80, 18mm, ISO 100

Lo que sí vemos desde aquí es una acequia que lleva agua del Bastareny hasta la central hidroeléctrica de Pendís, a la altura del Camping Bastareny.

Acequia del Bastareny en Cal Cerdanyola

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/100, 60mm, ISO 100

Pasada la curva tenemos otra vista del valle, ahora río arriba. Al fondo las nubes tapan parcialmente el Puig Terrers (2.466 m).

Valle del Bastareny

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/200, 18mm, ISO 100

Abajo vemos una pequeña presa que es de donde sale la acequia que vimos antes.

Presa del Molí del Puig

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/60, 18mm, ISO 100

Al final de la recta la pista cruza el Bastareny en una curva junto a las ruinas del Molí del Puig (o del Forat).

Molí del Puig en el Bastareny

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125, 18mm, ISO 100

Así llegan al puente las aguas del Bastareny desde detrás de las ruinas.

El Bastareny en el Molí del Puig

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/100, 18mm, ISO 100

Y así continúan su curso río abajo.

El Bastareny pasado el Molí del Puig

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/80, 18mm, ISO 100

Éste es el punto más bajo del recorrido. Ahora empieza la subida, pero es suave. Tras la curva del puente, justo donde empieza la subida, vemos una caseta a la izquierda de la pista. Allí se encuentra la Font del Violí, que no vi, y también sale un sendero que sube a El Puig de Bagà, una masía de origen medieval, y la ermita románica de Sant Martí del Puig. También pasa por detrás de la caseta el Torrent del Puig, que va a desembocar al Bastareny en la pequeña presa que vimos antes. Poco antes de la caseta veo nieve que aún queda de la nevada que cayó dos noches antes.

A la altura de la Font del Violí

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125, 18mm, ISO 100

Después de este primer repecho el camino llanea unos metros mientras se adentra en el bosque.

Camino de l'Adou del Bastareny

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/80, 18mm, ISO 100

Después de este corto llano, el camino vuelve a ser de subida. En 500 metros se suben unos 40. A unos 900 metros de la caseta nos encontramos por encima del Bullidor de Sant Esteve. En un punto donde parece ensancharse la pista, a nuestra derecha debemos ver un pequeño sendero que baja hasta allí por una fuerte pendiente a través del bosque. No soy muy amigo de ese tipo de senderos, por lo que no fui, y tampoco sé si vale la pena acercarse. Por las fotos que he visto es un lugar en el lecho del Bastareny donde surge agua por debajo de una roca haciendo ver como si el agua del río estuviera hirviendo.

Unos 200 metros más adelante el camino sale del bosque y vemos de nuevo el valle. Aún no se ve la cima del Puig Terrers, y sobre el valle se empiezan a acumular nubes muy negras.

Cerca del Adou del Bastareny

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/250, 18mm, ISO 100

Un poco más adelante podemos ver a lo lejos la Casa de Monnell, una masía del siglo XVII de una familia de la pequeña nobleza local del siglo XIV, los Mulnell.

La Casa de Munnel frente al Puiig Terrers

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160, 50mm, ISO 100

Finalmente el camino se ensancha antes de llegar al Pont de Monnell. Aquí es donde aparcan los que vienen al Adou del Bastareny en coche. Cuando fui yo, en marzo, la explanada estaba cubierta por una buena capa helada de nieve pisada y los pocos coches que había tenían dificultades para pasar, incluido un 4×4 de los forestales. Antes de llegar al puente una señal nos dice que nos desviemos a la izquierda para ir al Adou del Bastareny.

Llegando al Adou del Bastareny

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/100, 18mm, ISO 100

Caminamos hacia esa señal (yo con mucho cuidado sobre la capa de hielo) y tomamos el pequeño sendero. Enseguida nos topamos con el Bastareny a nuestra derecha.

El Bastareny cerca del Adou

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30, 18mm, ISO 100

Pocos metros más arriba por el sendero nos salimos por un pequeño desvío a la derecha, atraídos por el ruido, y nos encontramos con esto.

Salt del Bastareny

Sony A-580, Tokina 11-16, f/22, 1/10, 11mm, ISO 100

Es el famoso Salt del Bastareny, que mucha gente confunde con el Adou. La foto está tomada con el objetivo ultragran-angular y con un tiempo de explosición de 1/10″ para intentar un efecto seda del agua sin trípode. Nos acercamos un poco más al río para hacer una toma frontal del salto.

Salt del Bastareny

Sony A-580, Tokina 11-16, f/9, 1/80, 11mm, ISO 100

Y ahora otra foto en el mismo sitio pero con tiempo de exposición a 1/10″. ¿Notas la diferencia?

Salt del Bastareny

Sony A-580, Tokina 11-16, f/22, 1/10, 11mm, ISO 100

Cuando hace buen tiempo es fácil encontrar mucha gente aquí haciéndose fotos o incluso comiéndose los bocadillos. Eso hace que sea difícil fotografiar la cascada desde los ángulos que queramos. Por suerte el día que fui era de un fin de semana de principios de primavera en que pronosticaron lluvias y nieve, y precisamente ese día fue el único que no llovió (hasta ese momento) y encima salieron algunos rayos de sol cuando llegué al salto después de que se empezara a tapar el cielo en la mitad del camino. Esto me animó a cambiar de punto de vista… y de objetivo.

 

Salt del Bastareny

Sony A-580, DT 18-250, f/22, 1/8, 18mm, ISO 100

Otra foto más cerca, al límite de mi pulso.

Salt del Bastareny

Sony A-580, DT 18-250, f/25, 1/8, 26mm, ISO 100

Y otras dos fotos a distintas velocidades para ver el efecto en la textura del agua.

Salt del Bastareny

Sony A-580, DT 18-250, f/22, 1/8, 18mm, ISO 100

Salt del Bastareny

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/50, 18mm, ISO 100

Mucha gente cre que esto se acaba aquí, pero aún hay más. Volvemos al sendero y seguimos hacia arriba. Ahora viene la parte más complicada del recorrido, ya que hay se subir por piedras y suelo resbaladizo. Son sólo unos pocos metros, pero conviene extremar la precaución y ayudarnos con los bastones, raíces y troncos, o incluso nuestros acompañantes. Superada esta dificultad nos encontramos de nuevo junto al río Bastareny pero por encima de la cascada.

El Bastareny cerca del Adou

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30, 18mm, ISO 125

El sendero sigue río arriba, y tan sólo 100 metros más adelante llegamos a l’Adou del Bastareny (también le llaman La Dou del Bastareny), el lugar donde nace el río desde dentro de las rocas. El camino acaba en un pequeño mirador desde donde podemos hacer las fotos. Dado que es un espacio natural protegido no está permitido salirse del camino. Aquí dos fotos del nacedero del Bastareny a diferentes velocidades.

Adou del Bastareny

Sony A-580, DT 18-250, f/13, 1/6, 18mm, ISO 100

Adou del Bastareny

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30, 18mm, ISO 160

Y aquí se acaba todo. Como el itinerario es lineal, regresamos por donde hemos venido. Aquí el sendero y a su izquierda el río, que desaparece en el Salt del Bastareny.

El Bastareny entre el Adou y el salto

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30, 18mm, ISO 125

Mucho cuidado ahora al bajar por el tramo resbaladizo. A mí me resulta más difícil bajar que subir. En nada llegamos al Pont de Monnell. Aquí una vista del río y de la placa del hielo del aparcamiento desde el puente.

El Bastareny desde el Pont de Monnell

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30, 18mm, ISO 100

Seguí unos metros por el camino hacia la Casa de Monnell para comprobar cómo se veía el Salt del Bastareny desde más lejos, pero la vegetación de ribera es muy frondosa y apenas se veía el blanco de la espuma de la cascada a través de las ramas, así que opté por volver a Cal Cerdanyola. De nuevo tuve que caminar con pies de plomo, y nunca mejor dicho, para cruzar la placa de hielo.

Aparcamiento del Adou del Bastareny

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/80, 18mm, ISO 100

La meteorología nos respetó lo justo, y en ese momento empezó a llover con bastante intensidad, por lo que tuve que guardar la cámara y ya no pude hacer ninguna foto más. La luz tampoco era la adecuada porque el cielo se puso muy negro sobre nuestras cabezas. Al llegar al coche en Cal Cerdanyola la lluvia se convirtió en calabruix o nieve granulada que se fundía a los pocos segundos de estrellarse en el coche. Quisimos acercarnos a Gisclareny a ver si mientras dejaba de llover, pero poco después de pasar el túnel de Sant Joan de l’Avellanet ya empezaba a cuajar la nieve en el asfalto y tuvimos que dar la vuelta. Volveré cuando haga mejor tiempo.

Y hasta aquí este corto y sencillo recorrido para disfrutar de la naturaleza y conocer más sobre la cultura de los ríos. Creo que en otoño también tiene que estar precioso el entorno de la cascada y el nacedero.

Cómo llegar al Adou del Bastareny

Previsión meteorológica

TRACK GPS        FOTOGALERÍA


  • Artículo bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND 4.0 International. Puedes compartirlo si citas al autor, si no obtienes ningún beneficio económico, y si lo mantienes íntegro, sin realizar ninguna modificación en el texto ni en las fotos. Y si además me lo comunicas, me harás muy feliz. 🙂
 
  • 17
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *