Vallvidrera, en pleno parque natural de Barcelona

Tiempo de lectura estimado: 16 minutos

A la hora de elegir una de las principales características de Barcelona, obviando a Gaudí, el Barça y las tapas, la mayoría tienden a señalar el mar. Desde los Juegos Olímpicos de 1992 la ciudad de Barcelona se ha puesto de cara al mar. Pero para mí es tanto o más importante lo que ha quedado a su espalda, la Serra de Collserola, y dentro de ella lo que en su día fue un pueblecito enclavado en el fondo de un valle: Vallvidrera.

La Serra de Collserola es una cadena montañosa que separa el llano de Barcelona de la comarca del Vallès. La más alta de sus cimas es la del Tibidabo, a 512 metros de altitud. Esta sierra es eminentemente boscosa, con todas las especies animales y vegetales típicas del bosque mediterráneo, y por las características geológicas de su sustrato Collserola está llena de fuentes naturales de agua, la mayoría de ellas de curso intermitente, que depende de las lluvias. Se calcula que puede haber unas 250 fuentes. Poblada desde tiempos de los íberos o incluso antes, la Serra de Collserola contiene un gran patrimonio arquitectónico aparte del natural. En 1987 se estableció un plan de protección especial para mantener la estabilidad de los sistemas naturales y preservar la diversidad biológica y el patrimonio cultural y paisajístico de la Serra de Collserola, y en el 2010 toda la sierra fue declarada Parque Natural. También es denominada como “el pulmón de Barcelona“.

Vallvidrera se encuentra en la parte alta de Collserola, entre Sarrià y el Tibidabo, al pie de la torre de comunicaciones de Norman Foster (llamada Torre de Collserola), y parte del núcleo desciende al fondo de un valle en la cara norte de la sierra, alrededor de la iglesia de Santa Maria de Vallvidrera, de la que ya hay documentación desde año el 987. Vallvidrera fue un municipio independiente hasta el 1890, año en que se unió a Sant Vicenç de Sarrià, que a su vez se integró en Barcelona en 1921.

CÓMO LLEGAR        EL TIEMPO

El circuito que propongo hoy empieza y acaba en Vallvidrera, y recorre parte de la Serra de Collserola visitando algunas de las fuentes más emblemáticas y algunos elementos destacables del patrimonio arquitectónico e histórico de Catalunya, y como colofón un pantano que muchos barceloneses desconocen. En total son entre 7,5 y 8km sin grandes desniveles y muy recomendada para ir con niños, que se lo pueden pasar muy bien. A lo largo del camino hay diversas zonas donde se puede hacer picnic.

Aquí tienes una recreación 3D del circuito para que te hagas una mejor idea del recorrido y del terreno por el que discurre. Pulsa en la pausa si empieza a reproducirse antes de que acabe de cargarse el fondo. Durante la reproducción puedes cambiar el punto de vista moviendo el ratón con el botón izquierdo pulsado, y también acercar y alejar con la rueda del botón. Pulsa en la tortuga o en la liebre para cambiar la velocidad de reproducción.

Para mí la mejor época del año para hacerla es la primavera, después de que haya llovido y se hayan llenado los acuíferos con el agua de la lluvia. Si puede ser mejor ir entre semana o en sábado, ya que el domingo los caminos estarán bastante llenos, no solo de caminantes sino de ciclistas. Yo la he hecho en dos ocasiones, siempre a finales de mayo. En mi primera visita no registré track de GPS, por lo que el que he compartido al final del artículo corresponde a mi segunda visita, en que hice una variación sobre el kilómetro 3,6 tomando un atajo a la Font de la Budellera (el Camí de Baix) en lugar de seguir por la pista (el Camí de Dalt). Yo recomiendo seguir por la pista aunque sea medio kilómetro más y algo más de subida, pero ya lo comentaré cuando llegue el momento. La selección de fotos que documentan el recorrido corresponde a la primera visita pero la he complementado con algunas fotos de la segunda. Y una vez hecha toda esta la introducción, vamos a entrar ya en materia.

Empezamos en el apeadero de Vallvidrera de los Ferrocarrils de la Generalitat. Es la parada Baixador de Vallvidrera de las líneas S1 (Rubí/Terrassa) y S2 (Sabadell) si vamos en este medio de transporte. Si vamos en vehículo propio podemos aparcar en las inmediaciones, pero mejor ir pronto antes de que se llene la zona de excursionistas. Desde la entrada de la estación subimos las escaleras y cruzamos las vías hacia el lado de montaña, para salir a una pequeña explanada desde la que salen varios caminos. Sobre una plataforma hay un plano tridimensional de la zona. Desde allí salen dos caminos, uno que sube recto hacia la Vil·la Joana y otro que sale por la izquierda hacia la Font Nova. Nosotros tomamos éste, el que sale por la izquierda hacia la Font Nova. El camino llanea entre una exuberante vegetación. Dan ganas de sentarse en un banco para disfrutar de la paz y del canto de los pájaros.

Disfrutando del canto de los pájaros

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/40″, 26mm, ISO 500

Cuando apenas llevamos poco más de 200 metros recorridos, a nuestra izquierda sale un pequeño sendero que nos lleva hasta la deteriorada Fuente Rosita.

Fuente Rosita

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/40″, 22mm, ISO 1600

Volvemos al camino principal y proseguimos. Un poco más adelante el sendero hace un giro de 180º a la derecha y nos encara a un pequeño espacio abierto presidido por dos enormes plátanos.

La curva

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 200

En ese espacio nos topamos con la Font Nova. A mi modo de ver se encuentra en un estado lamentable. Aún así el rincón es chulo.

La Font Nova

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 800

Tomamos las escaleras que suben por detrás, que nos llevan a la Font Vella bajo la sombra de unos robles centenarios. El estado también me parece lamentable. Hay tanta sombra que tengo que forzar el ISO y tener buen pulso.

La Font Vella

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/10″, 18mm, ISO 1600

Seguimos subiendo las escaleras hasta que nos postramos delante de la Taula dels Bisbes, que es donde se reunieron los obispos catalanes con Jacint Verdaguer cuando vinieron a visitarle mientras ése se encontraba convaleciente de la tuberculosis que acabó con su vida. Algunos de los troncos de las encinas y robles ya se montan sobre los muros.

La Taula dels Bisbes

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/25″, 22mm, ISO 1600

Justo aquí, frente a esta mesa de piedra, nace el bucólico Passeig dels Plàtans que lleva en línea recta hasta la Vil·la Joana.

El Passeig dels Plàtans

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/50″, 26mm, ISO 1250

A mitad de camino por este agradable paseo arbolado pasamos junto a la Font dels Plàtans frente a la cual hay unos bancos donde descansar un poco, aunque dudo mucho que estemos cansados porque apenas hemos empezado el recorrido. Al final de este paseo encontramos la Vil·la Joana, una enorme villa del siglo XVIII a donde se trasladó un enfermo Jacinto Verdaguer en 1902 siguiendo el consejo de sus médicos, que le recomendaron el aire fresco de montaña para curar su tuberculosis. Desgraciadamente el sacerdote y poeta murió antes de cumplirse el mes de su estancia, y hoy en día esta casa es el Museo-Casa Verdaguer. En la plaza que hay frente a la casa se tiene una buena vista.

La Vil·la Joana antes de las obras

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 24mm, ISO 100

Bueno, esta era la vista en el año 2013, porque la que me encontré en el 2015 es muy diferente. Espero que ahora esté mucho mejor.

La Vil·la Joana en obras

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/320″, 18mm, ISO 100

Subimos hacia la izquierda, calle arriba, y pasamos frente al edificio del Centre d’Informació del Parc de Collserola. Delante hay una fuente en la que a veces gotea el agua. Siempre quise fotografiar el choque de una gota sobre una superficie de agua en reposo. Y como suelo hacer, sin trípode ni más parafernalias, sólo disparando en el momento justo… pero una y otra vez hasta que sale una más o menos bien.

Colisión de una gota de agua

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/400″, 250mm, ISO 100

Seguimos subiendo, y una vez sobrepasamos la escuela Els Xiprers, tomamos la pista de tierra que sale a la izquierda. El camino tiene bastante pendiente. Vamos siguiendo siempre las señales del GR 92 que indican hacia la Budellera. Sobre unos 600 metros después de pasar la escuela nos aparece un desvío que desciende por la derecha, desvío que tomamos. Este agradable sendero cruza un encinar y nos muestra unas buenas vistas del templo del Tibidabo y la Torre de Collserola.

Vistas del Tibidabo entre las encinas

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160″, 30mm, ISO 100

La primavera lo llena todo de flores e insectos, y esto es la perdición de los amantes de la fotografía de macro. A falta de un objetivo macro específico, mi objetivo todoterreno me permite decentes “close-ups” cuando lo configuro con la máxima focal y la máxima apertura de diafragma.

Una flor de jara negra con

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/250″, 250mm, ISO 1600

Una abeja directa a una flor

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/400″, 250mm, ISO 100

Un abejorro en maniobra de aproximación

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/400″, 250mm, ISO 125

Flor de jara blanca

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/400″, 250mm, ISO 1000

No te pienses que las fotos de los insectos volando salen así a la primera. Son fruto de unos cuantos disparos al límite, como la de la gota de más arriba.

Más o menos a los 400 metros del anterior desvío llegamos al Torrent d’en Cardona en una curva cerrada a la derecha. En el punto más bajo sale un camino a la derecha. Nosotros seguimos recto, por el GR 92, en suave ascenso. Tras un giro a la izquierda se nos aparece delante la Torre de Collserola, la masía de Ca n’Estisora delante, y un enorme pino que surge del fondo como queriendo alcanzar la torre de Norman Foster.

Un pino quiere ser tan alto como la Torre de Collserola

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/80″, 18mm, ISO 100

A unos 500 metros del anterior desvío nos sale un sendero a la izquierda. Dejamos el camino momentáneamente y subimos por ese estrecho sendero. La subida se va hacienda más y más acusada hasta que a los 400 metros llegamos a la Font d’en Canet.

La Font d'en Canet

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30″, 18mm, ISO 250

Dicen que el agua de esta fuente tiene propiedades curativas para males de hígado y de estómago.

Agua de la Font d'en Canet

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80″, 40mm, ISO 1600

Nos tomamos un merecido descanso en el banco de la fuente mientras contemplamos el entorno y disfrutamos del silencio, sólo roto por el canto de los pájaros, el viento a través de las hojas de los árboles, o el golpeteo de algún picapinos en un tronco.

Tronco agujereado por un picapinos

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/250″, 140mm, ISO 1000

Y hablando de troncos y de árboles, en la Font d’en Canet hay dos que merecen especial mención. Uno es el alcornoque monumental que hay detrás (o encima) de la fuente. Mide nada menos que 14 metros de altura, su tronco tiene un perímetro de 2,22 metros y la copa un diámetro de 9,4 metros.

Corteza del alcornoque monumental de la Font d'en Canet

Sony A-580, DT 18-250, f/5, 1/100″, 55mm, ISO 320

Frente a la fuente hay un inmenso pino piñonero que marea cuando miras hacia arriba. Tiene 30 metros de altura, como un edificio de 10 plantas, un tronco de 3 metros de perímetro y una copa de 12,5 metros de diámetro. Casi nada.

El enorme pino de la Font d'en Canet

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 18mm, ISO 100

Volvemos a descender por el sendero por el que hemos llegado a la Font del Canet. Por el camino hay algunos rincones frescos y sombríos que permiten que los helechos se desarrollen con vigor.

Unos enormes helechos por el camino

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/100″, 55mm, ISO 400

Cuando llegamos a la pista principal seguimos hacia la izquierda. A los 100 metros, a la altura de Ca n’Estisora, sale un sendero por la derecha que lleva a la Budellera, llamado también Camí de Baix. En este punto tenemos dos opciones: tomar este sendero que nos llevará a la parte baja de la Budellera atravesando el bosque, o seguir por la pista que nos llevará a la parte alta, pero caminando 400 metros de más y con más subida. Yo recomiendo seguir por la pista, también llamado Camí de Dalt y señalizado con marcas rojas, porque hay más cosas que ver. El bosque que atraviesa el sendero es bastante espeso y no tiene mucho interés, aunque es el camino que seguí cuando registré el track GPS. En definitiva, seguimos por la pista.

La pista sigue ascendiendo. Pasamos al lado de Can Mandó y 200 metros más adelante pasamos por delante del camino que lleva a Can Xoliu, en una curva cerrada a la derecha de casi 180º. La primavera nos sigue sorprendiendo con sus formas y colores.

Una flor de aguileña

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/400″, 250mm, ISO 800

Hasta la primera mitad del siglo XX la parte de la Serra de Collserola que da a la ciudad de Barcelona, la cara sur, estaba cubierta de viñedos que se explotaban desde diversas masías. Y lo que no eran viñedos eran explotaciones de pino carrasco para la industria maderera. Una vez se abandonaron los cultivos, fue la masa forestal la que cubrió toda la montaña, principalmente a base de encinas. Aún quedan algunos pinos de aquella época, los deformes y que no se podían aprovechar para madera.

Viejos pinos asomando entre las encinas

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/100″, 55mm, ISO 640

Aún se conservan unas cuantas masías en Collserola, aunque evidentemente ya no se dedican a actividades agropecuarias. Así, en Can Mandó se están recuperando las variedades hortícolas que se cultivaban en estas tierras. En estos momentos ya superan la sesentena.

Can Mandó

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/60″, 35mm, ISO 100

En un suave giro a la izquierda del camino pasamos junto a una especie de columna de piedra y ladrillos que en uno de sus lados tiene un escudo de Barcelona hecho con azulejos. No he encontrado ningún documento que hable de él. Una vez rebasado y mirando hacia atrás queda una interesante composición con el camino abajo y el templo del Tibidabo al fondo.

Término de Barcelona

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/80″, 24mm, ISO 160

A unos 300 metros del camino a Can Xoliu, y casi al pie de la Torre de Collserola llegamos a un cruce. Estamos en el punto más alto de toda el recorrido, porque ahora tenemos que seguir por el camino de la derecha: abajo está el área de ocio de la Font de la Budellera. Empezamos a bajar hasta llegar a una especie de porche bajo el cual está la fuente.

La Font de la Budellera

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/60″, 28mm, ISO 640

La Font de la Budellera y su entorno fue urbanizado en 1918 por Jean Claude Nicholas Forestier. Se cuenta que sobre los años 20 del siglo pasado venía mucha gente a llenar garrafas de agua de esta fuente. Se le atribuían propiedades medicinales sobre todo para dolencias gástricas. Se especula que el nombre deriva de esta cualidad de sus aguas (en catalán “budell” es tripa), aunque hay otra teoría que sitúa al pie de la fuente una antigua casa donde se fabricaban cuerdas de guitarra sobre el año 1860 (las cuerdas de guitarra eran de tripa). Las obras de la torre de comunicaciones a principios de los 90 provocaron que el agua dejara de tener las garantías de salubridad, y se colgó un cartel de agua no potable, por lo que dejó de acudir la gente y el entorno cayó pronto en el más absoluto abandono.

Frente a la fuente hay mesas y bancos de piedra donde podemos hacer picnic. El agua que sale de la fuente es canalizada hacia el Torrent de la Budellera según el diseño original de Forestier. El deterioro general a causa del abandono le da al conjunto un cierto aire de romanticismo nostálgico.

Agua que no has de beber...

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/50″, 18mm, ISO 100

Desde abajo resulta curioso el contraste entre el diseño de Forestier de los años 20 y el de Foster de los 90.

Las obras de Forestier y de Foster

Sony A-580, DT 18-250, f/10, 1/160″, 18mm, ISO 160

Estamos aún a mitad del recorrido, así que sigamos con ello. Descendemos por las escaleras de la Font de la Budellera hasta la estructura circular del extremo inferior, donde el agua abandona la canalización. Mirando desde abajo me vienen a la memoria algunas de las fuentes de la Alhambra de Granada, salvando las diferencias, claro.

La Font de la Budellera desde abajo

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/80″, 45mm, ISO 400

Bajamos por el sendero que sale por la derecha, que se corresponde al lugar por donde habríamos llegado a la fuente de haber tomado el atajo mencionado más arriba. A los 200 metros pasamos de largo un sendero que sube por la derecha y va a parar a la pista principal, el atajo. Seguimos recto hasta llegar frente a Ca n’Estisora, y allí nos sorprende un viejo Simca 1000 de rallye altamente deteriorado frente a la casa. Aún me pregunto qué demonios hace ese coche allí. Cuando estuve el lugar era muy oscuro y el cielo estaba muy nublado, así que para intentar sacar una foto decente tuve que usar el modo HDR de la cámara. Al fondo asoma la torre de Vil·la Joana.

Un lugar donde es difícil hacer el amor

Sony A-580, DT 18-250, Modo HDR, f/10, 1/100″, 20mm, ISO 100

Desde aquí hay un pequeño tramo escalonado que baja hasta el camino de entrada a Ca n’Estisora, y seguimos pista abajo. En un rincón oscuro del camino nos deslumbra una minúscula flor llamada botón de oro.

Flor de botón de oro

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/400″, 250mm, ISO 800

A 200 metros del camino de entrada a Ca n’Estisora encontramos un desvío a la derecha que nos baja hasta la carretera de Vallvidrera a Sant Cugat, en un punto que se llama La Curva de las Monjas. El 27 de julio de 1936 fueron apresadas 5 monjas de un convento cercano, y como se negaron a apostatar fueron fusiladas en ese lugar. Hay una cruz erigida en su memoria.

La Curva de las Monjas

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/60″, 18mm, ISO 100

Cruzamos la carretera con cuidado y bajamos por las escaleras de madera de enfrente. Las escaleras nos conducen hasta el Fondal de la Budellera, y seguimos por el sendero que corre paralelo al torrente, entre éste y la carretera. El camino es totalmente llano, por lo que al no resultar cansado nos podemos deleitar con diferentes escenas primaverales.

Adormidera con invitado

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/400″, 250mm, ISO 100

Una mariposa al sol

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/400″, 250mm, ISO 400

A lo largo del camino hay pequeños puentes de madera que permiten cruzar al otro lado del torrente. Cruzo por uno de ellos en dirección a una verja de hierro por la que me asomo y veo unas amapolas reluciendo al sol.

Amapolas al sol

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/400″, 250mm, ISO 200

Es una gozada el caminar entre una vegetación tan exuberante. Lástima el ruido de la carretera. No se puede tener todo.

A través de una exuberante vegetación

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 160

El camino acaba al pasar bajo un arco, y llegamos al área de ocio de Santa Maria de Vallvidrera, con bar, WC, mesas para picnic y aparcamiento. Se acabaron la paz y la tranquilidad. Cruzamos esta área y nos dirigimos hacia la iglesia. Unos madroños al final del aparcamiento muestran ya sus bayas cambiando de color.

Bayas de madroño madurando lentamente

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/400″, 250mm, ISO 800

Si tenemos suerte puede que encontremos abierta la iglesia. Creo que sólo abren los domingos para la misa de las 12. En mi primera visita tuve esa suerte, así que aproveché la ocasión. La entrada es por un camino que hace curva, acabando en un pequeño claro. Frente a este claro hay una casa que junto con la misma iglesia y todo el entorno conforma un rincón muy fotogénico.

La casa de al lado

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/50″, 18mm, ISO 100

Desde el suelo

Sony A-580, DT 18-250, f/3.5, 1/320″, 18mm, ISO 100

La iglesia es sí no tiene ningún atractivo, al menos para mí: grande y sobria, con una gran torre de base cuadrada y un cementerio pequeño en la fachada. En el álbum que comparto al final del artículo puedes ver alguna foto. Salimos del recinto por el camino de entrada.

Saliendo de Santa Maria

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 250

Volvemos a la calle de la iglesia y continuamos para completar la última fase del circuito. Llegamos a un cruce que da a la carretera y a una plaza. Nosotros giramos 90º a la izquierda, en dirección al pantano de Vallvidrera. Pasamos frente a unas casas de este barrio tan tranquilo, que más bien parece un pueblo. La mayoría de las casas son chalets que tienen ya sus años. Algunas cosas llaman la atención.

Cuidado con el perro

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/60″, 35mm, ISO 200

La calle se acaba con las casas, pero el camino sigue. Llegamos a una zona más ancha donde a la izquierda vemos un túnel cerrado por una verja. Se trata de la Mina Grott. Este túnel mide 1,5km de longitud y se excavó en 1855 para llevar el agua del pantano hasta el antiguo municipio de Sarrià. Entró en desuso y a principios del siglo XX se propuso hacer pasar por él un tren de pasajeros. Aquel fue el primer tren eléctrico de pasajeros de España, y consistía en un vagón con capacidad para 36 pasajeros y que circulaba por una vía de 60cm de ancho. El túnel estaba iluminado con luces de colores. El tren circuló sólo unos meses entre 1908 y 1909, pero llegó a transportar a 40.000 pasajeros. Hice la foto como pude a través de la reja y subiendo el ISO a 6400.

La Mina Grott

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1″, 18mm, ISO 6400

Casi frente a la Mina Grott está la Casa del Guarda, también con una área de picnic, y justo delante vemos la pared de la presa. Esta presa es una auténtica joya de ingeniería del siglo XIX. Se construyó entre 1850 y 1860 y es un ejemplo único de presa de arco de gravedad a base de ladrillos. Estuvo en funcionamiento hasta los años 60 del siglo XX.

La presa

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 125

Subimos hasta la parte superior por el camino escalonado. Una vez arriba podemos contemplar un paisaje que cuesta de imaginar en una ciudad como Barcelona.

El pantano de Vallvidrera

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/50″, 26mm, ISO 250

Ya no se aprovecha el agua de este pantano, y su objetivo actual es preservar la fauna acuática autóctona. Está terminantemente prohibido liberar aquí ejemplares de especies invasoras, pero la verdad es que la superficie del pantano está repleta de tortugas de California.

Una tortuga de California que no debería estar aquí

Sony A-580, DT 18-250, f/11, 1/400″, 250mm, ISO 800

Seguimos caminando por el sendero que rodea el pantano, a continuación de las escaleras de subida. Desde el final obtenemos otra perspectiva.

El pantano desde atrás

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/100″, 18mm, ISO 100

Civismo no hay mucho, y menos en domingo. Basta que un cartel prohiba el paso para que pase y acampe una multitud, habiendo al lado otras zonas convenientemente habilitadas.

Falta de civismo

Sony A-580, DT 18-250, f/4.5, 1/500″, 45mm, ISO 100

La otra orilla del pantano corresponde al barrio de Mas Sauró, también de Vallvidrera. Aquí se han instalado algunos chiringuitos para disfrute de los domingueros. Rompen un poco el encanto.

Chiringuitos

Sony A-580, DT 18-250, f/4.5, 1/500″, 45mm, ISO 100

La libélula es el insecto que más me fascina, y basta con ver una para intentar fotografiarla en vuelo. Como ya he dicho más arriba, una foto así no se consigue con un único disparo.

Libélula al vuelo

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/400″, 250mm, ISO 400

Antes de acabar de rodear todo el pantano aprovechamos para hacer una foto desde este lado de la presa intentando destacar las curvaturas.

Curvaturas de la presa

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/50″, 18mm, ISO 100

Y se acabó el recorrido de hoy. Sólo queda regresar al punto de partida, el apeadero de Vallvidrera, y a repasar las fotos en casa. Como has podido comprobar, es un recorrido en el que hay de todo y que además sorprende estando tan cerca de la gran ciudad. Pero mientras vuelves a la estación no guardes la cámara, porque es posible que te encuentres otra sorpresa por el camino.

El jabalí, la nueva fauna urbana

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/400″, 250mm, ISO 250

 

Cómo llegar a Vallvidrera

Indicaciones

Previsión meteorológica

TRACK GPS        FOTOGALERÍA


Guardar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *