El Semàfor del Prat, una mirada al pasado en el Delta del Llobregat

Tiempo de lectura estimado: 9 minutos

Durante muchos años el Delta del Llobregat ha sido castigado por la actividad humana. A pesar de que en esta zona se cosechan la mayoría de verduras y hortalizas que abastecen la ciudad de Barcelona, tanto la recepción de residuos contaminantes del río durante décadas como la actividad de las industrias, el aeropuerto y el puerto que lo rodean deterioraron considerablemente este entorno agrario y natural hasta el punto en que las administraciones tuvieron que intervenir por la insistencia de los vecinos y las organizaciones ecológicas. Tras el último desvío de la desembocadura del río Llobregat el año 2005, han puesto especial esmero en recuperar el entorno ya sea creando canales y lagos con puntos de observación de fauna, como restaurando edificios abandonados y olvidados como el Cuartel de los Carabineros Reales y el Semàfor del Prat.

El itinerario que presento aquí es muy sencillo, de unos 5,3km y totalmente llano, apto para hacerlo con niños, incluso con sillita, ya que está adaptado para silla de ruedas. En él podremos ver el entorno agrario del Prat del Llobregat así como también diversos especímenes de fauna acuática mientras nos acercamos a la playa, muy cerca de la desembocadura dle Llobregat. Recomiendo hacerlo al atardecer, teniendo en cuenta que entre noviembre y marzo cierran el camino a las 17h, y entre abril y octubre a las 19h. Asimismo es mejor evitar las horas de máxima insolación en los meses más calurosos del verano, y sobre todo untarse de repelente de mosquitos. La mejor época para hacer este recorrido es la primavera o el otoño, aprovechando la parada técnica en el Delta del Ebro de las aves migratorias del norte de Europa. Y el mejor momento para mí es por la tarde, que brinda la mejor luz en el Semàfor, y a la vuelta podemos quedarnos a esperar la puesta del sol en el Mirador dels Avions e intentar fotografiar las siluetas de los aviones aterrizando junto a las luces de la pista.

Aquí tienes una recreación 3D del circuito para que te hagas una mejor idea del recorrido y del terreno por el que discurre. Pulsa en la pausa si empieza a reproducirse antes de que acabe de cargarse el fondo. Durante la reproducción puedes cambiar el punto de vista moviendo el ratón con el botón izquierdo pulsado, y también acercar y alejar con la rueda del botón. Pulsa en la tortuga o en la liebre para cambiar la velocidad de reproducción.

Empezamos el itinerario en el aparcamiento de los “Espais Naturals del Riu“, saliendo de El Prat del Llobregat en dirección al cementerio. Una vez pasado el cementerio se llega a una rotonda y se sale por la salida de la izquierda. A pocos metros tras cruzar el canal de la Bunyola encontramos este aparcamiento a nuestra derecha, y dejamos allí el coche. La primera parada de nuestro recorrido es el Mirador dels Avions, a pocos metros de allí, al lado de la rotonda que acabamos de pasar. El mirador está en un extremo de una de las pistas principales del aeropuerto del Prat, y dependiendo de las condiciones meteorológicas, por encima pasan los aviones justo al despegar o cuando van a aterrizar. Normalmente los veremos aterrizar. Ya desde el aparcamiento habremos podido ver cómo los aviones hacen cola para aterrizar. Normalmente aterriza uno cada 2 minutos, aunque en momentos de mucho tráfico aéreo puede aumentar la frecuencia a uno por minuto.

Aviones haciendo cola para aterrizar

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/640″, 200mm, ISO 100

En nada el avión se nos echa encima.

Avión a punto de aterrizar

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/500″, 200mm, ISO 100

Cuando pasa por encima nuestro podemos observar su parte inferior con todo lujo de detalles.

Avión a punto de aterrizar

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/320″, 200mm, ISO 100

Y pasa velozmente en dirección a la pista.

Pista de aterrizaje del aeropuerto del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/400″, 80mm, ISO 100

El mirador dispone de bancos de piedra orientados hacia los dos sentidos donde poder reclinarse para ver y fotografiar los aviones con comodidad. También hay un panel para ayudar a identificar los diferentes modelos de avión, como si se tratara de un mirador para observar aves salvajes.

Mirador del Avions del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/500″, 18mm, ISO 100

Volvemos hacia el aparcamiento y justo antes de cruzar el canal de la Bunyola tomamos el camino que baja por el margen derecho del canal. Es un largo camino, todo en línea recta y completamente plano. Mientras caminamos por él podemos intentar descubrir la fauna del lugar mirando hacia ambos lados del camino, tanto a la izquierda donde está el canal como a la derecha. Suele ser fácil ver fochas, ánades reales o tortugas. Con un poco de suerte puedes ver algún martín pescador, como éste que pude pillar a lo lejos aunque desenfocado porque no lo veía a simple vista y no sabía a dónde enfocar.

Martín pescador en el Canal de la Bunyola

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/320″, 200mm, ISO 500

No siempre la naturaleza nos muestra su cara más amable. La naturaleza es vida y a la vez muerte. Aquí una garceta común que yacía a un lado del camino.

Garceta común muerta

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/320″, 200mm, ISO 320

Aproximadamente a 1,6km del aparcamiento llegamos al final del camino de la Bunyola. Al tratarse de una zona protegida no podemos salirnos en ningún momento de los caminos ni de las zonas marcadas. Allí tomamos el camino que va a la derecha y poco más de 100 metros más adelante llegamos al Cuartel de los Carabineros Reales, frente a la Playa del Prat.

Llegando al Cuartel de los Carabineros del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/5, 1/800″, 60mm, ISO 100

Se trata de un acuartelamiento construido sobre los años 40 del siglo XIX y que sirvió para controlar el tráfico marítimo y reprimir el contrabando. Tras la Guerra Civil, en 1940, se disolvió del grupo por ser fiel al bando republicano y se instaló la Guardia Civil. Debido a las malas condiciones de salubridad del cuartel, los oficiales se instalaron en unos pisos de El Prat, y los suboficiales en la vecina Casa de Señales o Semáforo. El cuartel se abandonó en los años 70 del siglo pasado.

Cuartel de los Carabineros del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/5, 1/640″, 50mm, ISO 100

Cuartel de los Carabineros del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/5, 1/1000″, 18mm, ISO 100

Cuartel de los Carabineros del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/100″, 28mm, ISO 100

En el centro del patio del cuartel hay un pozo artesiano y un lavadero.

Patio del Cuartel de los Carabineros del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/320″, 24mm, ISO 100

Patio del Cuartel de los Carabineros del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/400″, 22mm, ISO 100

Este lugar se inundaba con facilidad y estaba siempre plagado de mosquitos, por lo que los soldados solían enfermar de paludismo. No siempre es tan bonito vivir con vistas al mar.

Cuartel de los Carabineros del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/500″, 70mm, ISO 100

Los huecos de puertas y ventanas y las líneas rectas dan mucho juego para buscar perspectivas y puntos de fuga.

Cuartel de los Carabineros del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/160″, 30mm, ISO 100

Cuartel de los Carabineros del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/250″, 18mm, ISO 100

Si estas piedras hablaran…

Cuartel de los Carabineros del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/100″, 30mm, ISO 100

Salimos de las ruinas de este cuartel y nos dirigimos a las vecinas ruinas de la Casa de las Señales, popularmente llamada El Semàfor.

Cerca del Semàfor del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/640″, 70mm, ISO 100

Al Semàfor del Prat sólo se puede acceder por una pasarela elevada de madera.

Acceso al Semàfor del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/320″, 30mm, ISO 100

Desde allí contemplamos la gigantescas grúas del muelle de Hutchison Port Holdings dedicadas a mover los contenedores de los mercantes chinos. Ese muelle tenía que estar operativo en el 2012 para convertirse el más importante del Mediterráneo y uno de los mayores del mundo, pero el retraso en el despliegue de las infraestructuras terrestres de comunicación (terminal ferroviario, acceso de camiones, corredor mediterráneo, etc.) puso en peligro la inversión y aún hoy en día no está funcionando a pleno rendimiento. Cuando tomé la foto acababan de instalar parte de las 8 grúas del terminal.

Grúas del puerto de Barcelona

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/250″, 40mm, ISO 100

La pasarela atraviesa el Semàfor por el primer piso y sube hasta el segundo por encima de la playa.

Pasarela del Semàfor del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/200″, 18mm, ISO 100

Collserola desde el Semàfor del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/160″, 40mm, ISO 100

El Tibidabo desde el Semàfor del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/160″, 50mm, ISO 100

El Semàfor fue construido a finales del siglo XIX para regular el tráfico marítimo y evitar accidentes en las inmediaciones al puerto de Barcelona. Se comunicaba con los barcos y con el castillo de Montjuïc mediante un telégrafo de banderas, y de ahí el otro nombre de Casa de las Señales. A principios del siglo XX dejó de acometer su función por la aparición de nuevos sistemas de comunicación y se convirtió en alojamiento de oficiales del vecino cuartel de Carabineros. Actualmente el edificio es un mirador con vistas al lago de la Magarola y a la marisma de la Ricarda.

El lago de la Magarola y la Torre del Llac desde el Semàfor del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/320″, 18mm, ISO 100

Al igual que en el cuartel de los Carabineros, los huecos de puertas y ventanas dan juego para buscar encuadres.

El Semàfor del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/160″, 40mm, ISO 100

Torre de control del aeropuerto desde el Semàfor del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/200″, 70mm, ISO 100

Visto el Semàfor, regresamos al camino. Desde allí tomo otra imagen icónica del Semàfor del Prat aprovechando la luz del atardecer y que no hay nadie en la pasarela, cosa bastante infrecuente.

El Semàfor del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/320″, 35mm, ISO 100

Al llegar al canal de la Bunyola, seguimos hasta la torre de observación y subimos para poder contemplar la Playa de Ca l’Arana, un lugar de especial protección y al que sólo puede acceder el personal de conservación del parque natural.

Ca l'Arana

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/320″, 200mm, ISO 160

Se trata de un terreno de marismas donde viven o pasan muchas aves acuáticas, algunas de las cuales en peligro de extinción. La siguiente foto es del año anterior, de la primevera del 2011, cuando no había la misma sequía que en el 2012, fecha de las fotos de este reportaje. También puedes ver que no estaban las grúas del muelle de HPH.

Playa de Ca l'Arana desde el Mirador de la Bunyola

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/80″, 18mm, ISO 100

Hacia el otro lado la desembocadura del canal de la Bunyola y el cuartel de los Carabineros, tal como se ven en esta foto también de abril del 2011.

El Canal de la Bunyola y el cuartel de los Carabineros

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/80″, 24mm, ISO 100

Y un poco más allá el Semàfor y la Torre del Llac de la Ricarda frente a la Playa del Prat, ahora ya en foto de marzo del 2012.

Playa del Prat desde el Mirador de la Bunyola

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/320″, 85mm, ISO 100

Antes de bajar del Mirador de la Bunyola, un vistazo al Camí de la Bunyola. Nosotros hemos venido por el de la izquierda del canal, y ahora volveremos por el de la derecha. Al fondo la ciudad del Prat del Llobregat y los aviones que no paran de pasar.

El Camí de la Bunyola desde el mirador

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/200″, 75mm, ISO 100

Volviendo ya al aparcamiento por el Camí del la Bunyola, a nuestra derecha se encuentran las marismas de Cal Tet. En ella suele haber caballos sueltos, cosa que recuerda a las marismas de Doñana. Estos caballos son del parque natural, y su labor es controlar la vegetación de la marisma de manera sostenible.

Caballos en la marisma de Cal Tet

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/125″, 75mm, ISO 100

El que los aviones vuelen tan bajo aquí no parece perturbar la paz de este lugar.

Aviones en vuelo rasante por el Camí de la Bunyola

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/160″, 100mm, ISO 100

Pasamos un desvío que a la derecha lleva al Mirador de Cal Tet, y que tengo previsto visitar en otra ocasión futura, y seguimos recto por el Camí de la Bunyola. Ahora a nuestra derecha ya no tenemos marismas sino campos de hortalizas, como el que muestro en esta foto de abril del 2011.

Campos de hortalizas del Prat del Llobregat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/9, 1/100″, 60mm, ISO 1000

Entre estas hortalizas, las más destacadas por su fama son las alcachofas del Prat.

Alcachofas del Prat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/320″, 200mm, ISO 1250

Como explicaba al principio, el Delta del Llobregat es un territorio donde conviven el hombre y la naturaleza en un entorno rural.

Entorno rural del Delta del Llobregat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/8, 1/60″, 35mm, ISO 100

A últimas horas de la tarde la humedad del lugar favorece la formación de auténticas nubes de mosquitos a nuestro alrededor. Afortunadamente no me picaron, pero resultaban realmente molestos.

Nube de mosquitos en el Delta del Llobregat

Sony A-580, Tamron 18-200, f/9, 1/100″, 60mm, ISO 100

Y llegamos al aparcamiento donde dejamos el coche. Si se acerca la hora de la puesta del sol y el cielo es propicio, o sea despejado o con nubes y claros, podemos acercarnos de nuevo al Mirador del Avions e intentar fotografiar algún avión aterrizando con el contraluz del cielo rojizo. Yo no he tenido ocasión de hacerlo, pero pueden quedar fotos muy estéticas jugando con las siluetas y las luces de pista. Con la ayuda de aplicaciones especializadas, como por ejemplo The Photographer’s Ephemeris, podemos averiguar qué días y a qué horas el Sol se pone justo al otro extremo de la pista del aeropuerto para intentar fotos más espectaculares. Por ejemplo a finales de enero o a mediados de noviembre es un buen momento para encontrarnos al sol poniente justo donde queremos.

La línea de la puesta del sol para el 15 de noviembre del 2017 (la anaranjada más gruesa). El sol se pondrá a las 17:32.

Y esto es todo lo concerniente a este sencillo itinerario. Tengo un par de itinerarios más en el Delta del Llobregat que publicaré próximamente, así como alguna idea para fusionar este recorrido al Semàfor del Prat con otro alrededor de Cal Tet, que está al lado y al ser todo tan llano el hacer algunos kilómetros de más no supone tanto esfuerzo.

Cómo llegar al Semàfor del Prat

Indicaciones

TRACK GPS        FOTOGALERÍA


Un comentario en “El Semàfor del Prat, una mirada al pasado en el Delta del Llobregat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *