La primavera en el Montseny, del abetal de Passavets al Turó de l’Home

Tiempo de lectura estimado: 12 minutos

Como ya expliqué en el circuito de Santa Fe del Montseny en otoño, el macizo del Montseny tiene las montañas más altas del centro de Catalunya, por encima de los 1.700 metros de altitud. Lo corona el Turó de l’Home con sus 1.708 metros, y desde su cima se puede ver toda Catalunya en los días claros. Y al este de esta cima, bajando hacia Santa Fe de Montseny y en la cara norte de la montaña se encuentra el abetal más meridional de Europa, la Avetosa de Passavets. Es habitual que cada invierno caigan al menos un par de nevadas en el Montseny, pero debido a su latitud y no demasiada altitud a diferencia de los Pirineos, la nieve suele durar unos pocos días. Sólo aguanta más tiempo en lo alto del Turó de l’Home y en los rincones guarecidos del macizo como es el lugar donde se encuentra este abetal. Con los primeros calores de la primavera, el blanco de la nieve da paso al verde de la hierba en estos prados de montaña, y grupos de flores de los más variados colores alegran el paisaje.

CÓMO LLEGAR        EL TIEMPO

En este circuito voy a recuperar una de mis primeras caminatas fotográficas, realizada en la primavera del 2009 cuando aún no tenía cámara réflex y usaba una Fuji Finepix S9600, una cámara compacta de tipo bridge. Se trata de un itinerario fácil de algo menos de 7km, con un tramo lineal y otro circular. No hay un desnivel muy acusado, por lo que es apto para cualquiera que esté en un estado de forma normal. Conviene llevar calzado cómodo para caminar por senderos y también agua. En lo alto del Turó de l’Home suele hacer fresco si sopla el viento, por lo que es aconsejable llevar también alguna prenda de abrigo.

Aquí tienes una recreación 3D del circuito para que te hagas una mejor idea del recorrido y del terreno por el que discurre. Pulsa en la pausa si empieza a reproducirse antes de que acabe de cargarse el fondo. Durante la reproducción puedes cambiar el punto de vista moviendo el ratón con el botón izquierdo pulsado, y también acercar y alejar con la rueda del botón. Pulsa en la tortuga o en la liebre para cambiar la velocidad de reproducción.

Llegamos en coche al Turó de l’Home por la carretera BV-5114 que sube de Sant Celoni a Campins y Santa Fe de Montseny. Poco antes de llegar a Santa Fe nos desviamos a la izquierda en un cruce que indica al Turó de l’Home. Seguimos por esa carretera hasta otro desvío, esta vez a la derecha, que ya sí nos lleva al un aparcamiento al pie del turó, ya que no está permitido subir al mismo en vehículo privado. El sendero que vamos a tomar sale del principio del aparcamiento.

Inicio del sendero al Turó de l'Home

Fujifilm Finepix S9600, f/6.4, 1/480″, 21.6mm, ISO 400

En un primer tramo asciende atravesando un pequeño bosque. Encontramos infinidad de muestras de que la naturaleza está muy viva y activa durante la primavera.

Moscas en un excremento

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/320″, 66.7mm, ISO 400

Una lagartija sobre una roca

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/680″, 66.7mm, ISO 400

Semillas de diente de león a punto de volar

Fujifilm Finepix S9600, f/7.1, 1/850″, 6.2mm, ISO 400

Una hormiga trepando por un helecho

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/1200″, 6.2mm, ISO 400

Los que amamos la fotografía tendemos a idealizar la cámara de objetivos intercambiables como la mejor herramienta para obtener nuestras fotos, y lo cierto es que ayudan a obtener fotografías de gran calidad. Sin embargo hay una serie de cosas que son más fáciles de conseguir con una compacta o incluso con un móvil, y una de ellas son las fotos de aproximación (o macro, aunque no es la palabra correcta) como la de la hormiga trepando por un helecho de aquí arriba. Para hacerla con una cámara de objetivos intercambiables necesitas un objetivo macro, unos tubos de extensión o una lente de aproximación, ya que la distancia mínima de enfoque de una cámara de éstas con un objetivo “normal” es de 20cm en el mejor de los casos. En cambio la distancia mínima de enfoque de una compacta o de un teléfono móvil suele ser inferior a los 5cm, con lo que puedes echarte casi encima de lo que quieres fotografiar.

Pasado el bosque el sendero gira bruscamente a la derecha y sigue subiendo hasta llegar más o menos cerca del Coll de Pla Amagat.

Pila de piedras cerca del Coll de Pla Amagat

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/2000″, 45.8mm, ISO 400

Aquí la vegetación es el típico prado de montaña. Una flor que nos llama la atención es el narciso de los poetas (Narcissus poeticus).

Narcisos de los poetas

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/680″, 19mm, ISO 400

Ahora el camino gira bruscamente a izquierda y va subiendo hacia el Puig Sesolles, ocupado hasta hace poco por una base militar de comunicaciones de la que sólo queda una enorme antena. Hacia atrás nos queda el Turó Gros, de 1.644 metros, y algunas otras pequeñas cimas vecinas marcadas con pilas de piedras. ¿A que te recuerdan otra cosa?

El Turó Gros

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/1600″, 32.7mm, ISO 400

Otra flor que nos llama la atención aquí es el tulipán silvestre (Tulipa sylvestris) con ese color anaranjado tan intenso. En esta foto tomada casi a ras de suelo aparecen rodeados de ranunculáceas, posiblemente Ranunculus repens o botón de oro.

Tulipanes silvestres en lo alto del Montseny

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/1250″, 6.2mm, ISO 400

Y como hay tanta flor a nuestro alrededor no pueden faltar las mariposas.

Una mariposa en una flor de diente de león

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/1100″, 66.7mm, ISO 400

Para hacer estas fotos sin tener que tirarse al suelo no hay nada como disponer de pantalla abatible en la cámara. Es una característica que ya tenía en la Fuji S9600 y que era indispensable para cuando pasé a réflex.

El camino no llega a subir del todo al Puig Sesolles, y poco más de 100 metros después del giro a la izquierda se desvía hacia la derecha para rodear esta cima hasta llegar al Coll Pregon, entre el Puig Sesolles y el Turó de l’Home. Desde allí tenemos esta vista del último tramo recorrido, con el Turó Gros al fondo.

El Turó Gros desde el Coll Pregon

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/640″, 66.7mm, ISO 400

En el cruce del Coll Pregon tomamos el camino que sigue por la derecha hasta llegar a otro cruce antes de haber avanzado ni 100 metros. Desde allí tenemos esta vista del Observatorio del Turó del l’Home, que se empezó a construir en 1881 como refugio pero que se inauguró en 1932 como observatorio meteorológico, y el camino que sube a él.

La estación meteorológica del Turó de l'Home desde el cruce del camino de Passavets

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/950″, 17mm, ISO 400

En este cruce tomamos el camino que baja a la derecha hacia Passavets. Este sendero desciende suavemente por la cara norte de la montaña y va a parar a la carretera BV-5114 a la altura de la Font de Passavets, cerca de Santa Fe de Montseny. Es uno de los caminos típicos para subir al Turó de l’Home desde Santa Fe. Nosotros vamos a recorrer sólo una parte, hasta la Avetosa de Passavets.

A poco más de 250 metros de empezar el descenso por ese sendero llegamos a los Rocs Cremats, una formación rocosa a modo de mirador sobre el barranco de Passavets, donde nace la Riera de Santa Fe cuyas aguas llenan el famoso pantano. Al fondo ya vemos los abetos de este singular bosque.

El mirador de Rocs Cremats

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/600″, 66.7mm, ISO 400

Y nada más pasar los Rocs Cremats nos introducimos en la Fageda Gran, un hayedo que baja hasta Santa Fe de Montseny, y que en primavera ya nos cubre como si entráramos en un túnel.

Entrando en la Fageda Gran desde Rocs Cremats

Fujifilm Finepix S9600, f/7.1, 1/640″, 12.8mm, ISO 400

Dentro del hayedo aprovechamos la poca luz del sol que llega hasta nosotros para hacer fotos de bokeh y de contraluz.

Un poco de bokeh en la Fageda Gran

Fujifilm Finepix S9600, f/4.9, 1/125″, 66.7mm, ISO 400

Contraluz en la Fageda Gran del Montseny

Fujifilm Finepix S9600, f/7.1, 1/400″, 42.6mm, ISO 400

Entre los árboles veo una estructura metálica abollada que parecen los restos de un avión. Que yo sepa en el Montseny sólo ha habido dos accidentes aéreos, una avioneta que se estrelló en el año 2000 cerca del pantano de Santa Fe, y un Comet 4C que se estrelló en 1970 en la falda nordeste de Les Agudes, cerca de Arbúcies, accidente en el murieron 112 personas y no hubo supervivientes. Aunque esta pieza está en la trayectoria del impacto (el avión venía de Manchester), el lugar de la colisión está a algo más de 2 kilómetros y la pieza está muy bien conservada para haber transcurrido más de 40 años.

Algo que parecen restos de un avión

Fujifilm Finepix S9600, f/3.5, 1/140″, 11.7mm, ISO 400

Tras pasar a la altura del Turó Gros, la pendiente de la montaña es mayor y el sendero empieza a bajar en amplio zig-zag. Nosotros seguimos disfrutando de la sombra de las hayas.

Sendero de Passavets a través de la Fageda Gran

Fujifilm Finepix S9600, f/7.1, 1/125″, 6.2mm, ISO 400

En la Fageda Gran del Montseny

Fujifilm Finepix S9600, f/3.2, 1/550″, 6.2mm, ISO 400

Después de 3 giros del zig-zag y poco antes de llegar al cuarto, si nos fijamos ya no estamos caminando entre hayas sino entre abetos. Hemos entrado en la Avetosa de Passavets. Al llegar al siguiente giro a la derecha vemos salir un sendero a la izquierda. Lo tomamos para adentrarnos en el abetal. Después de atravesar un pequeño claro de bosque nos encontramos rodeados de abetos. Lo primero que me llama la atención es el contraste entre el verde claro de las hojas nuevas de los abetos y el oscuro de las hojas viejas.

Brotes de abeto

Fujifilm Finepix S9600, f/3.7, 1/340″, 15.4mm, ISO 400

Brote de abeto

Fujifilm Finepix S9600, f/6.4, 1/640″, 6.2mm, ISO 400

La verdad es que los abetos de la Avetosa de Passavets son bien altos y también tapan la luz, aunque en esta cara de la montaña ya no es tan directa.

Avetosa de Passavets

Fujifilm Finepix S9600, f/3.2, 1/1000″, 6.2mm, ISO 400

Avetosa de Passavets

Fujifilm Finepix S9600, f/3.2, 1/1000″, 6.2mm, ISO 400

Por este sendero llegamos casi hasta el Sot de l’Avetosa, cerca de la base de Rocs Cremats. Es momento de dar la vuelta y regresar por donde hemos venido. Ya podemos decir que hemos estado en la Avetosa de Passavets. A la vuelta, a la altura del claro del bosque, vemos que aquí no sólo hay abetos y hayas, sino también mostajos (Sorbus aria) llenos de flor.

Mostajo en flor

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/1000″, 60.1mm, ISO 400

Aquí un detalle de las hojas de abeto gracias a la capacidad de aproximación que nos ofrecen las cámaras compactas y de móvil.

Hojas de abeto

Fujifilm Finepix S9600, f/3.8, 1/240″, 25mm, ISO 400

Y aquí un pobre abeto que tiene que crecer trepando por la roca.

Abeto creciendo en una roca

Fujifilm Finepix S9600, f/4, 1/100″, 6.2mm, ISO 400

Justo al lado una pareja de lagartijas no nos quitan ojo de encima, o bien se miraban en el objetivo de la cámara, de lo que llegué a acercar a ellas.

Lagartijas sobre una roca

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/400″, 66.7mm, ISO 400

Llegamos al camino de Passavets y volvemos hacia arriba, atravesando la frondosa Fageda Gran.

La Fageda Gran del Montseny

Fujifilm Finepix S9600, f/2.8, 1/100″, 6.2mm, ISO 400

La Fageda Gran del Montseny

Fujifilm Finepix S9600, f/5, 1/640″, 21.6mm, ISO 400

La Fageda Gran del Montseny

Fujifilm Finepix S9600, f/4.9, 1/320″, 66.7mm, ISO 400

La Fageda Gran del Montseny

Fujifilm Finepix S9600, f/5, 1/50″, 9.3mm, ISO 400

La Fageda Gran del Montseny

Fujifilm Finepix S9600, f/5, 1/50″, 6.2mm, ISO 400

La Fageda Gran del Montseny

Fujifilm Finepix S9600, f/3.2, 1/500″, 6.2mm, ISO 400

Por fin salimos del bosque y nos plantamos frente a los Rocs Cremats.

Rocs Cremats

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/550″, 66.7mm, ISO 400

Frente a Rocs Cremats hay un pequeño prado de montaña donde también hay tulipanes silvestres.

Tulipán silvestre

Fujifilm Finepix S9600, f/5, 1/420″, 6.2mm, ISO 400

Y también algún pino despertando un poco tarde del letargo invernal.

Fujifilm Finepix S9600, f/2.8, 1/210″, 6.2mm, ISO 400

Todo el que pasa por los Rocs Cremats no puede evitar acercarse al borde para contemplar el paisaje.

Una familia en Rocs Cremats

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/1200″, 29mm, ISO 400

Seguimos subiendo al Coll Pregon, y al llegar allí iniciamos la subida al Obervatorio del Turó de l’Home, hacia la derecha. Detrás nuestro una magnífica vista del Puig Sesolles, que el Ejército rebajó para instalar su acuartelamiento en la cima. A su izquierda el sendero por el que vinimos desde el aparcamiento.

El Puig Sesolles

Fujifilm Finepix S9600, f/10, 1/1200″, 6.2mm, ISO 400

Y cómo no, las flores de la primavera nos siguen acompañando en la subida.

Flores en el Turó de l'Home.

Fujifilm Finepix S9600, f/10, 1/250″, 29mm, ISO 400

Tengo un defecto que me cuesta mucho corregir, y es que cuando repito un lugar me resulta muy difícil volver a hacer fotos del mismo aunque sea en otro momento diferente, y como ya estuve en el Turó de l’Home el otoño anterior a esta visita, prácticamente no hice ninguna foto interesante del lugar. Es por eso que las fotos de aquí al final de este circuito corresponden a esa primera visita realizada en noviembre del 2008, la que fue realmente mi primera caminata fotográfica justo seis meses antes.

Fuera del observatorio meteorológico hay un heliógrafo, y es un buen recurso para intentar fotografiar la bola de cristal, intentanto enfocar a través de ella, en este caso el Puig Sesolles. No me quedó mal para ser un novato con compacta.

Heliógrafo del Observatori del Turó de l'Home

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/420″, 66.7mm, ISO 200

En lo alto del Turó de l’Home las vistas son espectaculares, sobre todo si el día está claro. Además esta visita de noviembre del 2008 la hice a última hora de la tarde, con lo que pude aprovechar la luz del atardecer y la puesta del sol. Y como había algo de bruma a baja altura, así se veía el paisaje mirando hacia el oeste.

Montañas asomando sobre la bruma desde el Turó de l'Home

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/1800″, 36.1mm, ISO 200

Y ésta es la vista mirando hacia el norte.

Mirando hacia el norte desde el Turó de l'Home

Fujifilm Finepix S9600, f/5.6, 1/750″, 6.2mm, ISO 200

Con el zoom nos podemos acercar a los riscos de Tavertet, y ver detrás el Puigsacalm y el Pirineo con algo de nieve.

Cingles de Tavertet y Pirineos desde el Turó de l'Home

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/550″, 52mm, ISO 200

Justo detrás nuestro tenemos el Observatori del Turó de l’Home, la antena del Puig Sesolles, y cerrando lo que es la montaña el Puig Gros. Lo más alto que se aprecia por la derecha al fondo es el Montalt, y si el día fuera excepcionalmente claro de podría llegar a ver la Serra de Tramuntana de la isla de Mallorca detrás de él, más allá del horizonte.

L'Observatori del Turó de l'Home

Fujifilm Finepix S9600, f/6.4, 1/680″, 6.2mm, ISO 200

Hacia el noroeste vemos la vecina cima del Matagalls, una de las tres cotas más altas del Montseny con 1.698 metros de altitud. Algún día tengo que hacer una ruta hasta allí.

El Matagalls desde el Turó de l'Home

Fujifilm Finepix S9600, f/6.4, 1/550″, 11.7mm, ISO 200

Y hacia el nordeste la otra de las tres cimas del Montseny, Les Agudes, de 1.706 metros de altitud.

Les Agudes desde el Turó de l'Home

Fujifilm Finepix S9600, f/7.1, 1/600″, 11.7mm, ISO 200

Les Agudes es la cima que se ve en la clásica foto del pantano de Santa Fe con la Fabriqueta al fondo, aquí con el Turó de l’Home a la izquierda (foto del circuito “El Montseny nevado, el parque invernal de Barcelona“).

Cuando se acerca la hora de la puesta de sol es frecuente encontrar allí excursionistas y fotógrafos esperando el momento mágico. Es conveniente llevar algo de ropa de abrigo porque la temperatura suele bajar bruscamente a la vez que sopla el viento con fuerza. No es raro que te lloren los ojos cuando miras por el visor de la cámara.

Atardecer desde el Turó de l'Home

Fujifilm Finepix S9600, f/8, 1/2200″, 6.2mm, ISO 200

Como aún falta un poco para la puesta del sol aprovechamos para mirar al este antes de que sea demasiado oscuro. Justo en el borde de la sombra que proyecta la montaña encontramos el castillo de Montsoriu, que por aquel entonces estaba en obras de restauración.

El castillo de Montsoriu desde el Turó de l'Home

Fujifilm Finepix S9600, f/4.9, 1/350″, 66.7mm, ISO 200

Aunque el sol va bajando poco a poco, cuanto más cerca del horizonte más se alarga la sombra de la montaña. En tan sólo 5 minutos la sombra del Turó de l’Home ya ha alcanzado el aeropuerto de Girona, como se ve en la siguiente foto.

La sombra del Turó de l'Home sobre la comarca de La Selva

Fujifilm Finepix S9600, f/6.4, 1/420″, 21.6mm, ISO 200

La gran superficie urbanizada de la izquierda son las ciudades de Salt y Girona, y al fondo en el centro, cerca del horizonte el macizo del Montgrí, detrás del de Les Gavarres.

Cinco minutos después, cuando la sombra ya ha llegado a la Costa Brava y cubre toda la vista del este, volvemos a mirar al oeste. Los tonos del cielo empiezan a virar al amarillo. La vista alcanza hasta las montañas de Prades, emergiendo al horizonte sobre las brumas detrás de Montserrat.

El perfil de Montserrat desde el Turó de l'Home y al fondo las montañas de Prades

Fujifilm Finepix S9600, f/7.1, 1/350″, 42.6mm, ISO 80

Mirando hacia el suroeste apenas se distingue la línea de costa bajo la bruma. Ampliando mucho y con gran esfuezo se puede ver más o menos en el centro de la imagen y cerca del horizonte la silueta del Tibidabo.

Mirando hacia la zona de Barcelona desde el Turó de l'Home

Fujifilm Finepix S9600, f/4.5, 1/250″, 8.6mm, ISO 80

Antes de que sea tan oscuro que no veamos el terreno que pisamos, conviene iniciar el descenso del Turó de l’Home. Bajamos al observatorio y tomamos un sendero que sigue por la izquierda en lugar de volver al Coll Pregon desde donde vinimos. Aquí la silueta del vértice geodésico del Turó de l’Home desde este sendero.

Contraluces en el Turó de l'Home

Fujifilm Finepix S9600, f/2.8, 1/480″, 6.2mm, ISO 80

El camino cruza la carretera del Turó de l’Home en el Coll de Sesbasses y continúa hacia Les Agudes. Nosotros seguimos por la carretera hacia la izquierda en dirección al aparcamiento donde tenemos el coche. Mientras tanto vamos mirando a nuestra derecha cómo se va poniendo el sol en el horizonte tras las montañas de Prades (al menos por ahí es por donde se oculta a mediados de noviembre).

Puesta de sol de otoño desde el Turó de l'Home

Fujifilm Finepix S9600, f/3.9, 1/110″, 29mm, ISO 80

Te recuerdo que estas fotos están tomadas con una cámara compacta, que aunque sea de tipo bridge y aparente una réflex, el sensor es pequeño como el de una compacta y tiene las mismas carencias. Y con la misma cámara hice la siguiente foto que cierra este circuito, captando toda la gama de colores del cielo del atardecer mirando hacia el este.

Atardecer desde el Turó de l'Home

Fujifilm Finepix S9600, f/2.8, 1/70″, 6.2mm, ISO 200

Y hasta aquí este circuito primaveral de montaña, y no muy lejos de Barcelona. Por esta zona hay multitud de senderos y rutas que vale la pena investigar, y tanto en primavera como en otras épocas del año, aunque en invierno puede ser algo más complicado llegar si hay nieve. A ver si se me presenta la ocasión de hacer otra visita para descubrir cosas nuevas, y sobre todo fotos nuevas.

Cómo llegar al Turó de l’Home

Indicaciones

Previsión meteorológica

TRACK GPS        FOTOGALERÍA

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *