El pantano del Foix, entre viñas y castillos

El Foix es un corto río de 41 kilómetros de longitud que nace en la Serra de la Llacuna, en la comarca barcelonesa de la Anoia, y desemboca en el mar en Cubelles, en la también comarca barcelonesa del Garraf. En el año 1928 se construyó el pantano del Foix en Castellet que hace que el río esté seco hasta su desembocadura casi todo el año. Sin embargo ese pantano ha dado vida a la zona que lo rodea de tal manera que en 1993 se aprobó un plan especial para preservar los valores naturales y culturales de esta zona conformando el actual Parc del Foix.

Dada la importante actividad humana que se ha venido llevando a cabo aquí a lo largo de tantos años, hay una extensa red de senderos y caminos que permiten conocer al detalle todo el patrimonio natural y cultural del parque. El circuito que propongo hoy da un amplio rodeo de casi 15km por el pantano del Foix permitiendo conocer tanto el paisaje cárstico del Garraf como las huellas de la antigua actividad humana, la presa del pantano y el bosque de pino blanco típico mediterráneo. No es muy difícil pero es largo, hay un par de cuestas que pueden producirnos fatiga, y más o menos la mitad del camino no hay sombra, por lo que es conveniente llevar agua y alguna protección para el sol.

Aquí tienes una recreación 3D del circuito para que te hagas una mejor idea del recorrido y del terreno por el que discurre. Pulsa en la pausa si empieza a reproducirse antes de que acabe de cargarse el fondo. Durante la reproducción puedes cambiar el punto de vista moviendo el ratón con el botón izquierdo pulsado, y también acercar y alejar con la rueda del botón. Pulsa en la tortuga o en la liebre para cambiar la velocidad de reproducción.

Nuestro circuito comienza en el pueblo de Castellet. Podemos dejar el coche en un aparcamiento que hay a la izquierda de la carretera nada más entrar en el pueblo desde Vilanova, o bien en otro que hay también a la izquierda llegando a Castellet desde l’Arboç. Castellet es un pequeño y tranquilo pueblo cuyo elemento más destacado es el imponente castillo medieval sobre las aguas del pantano del Foix.

El castillo de Castellet y la ermita de Sant Pere

Sony A-580, DT 18-250, f/4.5, 1/400″, 45mm, ISO 100

Ascendemos por la calle principal de Castellet en dirección al castillo. La máxima animación que encontraremos por las calles serán otros excursionistas, algún ciclista, y sobre todo gatos tomando el sol.

Gatos de Castellet

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/320″, 150mm, ISO 100

El castillo data del año 977 pero ha sido reconstruido en diferentes épocas, como puede apreciarse claramente desde el exterior. Se organizan visitas guiadas el segundo fin de semana de cada mes de 10 a 14h concertando previamente llamando al 902 430 462. Pasamos por delante del castillo y lo rodeamos por la izquierda hasta llegar al mirador frente a la iglesia de Sant Pere. Desde aquí tenemos una magnífica vista del Pantano del Foix. A continuación una panorámica hecha con 5 fotos que tomé en enero del 2007 con una Canon Powershot A70: a la izquierda el pantano, en el centro el castillo, y al fondo a la derecha la vecina población de l’Arboç.

Canon Powershot A70, panorámica de 5 fotos verticales

Subimos las escaleras de la entrada de la iglesia de Sant Pere, y al llegar al gran arco de entrada seguimos subiendo por las escaleras de la izquierda hasta llegar a la parte superior. Desde allí también hay una buena vista del castillo, y una cruz con una lápida señala el lugar donde estuvo el cementerio de Castellet. También hay muy buenas vistas de los viñedos del Alt Penedès.

Pasamos por detrás de la iglesia y cruzamos una pequeña explanada que se suele usar como aparcamiento. Más o menos donde empieza la pista que lleva a la explanada hay una fuente y una señal del sendero GR92 marcado en rojo y blanco. El sendero discurre entre pinos y lleva hacia unos campos de cultivo en el Fondo de Cluca.

El Fondo de Cluca, detrás de Castellet

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 18mm, ISO 100

En la alambrada de la derecha del camino, las enredaderas se sujetan firmemente al alambre.

Bien sujeta a la alambrada

Sony A-580, DT 18-250, f/5, 1/250″, 55mm, ISO 100

El sendero traza una suave curva a la derecha rodeando unos viñedos de Cal Viudes en dirección a las montañas del fondo.

Viñedos de Cal Viudes

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/80″, 50mm, ISO 100

Tras pasar al lado de una caseta de piedra cruzamos el Torrent del Llampeig en el Fondo del Perot, y el camino empieza a ascender por la Serra Mala entre pinos y encinas. A medida que vamos subiendo la vegetación arbórea va disminuyendo, y más o menos sobre el kilómetro 1,9 de nuestro recorrido vemos a nuestra derecha un curioso pino con el tronco enrollado como trazando una letra P.

Con P de pino

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/50″, 18mm, ISO 100

Las jaras negras y jaras blancas que crecen a los lados del camino son un festival de color para la vista… y un festival de polen para los insectos que se alimentan de sus flores.

Jara negra

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/800″, 250mm, ISO 100

Jara blanca

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/500″, 250mm, ISO 100

A medida que la cuesta se suaviza, el terreno se vuelve más rocoso y el entorno se presenta más árido. El suelo es calcáreo y no muy apto para el desarrollo de la vegetación. Creo entender por qué se le llama Serra Mala a esta sierra.

Camino rocoso

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160″, 18mm, ISO 100

Ya no falta mucho para llegar a Cal Balaguer, que hace rato lo estamos viendo a lo lejos. En esta zona abunda el “margalló” o palmito, una de las dos únicas especies de palmeras originarias de la Europa continental.

Cerca de Cal Balaguer

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 18mm, ISO 100

En los agujeros que se forman en las grandes rocas planas de la parte alta de la Serra Mala crecen una gran variedad de plantas pequeñas que parecen haber sido plantadas por el hombre como queriendo crear un jardín en este lugar tan árido.

Jardín natural en la roca

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/250″, 50mm, ISO 100

Llegamos por fin a Cal Balaguer sobre el kilómetro 3,3 y el punto más alto del circuito. Esta masía debió de ser importante en su tiempo por el gran número de edificaciones que conforma. No se trata de una simple casa con un anexo para el ganado o los útiles de labranza. Desde aquí vemos Arboç al fondo.

Cal Balaguer y el GR92 que lo cruza

Sony A-580, DT 18-250, f/11, 1/160″, 18mm, ISO 100

Me cuesta imaginar cómo y de qué deberían vivir los dueños de esta propiedad en los tiempos prósperos, en un lugar tan alejado de cualquier núcleo habitado y con mal camino de acceso. Quizás este enorme y viejo almendro lo sepa. La parte más alta está muerta, pero las ramas bajas siguen brotando.

El viejo almendro, testigo de lo que fue Cal Balaguer

Sony A-580, DT 18-250, f/11, 1/125″, 18mm, ISO 100

Continuamos nuestro camino por el GR92. Desde Cal Balaguer, el estrecho y rocoso sendero ya es una pista de tierra. Recorridos unos 300 metros llegamos a un cruce, y tomamos el desvío de la derecha. El GR92 seguirá recto hacia Vilanova i La Geltrú. Miramos atrás y contemplamos por última vez el conjunto de ruinas de Cal Balaguer.

Cal Balaguer bajando ta hacia el pantano

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/200″, 40mm, ISO 100

Otros 300 metros más adelante llegamos a otro cruce de caminos, y esta vez tomamos el de la izquierda. A medida que seguimos descendiendo por este camino se nos van abriendo las vistas al mar. Podemos ver la alta chimenea de la central térmica de Cubelles, que está no muy lejos de donde desemboca el Foix.

La térmica de Cubelles a lo lejos

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160″, 28mm, ISO 100

Sobre el kilómetro 6 es posible que veamos a nuestra derecha unos árboles repletos de flores blancas y rosadas si pasamos en la época adecuada, sobre abril. Supongo que se trata de unos ciruelos que quedan del cultivo de una masia abandonada próxima llamada Coma Pineda. Hace mucho que nadie los cuida, pero siguen floreciendo cada primavera.

Ciruelos florecidos en primavera

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/500″, 250mm, ISO 100

En apenas 600 metros pasamos por debajo de la carretera de Vilanova por un pequeño túnel, y después por el acueducto de riego que sale del pantano.

El acueducto del pantano del Foix

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/125″, 18mm, ISO 100

El camino lleva hacia las instalaciones del pantano y el acceso está prohibido, así que al llegar al camino que viene de la carretera, giramos hacia la izquierda y subimos a la carretera, y sin llegar a ella encontramos a la derecha otro camino tras una cadena. Lo tomamos saltando la cadena (o pasando por un lado), y este camino nos lleva a la base de la presa del pantano del Foix. Cruzamos el río por un puente y nos plantamos frente a la presa.

Frente a la presa de pantano del Foix

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/250″, 18mm, ISO 100

Tomamos el sendero que sale hacia la izquierda alejándonos de la presa siguiendo el curso del río y a unos 200 metros subimos por un desvío que nos aparece a la derecha. Se trata de un estrecho y retorcido sendero que nos permitirá ganar los 26 metros del altura de la presa con poco esfuerzo pero caminando unos 800 metros. Ya en lo alto de la presa podemos entrar en ella y contemplar las vistas.

Vistas desde lo alto de la presa

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160″, 18mm, ISO 100

El pantano del Foix está dedicado al riego de los cultivos de la zona y actualmente también a la conservación de la flora y fauna de ribera del río. Tiene muy poca capacidad, apenas 4 hectómetros cúbicos, y suele estar casi siempre lleno a rebosar.

El pantano del Foix lleno a rebosar

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/160″, 28mm, ISO 100

Salimos de la presa volviendo hacia atrás, y continuamos por el sendero de la derecha bordeando el pantano. Esta zona es más boscosa, y el camino que empieza siendo un sendero va ganando anchura y en un determinado punto empiezan a aparecer lo que parecen bordillos mal puestos y algo que podría ser un proyecto de infraestructura de urbanización. De hecho pasamos por delante de algunos chalets abandonados que quizás ni siquiera se acabaron de construir.

Un chalet abandonado

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 100

A medida que seguimos la curvatura del río volvemos a ver el castillo de Castellet al otro lado del pantano.

El castillo de Castellet

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/250″, 35mm, ISO 100

A la altura del kilómetro 10,6 o 10,7 pasamos por delante de la masia Cal Bladet. En sus tiempos fue un restaurante casero llamado Can Nico que yo solía frecuentar en mi adolescencia.

Cal Bladet

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/250″, 18mm, ISO 100

Nada más llegar a la calle que lleva a Cal Bladet vemos un sendero que sube empinado hacia la izquierda a través de los pinos. Lo tomamos y vamos a parar a otra calle de esta especie de urbanización. Una vez allí seguimos subiendo hacia la izquierda. La subida es bastante pronunciada y ya llevamos unos cuantos kilómetros andados, así que mejor tomárselo con calma. A unos 500 metros nos desviamos por un sendero que sale a nuestra derecha y que aún sube más. Trescientos metros de subida más adelante llegamos a un sitio con un grupo de casas. Aquí se acaba la última subida de nuestro recorrido. A nuestra derecha hay un destartalada caseta de madera en venta en medio del bosque.

Caseta en venta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/50″, 26mm, ISO 100

Seguimos recto en la misma dirección que veníamos y vamos a parar a una carretera asfaltada. Torcemos a la derecha en dirección a lo que parece un hotel o un bloque de apartamentos abandonado, con piscina y todo. Es La Creu. Pasamos frente él y es posible que veamos amapolas.

Amapolas en La Creu

Sony A-580, DT 18-250, f/6.3, 1/400″, 250mm, ISO 125

Frente a La Creu sale el sendero de la Font de l’Horta, a nuestra derecha. El sendero está bien indicado, y va descendiendo a través de un denso bosque.

El camino de la Font de l'Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 160

Cuando llevamos unos 500 metros de descenso por este tupido bosque nos aparece abajo a la izquierda un claro que corresponde a la Font de l’Horta. Por esta fuente siempre sale agua que va a parar a una especie de abrevadero que es un antiguo lavadero. Actualmente allí beben muchos animales.

La Font de l'Horta

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/30″, 18mm, ISO 1000

La verdad es que se trata de un rincón muy singular y sorprendente, pero cuando lo visité presentaba un estado lamentable y me decepcionó mucho. Por lo que he podido averiguar, el pasado mes de octubre se llevó a cabo una acción de recuperación de la zona, y es posible que hoy tenga mucho mejor aspecto.

Cubriendo la fuente hay una majestuosa higuera con una corteza muy curiosa.

Curiosa corteza la de esta higuera

Sony A-580, DT 18-250, f/4.5, 1/80″, 45mm, ISO 800

Regresamos al sendero de la Font de l’Horta y seguimos descendiendo hasta llegar a una pista con un puente. Es el camino de Cal Bladet. Giramos a la izquierda para cruzar el puente y subir hasta la carretera de Clariana. Una vez en la carretera seguimos hacia la derecha. Hay que tener cuidado porque la carretera no tiene arcén, y aunque no tiene mucho tráfico hay una curva con muy poca visibilidad, con lo que hay que estar muy alerta. Desde esa curva hay una muy buena vista del pantano con Castellet y su castillo al fondo, y hasta se puede ver Cal Balaguer a lo lejos, en lo alto de la Serra Mala.

Castellet

Sony A-580, DT 18-250, f/9, 1/200″, 22mm, ISO 100

Regresamos al punto de partida, a Castellet, lo que implica el final del circuito. Sólo nos falta 1km. La carretera de Clariana desemboca en la de l’Arboç entre viñedos y campos de cereal. Giramos a la derecha, en dirección a Castellet. Cruzamos el puente del Foix, y en el siguiente cruce torcemos a la derecha y tenemos el aparcamiento frente a nosotros.

Y hasta aquí todo. Ha sido un recorrido largo pero provechoso, y me ha permitido conocer cosas y lugares que no sabía, a pesar de que hace muchos años que me muevo por esta zona.

Cómo llegar al Pantano del Foix

Indicaciones

TRACK GPS        FOTOGALERÍA


2 comentarios en “El pantano del Foix, entre viñas y castillos

  • Es una ruta muy interesante!
    Me ha sorprendido el pino haciendo el pino 😉
    No conozco mucho la zona, tomo nota para conocerla un poco más!
    Gracias por tus explicaciones y por compartir!!!

    • Más curioso aún es que ese pino está lejos de cualquier lugar habitado, apartado a un lado del sendero, por lo que se me hace difícil imaginar que una persona haya dado forma a ese árbol durante años. No he encontrado información sobre este árbol.

      Y gracias a ti por pasar. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *