El Nacedero del Urederra en otoño, quizás el lugar natural más bonito

Tiempo de lectura estimado: 24 minutos

No hace mucho que soy fotosenderista y tampoco dispongo del tiempo que me gustaría para disfrutar más de esta actividad. Cuando salgo a caminar con mi cámara busco siempre los lugares más atractivos de las zonas por donde me muevo, o al menos los que más me llaman la atención en la investigación previa a la elección de los itinerarios, y el Nacedero del Urederra es uno de los que siempre he tenido en mi lista de objetivos ineludibles, influenciado por lo que me habían contado del lugar y las fotos que había visto por Internet. Y la verdad, no defrauda, es mucho mejor de lo que me habían explicado y de lo que había visto en las fotos.

CÓMO LLEGAR        EL TIEMPO

El río Urederra, a pesar de tener sólo 19 km de longitud, es uno de los más famosos de Navarra, y quizás también de España. Nace en el Parque Natural de Urbasa-Andía, en la Sierra de Urbasa, y desemboca en el río Ega, un afluente del Ebro. En 1987 todo el entorno del nacedero fue declarado Reserva Natural para proteger la riqueza natural de este enclave.

La principal característica de este río es el color azul turquesa de sus aguas (Urederra en euskera significa “agua hermosa“). Debido a la naturaleza kárstica de la sierra de Urbasa, el agua de la lluvia disuelve el carbonato cálcico de las rocas mientras se filtra por ellas (ver el circuito del Bosque Encantado de Urbasa). Esta agua de lluvia acaba aflorando por el nacedero del Urederra, y en el curso del río el carbonato cálcico se va depositando en el lecho del río dándole al agua este color característico. Es lo mismo que ya vimos en la riera de Cogolls en el circuito del Molí dels Murris. Y si el color turquesa del Urederra no fuera suficiente, en otoño se complementa con los colores que la exuberante vegetación que cubre el recorrido, convirtiéndolo en uno de los lugares naturales más bonitos que he visitado.

Dado que es un lugar muy visitado y que se trata de una reserva natural, el acceso está limitado, por lo que es conveniente reservar visita en la web con antelación para no tener problemas de acceso. Yo fui un lunes en noviembre del 2016 con reserva y no había nadie, pero me han contado que el aparcamiento de Baquedano, que es grande, se suele llenar en verano y en los fines de semana de coches y de autocares.

El itinerario para visitar el Nacedero del Urederra es lineal, de poco más de 7,5 km entre la ida y la vuelta desde el aparcamiento de la Reserva Natural del Nacedero del Urederra, en Baquedano, cerca de Estella. El recorrido es fácil, con poco desnivel, a excepción del tramo final de subida hasta el mismo nacedero, que es un tramo que poca gente hace porque se quedan ya en las pozas del principio y no siguen. En cuanto al equipo a llevar, como siempre calzado cómodo, preferiblemente con buena sujección, ya que el tramo final, a parte de la pendiente es bastante resbaladizo.

Aquí tienes una recreación 3D del circuito para que te hagas una mejor idea del recorrido y del terreno por el que discurre. Pulsa en la pausa si empieza a reproducirse antes de que acabe de cargarse el fondo. Durante la reproducción puedes cambiar el punto de vista moviendo el ratón con el botón izquierdo pulsado, y también acercar y alejar con la rueda del botón. Pulsa en la tortuga o en la liebre para cambiar la velocidad de reproducción.

Nada más llegar a Baquedano por la carretera NA-7817, el aparcamiento se encuentra a la izquierda (está señalizado). Allí también está la caseta del centro de acogida, que cuando yo fui estaba cerrada. Salimos del aparcamiento y podemos continuar por la carretera hacia el centro del pueblo o por la otra calle adyacente del aparcamiento que nos indica hacia el Nacedero del Urederra. Por cualquiera de los dos caminos pasamos junto a la iglesia de San Juan Bautista.

Detrás de la iglesia de San Juan Bautista de Baquedano

Sony A-580, Tokina 11-16, f/9, 1/500″, 11mm, ISO 100

Seguidamente pasamos junto al lavadero público de Baquedano.

Lavadero público de Baquedano

Sony A-580, Tokina 11-16, f/9, 1/30″, 11mm, ISO 125

Tras el lavadero nos dirigimos al frontón, y a su derecha enfilamos ya el camino al Nacedero del Urederra. Estamos en las afueras de Baquedano. Tras pasar junto al Restaurante Urederra tenemos a nuestra izquierda estas vistas de Urbasa.

Urbasa desde las afueras de Baquedano

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/80″, 24mm, ISO 100

Salimos de Baquedano por un camino muy agradable. A unos 400 del restaurante pasamos junto a un área de picnic, y antes de recorrer 200 metros desde este punto llegamos a una bifurcación. A la izquierda el camino que lleva al Nacedero del Urederra (en realidad el otro también, pero no es tan bonito).

El camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 100

El camino va descendiendo poco a poco mostrándonos bellos rincones como los siguientes.

Por el camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 26mm, ISO 100

Por el camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/60″, 18mm, ISO 100

A nuestra izquierda, y cuando los árboles nos lo permiten, el paisaje otoñal de las Améscoas, con el pueblo de Zudaire al fondo a la izquierda.

Las Améscoas desde el camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 45mm, ISO 100

El otoño nos ofrece todo tipo de frutos y bayas, algunas con una presentación tan bonita como este cornejo o sanguino (Cornus sanguinea), que mejor no llevarse a la boca.

Bayas de cornejo en otoño

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/250″, 140mm, ISO 1000

Poco a poco vamos penetrando en la profundidad del valle del Urederra y los colores del otoño nos empiezan a rodear, sin imaginarnos aún lo que nos espera.

Camino del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/60″, 18mm, ISO 100

Camino del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 100

A poco más de 1 km desde la bifurcación pasamos junto a una caseta de información de la Reserva Natural y que me encuentro cerrada el día de mi visita.

Caseta de información en el camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/100″, 18mm, ISO 100

Detrás de la caseta hay una alambrada que nos separa del área protegida de la Reserva Natural del Nacedero del Urederra. El otoño luce sus colores de gala.

Alambrada de la Reserva Natural del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/60″, 18mm, ISO 100

Abajo vemos ya las aguas turquesas del río Urederra.

El río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 160

El río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 125

Seguimos avanzando por el camino que se adentra en el bosque. Pocos metros más adelante pasamos por un claro, ya el último. Al fondo y arriba la roca caliza de la sierra de Urbasa.

Urbasa desde el camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 100

Por el camino se nos cruza sin prisa una enorme babosa común (Arion ater).

Babosa común en el camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/400″, 250mm, ISO 1000

A unos 200 metros de la caseta, justo después del claro pasamos una puerta. Así la vemos una vez atravesada.

Puerta en el camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/80″, 18mm, ISO 100

A nuestra izquierda la alambrada que nos va a acompañar en casi todo el camino, y a nuestra derecha la tierra rezumando agua.

Hay mucha humedad en el camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/100″, 55mm, ISO 1600

Nos acercamos a la primera poza del Urederra.

Poza del río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 100

Y llegamos a ella. El color del agua es espectacular, y más en combinación con el de la vegetación que nos rodea.

Poza del río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/100″, 60mm, ISO 800

Los colores del otoño nos envuelven y nos dejan sin palabras. Es mejor de lo que me imaginaba… y aún no hemos llegado al Nacedero del Urederra.

Colores de otoño por el Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 400

Por entre dos rocas baja una resbaladiza escalinata hacia un mirador sobre la poza.

Poza del río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 500

La vegetación es tan tupida que nos nos deja tomar buenas fotos desde los sitios en que en teoría deberían tomarse.

Espesa vegetación en torno al río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 320

Seguimos camino arriba. Cuando las aguas del Urederra no se precipitan en una poza, en general fluyen bastante tranquilas. Aquí podemos verlas en un rincón poco profundo del río donde se aprecia el depósito de carbonato cálcico sobre las rocas del fondo.

El río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 160

Nos acercamos a otra poza. Las ramas de los árboles y arbustos no nos dejan tener una buena vista de ella.

Poza del río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 100

Subimos un poco más para acercarnos a esta poza, y llegamos a un rincón idílico.

Poza del río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 250

Más arriba las hojas de las hayas nos muestran toda la gama cromática que va del verde al amarillo.

Hayas en el Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 400

En la siguiente foto intento reunir en una sola toma todos los colores de este paraíso.

Colores de otoño en el Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 320

Con tanta hoja de haya en el suelo es difícil ver por dónde sigue el camino. Suerte de estos pasamanos de madera que vemos arriba a la derecha, que nos marcan por dónde ir.

Camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 1000

Subimos por ahí, desde donde tenemos esta vista de la poza anterior con su cascada.

Cascada y poza del río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/40″, 24mm, ISO 250

Aún nos queda un poco de subida. La siguiente foto está hecha con el móvil.

Hayedo del Nacedero del Urederra

Moto G3, f/2, 1/160″, 3.6mm, ISO 50

Las formas retorcidas de los árboles más viejos invitan a tomar fotos con perspectivas inusuales, como este contrapicado del bosque tomado casi a ras de suelo bajo el tronco y parte de las raíces de un enorme árbol sobre una elevación de tierra.

Árboles en el Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 125

Me acerco de nuevo a la poza y le hago una foto con el objetivo ultra gran angular.

Poza del río Urederra

Sony A-580, Tokina 11-16, f/15, 1/5″, 11mm, ISO 100

Y aprovecho para hacer otra foto del bosque que nos cubre con el mismo objetivo.

Hayedo del Nacedero del Urederra

Sony A-580, Tokina 11-16, f/9, 1/80″, 11mm, ISO 100

Subimos al nivel superior del bosque. Aquí la gama cromática de las hojas de las hayas va del amarillo al marrón.

Hayedo del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/40″, 18mm, ISO 100

Este bosque parece de ensueño, tan llano y limpio de matorrales, y con estos colores que hacen que todo parezca cubierto de oro.

Hayedo del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 200

Es tal la belleza de este lugar que hasta la cámara del móvil puede captarla con absoluta fidelidad.

Hayedo del Nacedero del Urederra

Moto G3, f/2, 1/470″, 3.6mm, ISO 50

Caminamos cerca de la alambrada en dirección a lo que parece un mirador sobre la poza anterior. Nos asomamos pero la vegetación por debajo nuestro nos impide ver la poza. Sin embargo la luz del sol que atraviesa las hojas de las hayas capta nuestra atención.

Colores de otoño en el Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160″, 45mm, ISO 100

Dejamos el mirador y seguimos caminando junto a la barandilla.

Mirador sobre una poza del río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/100″, 18mm, ISO 100

El río Urederra traza un giro cerca nuestro, saliendo de un sitio con mucho sol y entrando en otro con mucha sombra. Así lo capta la cámara.

El río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 200

La verdad es que ha sido una suerte no habernos encontrado prácticamente en este recorrido. Eso hace que el encanto de este bosque sea aún mayor.

Hayedo del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/60″, 35mm, ISO 200

Pasamos junto a otra poza poco profunda.

Poza del río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 100

Detrás nuestro el sol asoma tímidamente entre el aún abundante follaje de los árboles.

Camino del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/50″, 18mm, ISO 100

Y llegamos a una gran y tranquila poza en un paraje conocido como El Arenal. No recuerdo haber visto arena, o quizás estaba debajo del grueso manto de hojas secas de haya. Aquí una vista del Urederra río abajo desde la orilla de la poza.

Poza del Arenal del río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160″, 18mm, ISO 100

Y aquí una vista río arriba, donde las rocas del fondo se acercan a la superficie. Están tan tranquilas las aguas que parece un lago.

Poza del Arenal del río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/80″, 18mm, ISO 100

Tiene pinta de ser bastante profunda esta poza. En su superficie vemos el reflejo de las hojas que acabarán cayendo en el agua para reunirse con las que ya les están esperando.

Poza del Arenal del río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 28mm, ISO 100

Una trucha (Salmo trutta) se acerca a la superficie para observarnos.

Trucha en el río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/400″, 250mm, ISO 500

Desde otro punto de la orilla de la poza tenemos esta bella vista del Urederra río abajo mientras la luz del sol cae con intensidad sobre él.

Poza del Arenal del río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/80″, 40mm, ISO 800

Seguimos camino arriba. Tras unos metros separados del río volvemos a acercarnos a él. Aquí los depósitos de carbonato cálcico han formado una especie de diques (gours) que hacen que el agua del río Urederra quede retenida en pequeñas piscinas.

Gours en el río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/60″, 35mm, ISO 500

Gour en el río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 200

Aquí las hojas de las hayas vuelven a ser más verdes, quizás porque el lugar está más resguardado de la luz del sol y de las corrientes de aire.

Hayedo del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 400

Y llegamos a otra poza más, tanto o más bella que las anteriores.

Poza del río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/40″, 22mm, ISO 160

Aquí una foto desde otro ángulo donde se ve que la poza va acompañada de otra de la que la separa un gour.

Pozas y gour en el río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 160

Seguimos camino arriba hacia lo que parece un mirador sobre esta poza. Antes de llegar a él tenemos esta vista del río Urederra.

Río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 125

El mirador se apoya sobre una haya en el borde de un saliente sobre la poza.

Mirador sobre una poza del río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/60″, 18mm, ISO 100

De nuevo la vista del río es decepcionante desde el mirador por culpa de la espesa vegetanción. ¡Qué le vamos a hacer! Pues a seguir camino arriba en busca del Nacedero del Urederra.

Pocos metros más arriba llegamos a un tramo del río donde el agua adquiere otra tonalidad, quizás por efecto de la luz del sol y la poca profundidad del río.

Río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/50″, 26mm, ISO 125

La siguiente foto es fruto de la unión de dos fotos horizontales.

Río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, vertorama 2 tomas horizontales

Y subimos a otro nivel de bosque. Aquí el bosque parece dispuesto en escalones.

Hayedo del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 250

Y seguimos caminando cerca del río, sólo separados de él por la barandilla de madera.

Camino del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 250

Pasamos junto a un tramo del río donde aparecen unas rocas en medio de la corriente. Con ese color del agua y de las rocas me recuerdan un pequeño archipiélago en las aguas del Índico.

Río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/40″, 22mm, ISO 320

Poco más adelante nos encontramos con un par de hayas cuyos troncos están unidos por una rama. No se trata de un efecto óptico, la rama que sale del árbol de la izquierda se funde con el tronco del de la derecha.

Dos hayas unidas por una rama frente al río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 400

A partir de aquí salimos de lo que yo llamo la zona “bonita” y entramos en la zona “salvaje”, que no por ello menos bonita.

Por el camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 125

La vegetación es más exuberante y desordenada. Cuesta ver el río por aaquí.

Río Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/50″, 18mm, ISO 100

Muchos de los visitantes del Nacedero del Urederra se conforman con las primeras pozas y cascadas y no pasan de los bosques limpios de abajo. Por aquí sólo siguen los que saben que quedan cosas por ver. Aquí mirando hacia atrás en un tramo más o menos llano del camino, con el río más abajo.

Camino del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 100

Pasamos junto a una pared de la que mana agua. Se trata de la Fuente de la Pared del Capellán.

Fuente de la Pared del Capellán, de camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 800

Después de la fuente, el camino se vuelve algo más difícil, tanto por la subida como por el terreno pedregoso. Así se ve el camino recien recorrido nada más empezar a subir por una cuesta pedregosa.

Camino del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 400

En la orilla del camino una haya que nació casi horizontal intenta buscar el cielo sin conseguirlo. En su corteza, las cicatrices causadas por algunos que no sé qué gracia le encuentran a grabar su nombre en árboles y rocas.

Una haya en el camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 500

A algo más de 200 metros de la fuente de la Pared del Capellán el camino cruza un arroyo que baja por la derecha. Este arroyo se cruza por un puente, y así es como se ven las pequeñas pozas de ese arroyo antes de llegar a él.

Cruzando un arroyo de camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 400

Y así se ven desde arriba cruzando por el puente.

Cruzando un arroyo de camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 125

Al otro lado del puente y en un rincón de la roca se puede ver una zona erosionada y con una costra de carbonato cálcico como si en tiempo hubiera bajado agua por ella.

Rocas por donde bajaba agua hace tiempo, cerca del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 1600

Por otra zona de la pared de roca es por donde baja el agua del arroyo. Aquí se puede ver junto con la barandilla y una persona, arriba a la izquierda, para hacerte una idea de las dimensiones.

Cruzando un arroyo camino del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 1600

Ya sólo quedan unos 300 metros hasta el Nacedero del Urederra. El camino ahora se vuelve muy irregular, entre rocas y raíces, y a menudo hay que apoyarse en la barandilla. Aquí podemos ver de lo que hablo, y abajo el puente que acabamos de pasar para cruzar el arroyo.

Camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 100

Y por si fuera poco, algo más arriba otro arroyo cruza el camino, esta vez por en medio y a lo largo de él, por lo que ahora hay que tener cuidado de no tropezar con las raíces, que no se tuerza el tobillo con las rocas, y no resbalar por el agua.

Un arroyo por el camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/40″, 18mm, ISO 100

La verdad es que por esta zona circula agua por todas partes y uno no sabe si toda viene del mismo sitio o de diferentes que se unen aquí. A la derecha del camino encontramos esta corriente de agua que creo que es el arroyo que pasa bajo el puente.

Arroyo cerca del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 200

Aquí el mismo arroyo de hace 2 fotos visto desde un poco más arriba.

Camino del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 100

Como he dicho antes, esta es la zona más salvaje del recorrido. Esta raíz nos indica dónde acaba la subida del sendero y llegamos ya a la última etapa del recorrido.

Camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 400

En esta zona el terreno debe ser muy rocoso porque las raíces de los árboles constituyen la base del camino.

Camino al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 125

Llegamos a un puente de madera que cruza el río Urederra justo por encima del salto llamado Cascada del Tubo o de Cola de Caballo, la segunda más importante del Nacedero del Urederra. Se puede ver desde el mirador de la foto anterior, pero cuando estuve no bajaba mucha agua y por lo tanto no era nada espectacular. Dicen que la mejor época para esta cascada es invierno o primavera, cuando el río se nutre del deshielo de la nieve de Urbasa. La siguiente foto es fruto de la unión de dos tomas horizontales hechas desde el puente que cruza el río.

En lo alto de la Cascada del Tubo del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 250, vertorama de 2 tomas

Al otro lado el agua del Urederra fluye tranquilamente de gour en gour.

El Urederra por encima de la Cascada del Tubo

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 500

La siguiente foto es igual que ésta pero tomada con el móvil por dos motivos: porque la focal equivalente es más corta y junto con el formato 4:3 permite meter más cosas en el encuadre, y porque demuestra que las fotos no las hacen las cámaras.

Gours del Urederra en lo alto de la Cascada del Tubo

Moto G3, f/2, 1/50″, 3.6mm, ISO 80

Aquí una foto de la orilla del puente por la que hemos venido.

Puente que cruza el Urederra sobre la Cascada del Tubo

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 250

Otra foto más próxima del borde de la cascada y el río abajo. Por la izquierda se incorpora al salto el agua de los arroyos que hemos cruzado por el camino.

En lo alto de la Cascada del Tubo del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/80″, 40mm, ISO 1250

El lugar está rodeado de rocas cubiertas de musgo y enredaderas y de árboles que cubren el cielo. Hay un intenso rumor de agua cayendo que invade todo. Debemos estar cerca del Nacedero del Urederra. Ahora sólo falta saber dónde está, porque el lugar es algo caótico. Buscar barandillas de madera es una ayuda.

Buscando por dónde ir al Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 800

Subimos un poco por unas escaleras y desde aquí miramos atrás, al puente de madera que cruza el Urederra.

Río Urederra cerca del nacedero

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 400

Poco más adelante tenemos esta otra vista del mismo lugar. Parece que no avanzamos.

Cerca del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 400

Pasamos junto a una gran pared de roca en cuya base nace un árbol que prácticamente está unido a la roca.

Árbol unido a una roca cerca del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 800

El ruido del agua es ensordecedor. Estamos ya muy cerca, sólo tenemos que seguirlo. A nuestro alrededor los árboles extienden sus raíces por encima de las rocas, que negras y porosas parecen de origen volcánico.

Muy cerca del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 200

Y tras subir por unas rocas por fin vemos arriba a la izquierda la Cascada del Elefante, el salto de agua que sale de la roca de Urbasa y da vida al río Urederra, el Nacedero del Urederra. La foto es la unión de 3 tomas horizontales.

La Cascada del Elefante, el Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, ISO 100, vertorama de 9 tomas

Baja tan poca agua que apenas se intuye la forma de la cabeza del elefante en la cascada. He visto vídeos en que baja muchísima agua en una cascada o conjunto de cascadas espectacular. Podría haberme acercado un poco más a la cascada, pero había que saltar entre rocas muy grandes, yo soy muy patoso cuando llevo la cámara colgada, y había una pareja almorzando en el mejor sitio y no quería molestarlos para nada.

En frente los riscos de Urbasa.

Por encima el Balcón de Pilatos

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 18mm, ISO 100

La cima de la roca oscura no corresponde a la cima de los riscos, sino que es una roca que llega a mitad de altura y tapa la que realmente llega hasta arriba, en el llamado Balcón de Pilatos o Mirador de Ubaba. La roca que sobresale arriba a la izquierda forma parte de él.

Bien, ya hemos finalizado todo el recorrido de ida al Nacedero del Urederra. Ahora toca regresar por donde hemos venido, esperando ver cosas que se nos hayan pasado por alto o desde otro punto de vista. Cuando llegamos a la zona complicada del camino hemos de tener más cuidado que al subir, o al menos en mi caso, que soy más propenso a caerme en los descensos que en las subidas. En la foto siguiente, el arroyo que cruza el camino, justo antes de hacerlo.

El arroyo que cruza el camino, de vuelta del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 500

Unos 200 metros más abajo de la Fuente de la Pared del Capellán me fijo en la textura de la roca, muy porosa y heterogénea. Lo cierto es que el macizo de Urbasa es el resultado de la acumulación de esqueletos calcáreos de moluscos y corales en el fondo del mar que cubría esta zona hace 65 millones de años.

Roca calcárea del macizo de Urbasa

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 100

Llegamos a uno de los bosques dorados de la subida y seguimos recto, sin entretenernos en el río que esta parte ya la conocemos y no es muy interesante.

Bosque del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 200

En este bosque vemos un árbol (¿o son varios?) que no vimos a la subida. Parece una gran mano emergiendo de la tierra.

Árbol en el bosque del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/40″, 18mm, ISO 100

Es un placer estar cubierto por este manto de colores.

Bosque del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 160

La verdad es que el camino de vuelta se está haciendo corto. Los itinerarios lineales de ida y vuelta suelen ser asimétricos, tardándose mucho más de la mitad del tiempo total a la ida y mucho menos de la mitad a la vuelta.

Caminando al lado del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 250

Llegamos al primer bosque dorado justo en una bifurcación. Nosotros vinimos por la derecha, por el bosque, pero podemos regresar a Baquedano por la pista de la izquierda, yendo a parar a la primera bifurcación que pasamos a la ida. Yo eligo volver por el bosque.

EL bosque dorado del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 100

Saliendo del bosque y llegando a una de las primeras pozas que vimos, aquella tan idílica, pasamos junto a una pequeña cueva, que bien podría ser la madriguera de algún animal.

Cueva de las inmediaciones del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 800

Bajamos ayudados por el pasamanos de madera. Cuando el manto de hojas secas que cubre el suelo es tan grueso como éste, uno no sabe si pisa en falso.

Pasamanos de madera que nos ayudan a caminar

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 400

Aunque a la ida nos hemos ido fijando en todo lo que nos hemos encontrado, es verdad que nos perdemos cosas como el árbol de los 4 troncos, o este otro con unas raíces enormes en el borde del camino.

Camino del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 18mm, ISO 100

Pasada la puerta del camino del nacedero, por fin llegamos a un claro y vemos el cielo.

Cielo abierto saliendo de la Reserva Natural del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/100″, 18mm, ISO 100

El sol ha ido cambiando la orientación de las sombras, y por ese motivo el camino de vuelta se percibe diferente del de ida a pesar de ser el mismo.

Camino del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 30mm, ISO 100

Por otro lado la alternancia de nubes y claros en el cielo tiene su efecto sobre el paisaje que vemos a nuestra derecha.

Paisaje desde el camino del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/320″, 24mm, ISO 100

Cuando nos acercamos a la primera bifurcación del camino veo en la alambrada una estructura de madera que sirve para cruzarla y que recuerdo haberla fotografiado a la ida, pero ahora es más visible.

Camino del Nacedero del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/60″, 18mm, ISO 100

Pasada la bifurcación, cuando ya sólo nos queda 1 km para llegar al aparcamiento, me llama la atención un rebaño de ovejas que campa por unos pastos a la izquierda del camino. Y lo que me llama la atención es que en lugar de haber una oveja negra, hay una oveja marrón.

Rebaño de ovejas cerca de Baquedano

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 45mm, ISO 100

Pasamos junto al área de picnic. A nuestra derecha la luz del sol resalta los colores del otoño en los árboles y las parcelas del fondo del valle del Urederra.

Colores de otoño en el valle del Urederra

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 70mm, ISO 125

Y si miramos más adelante, hacia Zudaire, el contraluz del sol intensifica aún más esos colores.

El valle del Urederra entre Zudaire y Baríndano

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 80mm, ISO 100

Entramos ya en Baquedano. A nuestra derecha, tras un montón de leña, un pequeño campo con el macizo de Urbasa de fondo.

El macizo de Urbasa desde las afueras de Baquedano

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/100″, 18mm, ISO 100

Son pasadas las 3 y media de la tarde y el pueblo de Baquedano aparece desierto, no hay nadie por las calles. Aquí una calle desierta, y de nuevo el macizo de Urbasa de fondo.

Calle desierta de Baquedano

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/100″, 18mm, ISO 100

Los únicos que transitamos por estas calles somos nosotros.

Calles de Baquedano

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/80″, 18mm, ISO 100

Hay rincones en los que apenas da la luz del sol en todo el día, y esto se nota.

Calles de Baquedano

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/60″, 35mm, ISO 100

Llegamos al aparcamiento, donde sólo está nuestro coche y otro más que debe pertenecer a un pequeño grupo con el que nos hemos cruzado regresando del Nacedero del Urederra. Reina el silencio. Frente al aparcamiento, una enredadera exhibe los tonos rojizos de sus hojas recordándonos que estamos en otoño.

Enredadera con los colores del otoño

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160″, 35mm, ISO 100

Y hasta aquí este recorrido a uno de los lugares más bellos de Navarra. Ha valido la pena la espera, y venir en otoño y cuando no hay nadie. La lástima es que no bajar más agua, pero ello no le resta belleza al lugar. El río Urederra hace honor a su nombre, “agua hermosa“.

Cómo llegar al Nacedero del Urederra

Indicaciones

Previsión meteorológica

TRACK GPS        FOTOGALERÍA


 
  • 149
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *