De fotohiking por Costa Rica: La Catarata Río Fortuna

Comparte este post

El otoño del pasado año (2019) cambié mi habitual exploración de coloridos bosques y paisajes otoñales del norte de la Península Ibérica por otro tipo de bosques, más verdes, húmedos y exuberantes: la selva tropical de Costa Rica. No tuve tiempo de explorar mucho pero sí lo suficiente como para hacer 3 excursiones que publicaré en el blog, y empezaré en este post con la más corta de todas, la visita a la Catarata Río Fortuna, que no es tan bonita como la del río Celeste pero sí es más espectacular.

El recorrido por la Catarata Río Fortuna: recomendaciones

Debido a la accidentada orografía y lo espeso de la selva el GPX resultante de la excursión a la Catarata Río Fortuna no sirve para nada, y por lo tanto este post no tiene track GPS para consultar o descargar. De todos modos es un recorrido muy corto y autoguiado, sin posibilidad de salirse del camino. Se trata de un recorrido lineal de ida y vuelta hasta la catarata y el río Fortuna, y al final incluye un breve paseo por el Jardín de Orquídeas que hay en la misma reserva biológica. En total menos de 1,5 km. La única dificultad es que para salvar al desnivel hasta llegar al río hay que bajar 530 escalones que después hay que subir. Afortunadamente hay varios puntos de descanso donde además las frases motivadoras del “gurú perezoso” ayudan a superar el regreso con más energía.

Se recomienda llevar calzado cerrado, ropa ligera porque hace calor y mucha humedad, y agua o algo para hidratarse, aunque por el camino hay alguna fuente. Se permite el baño abajo en el río o incluso en la poza de la catarata si se dan las condiciones favorables, por lo que también puedes llevar bañador y toalla. Arriba hay vestuarios y duchas para asearse, así como bar para tomar o comer algo (muy buenos los smoothies de frutas, así como su cocina de fusión tico-asiática). Por último se recomienda no tocar las plantas ni salirse del camino, así como usar protección solar o repelente de mosquitos biodegradables.

El entorno y su relieve

La Reserva Ecológica Catarata Río Fortuna consiste en un área de 210 hectáreas de bosque tropical húmedo premontano de transición y forma parte del Parque Nacional Volcán Arenal. Se encuentra a 520 metros sobre el nivel del mar y allí se localizan los diferentes nacederos que aportan aguas al río Fortuna. Uno de ellos es el río Tenorio en la base de la zona del volcán Chato y que en una caída de 70 metros de colada basáltica da lugar a la Catarata Río Fortuna.

Como he explicado en el apartado anterior, para vencer el desnivel el sendero consta de varios tramos de escaleras sumando un total de 530 escalones, muy bien asegurados con sólidas barandillas y con zonas de descanso e hidratación que facilitan el camino de vuelta. Para acceder hay que pagar una entrada de 18 USD por persona (los menos de 9 años no pagan nada). Los fondos recaudados ayudan a los proyectos de la Asociación de Desarrollo Integral de La Fortuna (ADIFORT), una organización sin fines de lucro que gestiona la reserva, y que tiene como principal objetivo velar por el bienestar y crecimiento de la comunidad de La Fortuna mediante la ejecución de obras en materia de educación, infraestructura vial, ambiente, promoción del deporte y la cultura, embellecimiento de la comunidad y fortalecimiento de la seguridad ciudadana.

La excursión y las fotos

Km 0,0 – Aparcamiento

La Reserva Ecológica Catarata Río Fortuna está al sur de la ciudad de La Fortuna, en la provincia de Alajuela, en la zona norte de Costa Rica. La Fortuna es una ciudad muy bien comunicada, situada a los pies del volcán Arenal y donde se pueden practicar un sinfín de actividades como canopy (tirolinas), rafting y senderismo, así como relajarse en cualquiera de los varios centros de aguas termales de la zona. Desde La Fortuna es fácil llegar por carretera a la Catarata Río Fortuna. Una vez allí dejamos el coche en el amplio aparcamiento y nos dirigimos a la recepción para sacar las entradas. Como mencioné más arriba son 18 USD por persona mayor de 8 años, y dan derecho a estar en la reserva todo el día.

Con las entradas en la mano, continuamos hacia arriba por el camino a la derecha de la recepción.

Entrando en Catarara Río Fortuna

Xiaomi Mi 9T, f/1.8, 1/2300, 4.8mm, ISO 112

Unos 100 metros más arriba llegamos a la entrada al recinto. Pasamos la puerta, enseñamos nuestras entradas, y atravesamos la tienda a nuestra derecha para curiosear un poco. Básicamente aquí encontramos los típicos souvenirs del país y poco más.

Km 0,2 – Mirador

Al otro lado de la tienda salimos al exterior y al frente y a poco más de 50 metros encontramos un mirador desde donde podemos ver la parte superior de la Catarata Río Fortuna y sacarle las primeras fotografías.

La Catarara Río Fortuna desde el primer mirador

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 18mm, ISO 100

Desde allí lo vemos como un profundo agujero en la espesa selva tropical hacia el que se precipita el agua de la catarata.

Parte superior de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 90mm, ISO 500

En algún sitio he leído que la catarata que se ve desde este mirador no es la de Río Fortuna sino la de Pino Blanco, pero no he encontrado referencias sobre la ubicación exacta de esta otra catarata, que me consta que está muy cerca, y compararando las fotos que hice desde aquí con otras fotos que he encontrado de la Catarata de Pino Blanco y las que hice de la de Río Fortuna desde abajo, se parece más a esta última.

A la izquierda del mirador encontramos el punto de inicio de los senderos al Jardín de Orquídeas o a la Catarata.

Senderos de la Reserva Ecológica Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 640

Escogemos el camino de la derecha, el de la catarata, que ya empieza con un tramo de escaleras. A este tramo de escaleras le sigue otro de iguales características, con escalones cómodos de obra y un pasamanos que se integra perfectamente en la exuberante selva que nos rodea, tanto porque imita troncos como por el verde musgo que lo recubre.

Tramo de escaleras hacia la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 1250

La selva es muy espesa aquí y nos llega poca luz. Fíjate la lenta velocidad de disparo de la foto anterior para un ISO bastante alto. Entre tramo y tramo de escaleras hay pequeños descansos con mensajes alentadores del “gurú perezoso”. Cuando llevamos unos 100 metros bajando escalones cómodamente, el desnivel aumenta y pasamos a los tramos de escalones de metal, mucho más largos y con escalones más pequeños y altos.

Escaleras de metal en el camino a la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 100

Bajamos hasta el siguiente descanso. Desde ahí vemos el chorro de agua de la catarata entre las ramas de los árboles.

Catarata Río Fortuna desde las escaleras de metal

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 75mm, ISO 320

Vamos bajando uno tras otro estos tramos de escalera pensando en cómo será la vuelta.

Tramo de escaleras hacia la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 200

Al final de este tramo llegamos a un descanso bien equipado, con banco, mesita y hasta fuente de agua con grifo.

Zona de descanso en la escalinata a la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 400

Seguimos bajando por el sendero a la Catarata Río Fortuna. Parece que no avancemos porque aún se ve lejana.

La Catarata Río Fortuna desde el camino

Xiaomi Mi 9T, f/1.8, 1/900, 4.8mm, ISO 112

Se acaban los tramos de escaleras y llegamos a un tramo llano que combina suelo firme con pasarelas elevadas.

Tramo llano de camino a la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 1000

Tramo llano de camino a la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 125

Desde allí vemos ya el río Fortuna y la zona de baño. De hecho ya hace rato que oíamos los gritos de la gente.

Gente bañándose en el río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 100mm, ISO 1250

Km 0,6 – Catarata Río Fortuna

Al final del camino llegamos a una amplia zona de descanso con bancos e incluso Wi-Fi gratis. Allí también hay un guía que nos puede dar información de todo lo que necesitemos saber. Hacia la derecha hay el acceso a un mirador desde donde podemos sacar  fotografías de la Catarata Río Fortuna al completo o hacernos selfies con la catarata de fondo.

Catarata Río Fortuna desde el mirador de abajo

Xiaomi Mi 9T, f/2.4, 1/560, 2.0mm, ISO 100

La verdad es que la vista de la catarata desde este mirador desmerece mucho. Vale más la pena acercarse a ella por un pequeño camino que sale desde debajo del mirador, junto a la zona de descanso. El día de mi visita estaba prohibido el baño en esta zona debido a las corrientes (hacía varios días que llovía sin cesar).

Acceso a la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 400

A los pies de la catarata, ésta resulta más espectacular.

Catarata Río Fortuna desde abajo

Xiaomi Mi 9T, f/2.4, 1/115, 2.0mm, ISO 100

La foto anterior no da fe de la majestuosidad de esta cascada, no se aprecian los 70 metros de caída de la misma debido al uso del objetivo de gran angular del móvil, pero si usaba un objetivo de angular normal no hubiera cabido toda en una toma. Con el teleobjetivo de la cámara obtengo una toma del lugar desde donde cae el agua, y podemos ver el detalle de la roca sobre la que se desliza, la típica colada de basalto que se parece mucho a las de Sant Joan les Fonts.

Detalle de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 60mm, ISO 400

También vemos la misma morfología de roca en las paredes alrededor de la cascada. La elevada humedad de este rincón favorece el desarrollo de abundante vegetación sobre la roca en vertical.

Paredes de basalto en la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 105mm, ISO 1600

Volvemos a la zona de descanso. La catarata llena todo el ambiente de agua pulverizada que nos moja la piel y también el objetivo de la cámara, por lo que he de tener cuidado a la hora de hacer las fotos. En la siguiente foto se pueden ver las gotas de agua desplazándose de derecha a izquierda por el viento.

Gotas de agua en el ambiente en la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 35mm, ISO 640

Nos dirigimos a la zona de baño en el río Fortuna. Allí vemos a la gente remojándose, aunque hay mucha corriente y hay pocos dentro del agua.

Gente remojándose en el río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 125

Río abajo las piedras dificultan el baño, por lo que no veremos prácticamente a nadie.

Río Fortuna cerca de la catarata

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 18mm, ISO 100

Visto todo esto y como no hemos venido a bañarnos (de hecho después de esta visita tenemos una excursión más larga) decidimos volver arriba. Abandonamos la zona de descanso y dejamos atrás el mirador. Cruzando una zona de desprendimientos de roca por encima de una pasarela nos fijamos en la rocas de la pared de la izquierda ahora que les da directamente la luz del sol. Puro basalto.

Roca basáltica cerca de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 18mm, ISO 100

Roca basáltica cerca de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 35mm, ISO 160

Roca basáltica cerca de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 100mm, ISO 200

Al final de este tramo me llama la atención un curioso detalle de la construcción del camino. A falta de poder ver los monos aulladores que dicen que hay en esta selva…

Curioso detalle en el camino de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 24mm, ISO 1600

Como volvemos por el mismo camino, nos fijamos en otros detalles que a la ida pasamos por alto, como estas minúsculas bayas rojas que rompen con el verde que domina esta selva. Desconozco la especie porque no estoy muy puesto en flora tropical centroamericana.

Pequeñas bayas rojas en la selva de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 180mm, ISO 1600

También atrae mi atención esta enorme hoja de helecho que pasa por encima de mi cabeza.

Helecho en la selva de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 100

Pasado el tramo llano del sendero, llegamos al pie de las escaleras que nos llevarán arriba.

Escaleras del camino de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 250

Nos cargamos de ánimo y empezamos a subir. Hacia arriba apenas vemos el cielo, todo es verde y más verde.

Selva de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 200

Más rojo sobre verde. En la hoja de un helecho veo una pequeña cigarra espumadora, que en Costa Rica las llaman salivazos.

Cercópido sobre hoja de helecho en Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/400, 250mm, ISO 1600

Tras pararnos un par de veces a tomar aire, vislumbramos arriba la barandilla del mirador superior. Ya falta poco.

Mirador superior de Catarata Río Fortuna desde abajo

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/40, 18mm, ISO 100

La inmensa mayoría de las plantas con flor de esta selva hacen flores de color rojo. Al parecer es el color que representa mayor éxito evolutivo en este entorno. Aquí un grupo de ellas con un par de diminutas abejas.

Flores rojas en la selva de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 80mm, ISO 1600

Km 1,0 – Jardín de Orquídeas

Poco antes de llegar arriba pasamos un desvío a la derecha hacia el Jardín de Orquídeas. Nosotros accederemos desde arriba, al lado del mirador. En una especie de caseta o marquesina al lado del sendero encuentro una araña de seda de oro (Nephila sp.) en el centro de su tela, conocida por su gran resistencia. Se trata de una hembra y a pesar de su tamaño, similar al de las arañas más grandes que encontramos en nuestro país, no es la más grande que he visto: en el hotel de Tortuguero había otra considerablemente mayor. Aunque tiene un veneno parecido al de la viuda negra, su mordedura no es mortal aunque sí bastante dolorosa, así que mejor no provocarla y limitarnos a observarla.

Araña de seda de oro en Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 110mm, ISO 100

Al otro lado del sendero veo una hormiga de gran tamaño, aunque no parece la temida hormiga bala ni la llamada hormiga balín.

Hormiga en la selva de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/100, 250mm, ISO 1600

La que sí consigo identificar es una hormiga cortadora, posiblemente del género Acromyrmex, que veo a muy pocos metros de allí. Observa las potentes mandíbulas con las que recortan las hojas.

Hormiga cortadora en la selva de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 250mm, ISO 1600

A pocos centímetros otro ejemplar acarreando un auténtico ramo.

Hormiga cortadora en la selva de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 250mm, ISO 1600

Esperaba encontrar las típicas orquídeas que todos conocemos, pero las que cuidan aquí son cerca de unas 200 especies autóctonas y con alto riesgo de desaparecer. La inmensa mayoría tienen flores diminutas y poco llamativas, y con total ausencia del color rojo.

Jardín de Orquídeas de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 250mm, ISO 1600

Aquí otra especie de orquídea con diminutas flores solitarias que parecen muy tímidas.

Jardín de Orquídeas de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/320, 250mm, ISO 1600

La más llamativa que encuentro es la Prosthechea fragans o también llamada flor de garrapata, un nombre no muy apropiado para una flor tan bonita.

Prosthechea fragrans en el Jardín de Orquídeas de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 70mm, ISO 1250

Otra orquídea cuya diminuta flor crece en el centro de las hojas. Realmente no es el centro, sino que la hoja se extiende alrededor de su peciolo, del que también sale la flor.

Jardín de Orquídeas de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/100, 250mm, ISO 1600

Otra especie de orquídea cuyas flores tienen pelillos en los bordes de los pétalos.

Jardín de Orquídeas en la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/50, 250mm, ISO 1600

Otra especie con minúsculas florecillas rosadas. La foto está un poco movida porque la ramita no se estaba quieta.

Jardín de Orquídeas de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/80, 250mm, ISO 1600

Otra muy parecida pero de flores blancas. La rama tampoco se estaba quieta.

Jardín de Orquídeas de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/60, 250mm, ISO 1600

Muchas de la orquídeas que crecen aquí lo hacen sobre el pasamanos del camino.

Sendero de orquídeas de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/30, 18mm, ISO 125

Esta rama sí que se mantuvo quieta mientras la fotografiaba.

Jardín de Orquídeas de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/250, 250mm, ISO 1600

Esta otra orquídea, con flores de mayor tamaño, me recordó un nido con los polluelos reclamando la comida a sus progenitores.

Jardín de Orquídeas de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 250mm, ISO 1600

Otra orquídea de pequeñas flores de color rosado.

Jardín de Orquídeas de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/160, 250mm, ISO 1600

Bajo las hojas de una planta y casi a trasluz encuentro dos pequeñas orugas de alguna de las especies de vistosas mariposas que pueblan la selva de Costa Rica.

Orugas en la selva de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 250mm, ISO 1600

El trazado del Sendero de Orquídeas es un poco laberíntico y en ocasiones acabas pasando dos veces por el mismo sitio casi sin darte cuenta. Ya cerca de la salida paso junto a otro ejemplar de flor de garrapata.

Flor de garrapata en el Jardín de Orquídeas de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/125, 250mm, ISO 1600

Y aquí acaba la excursión a la Catarata Río Fortuna. Junto a la salida del Jardín de Orquídeas vemos la terraza del bar, que invita a sentarse y tomar algo fresco para recuperar energías, o pedir alguno de sus platos donde fusionan gastronomía asiática con recetas tradicionales de Costa Rica.

Terraza del bar de la Catarata Río Fortuna

Sony A-580, DT 18-250, f/8, 1/50, 40mm, ISO 1600

Al lado del bar y en otro edificio se encuentran los baños con duchas y vestuarios, para poder asearte y cambiarte si te has bañado abajo en el río. Frente a este edificio y al otro lado del camino hacia la recepción hay un Sendero de Mariposas, que creo es un pequeño mariposario con especies autóctonas pero que no tuve tiempo de visitar ya que tenía pendiente otra excursión.

Espero que te haya gustado este pequeño reportaje sobre mi visita a la Catarata Río Fortuna, una de las más vistosas de Costa Rica. Si tienes ocasión de viajar a ese país centroamericano, no te la pierdas.

FOTOGALERÍA

Por último

Recuerda ser respetuoso con el entorno y con los demás. Los lugares idílicos dejan de serlo cuando los destrozamos. Es tan sencillo como seguir los siguientes consejos:

  1. Aparca donde esté permitido y sin impedir el paso a otros vehículos, personas o animales. A tí no te gustaría que te bloquearan el paso.
  2. No muevas piedras, arranques plantas o molestes o dañes a los animales, aunque sean insectos. Si están ahí por algo será.
  3. No hagas pintadas ni grabados en rocas ni en cortezas de árboles. No tiene ningún sentido.
  4. No grites ni hagas demasiado ruido. Si a tí te molesta, a la fauna más.
  5. Recoge tus desperdicios, incluídas colillas y pañuelos de papel, y tíralos en los lugares adecuados, y si no hay pues en tu casa. Pesan y ocupan menos a la vuelta que a la ida.

Si todos hacemos esto tan simple encontraremos estos lugares como si acabaran de ser descubiertos.

Cómo llegar a la Catarata Río Fortuna

Previsión meteorológica


  • Artículo bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND 4.0 International. Puedes compartirlo si citas al autor, si no obtienes ningún beneficio económico, y si lo mantienes íntegro, sin realizar ninguna modificación en el texto ni en las fotos. Y si además me lo comunicas, me harás muy feliz. 🙂
 

Comparte este post

2 thoughts on “De fotohiking por Costa Rica: La Catarata Río Fortuna

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *