Cómo ser un fotohiker

22/10/2016

Si eres de los que les gustan ver fotos de paisajes espectaculares, de praderas floridas en primavera y de bosques multicolor en otoño, si eres de los que tienen este tipo de fotos en el fondo de pantalla del ordenador o del smartphone, si eres de los que hacen “like” a todas las fotos de naturaleza que ves por las redes sociales, puede que seas un fotohiker.

Los ingredientes

1. Pasión por la fotografía

Fotografiando un paisaje al atardecer

Un fotógrafo frente a los Cingles del Titi en Siurana

Sin duda te tiene que gustar mucho la fotografía para desincrustarte del sofá y hacerte sudar, pasar frío, empaparte de lluvia y sobre todo acabar rendido. Aunque no es imprescindible que sea pasión. Sólo con que te guste hacer fotos cuando sales de casa es suficiente. Una afición puede acabar en pasión. La fotografía es la primera mitad del foto-hiker.

2. Ganas de caminar al aire libre

Caminando por un bosque en otoño

Caminando por el Montseny en otoño

Algo muy importante que has de tener para ser un fotohiker son las ganas de caminar al aire libre, en plena naturaleza. Sin ellas no vas a ir a ningún sitio. Y si no las tienes la verdad es que tampoco es problema, porque científicos y especialistas coinciden en los beneficios para la salud física y mental de los paseos y las caminatas por la naturaleza, así que a todos nos conviene caminar al aire libre. El caminar es la segunda mitad del foto-hiker.

¿Sólo o acompañado?

Esto depende del momento, de cómo te sientas y de qué es lo que te apetezca. Caminar en solitario va bien para desconectar de la rutina, para reflexionar, y caminar en compañía va bien para relacionarse, para compartir, y sobre todo si haces fotos, ya que salir con otros fotógrafos ayuda a intercambiar puntos de vista y experiencias, y nos hace mejorar nuestra manera de hacer fotos.

Los pasos

1. Elige una zona donde ir

Eligiendo un lugar en un mapa

Estés donde estés siempre hay un lugar interesante donde ir a caminar y hacer fotos. Cerca de tu lugar de residencia o del lugar de vacaciones hay rincones preciosos que te esperan y un sinfín de caminos que te llevan a ellos. Y en función de la época del año o de las ganas que tengas en ese momento, hay unas zonas más apropiadas que otras. A mí por ejemplo en primavera me gustan los prados, en verano las zonas de montaña y donde hayan ríos, saltos de agua y pozas, y en otoño e invierno los bosques, las montañas y las costas.

2. Busca la ruta apropiada

Diversas rutas en un sitio

Cuando ya tienes decidida la zona toca buscar la ruta que más se adapte a tu estilo, a tu condición física o en definitiva a tu gusto. Yo suelo empezar con una búsqueda en Google con los típicos “qué ver” o “rutas senderismo” en la zona correspondiente. De los resultados que me devuelve el buscador voy entrando en las páginas a mirar las fotos en busca de lugares que me llamen especialmente la atención por su belleza o su impacto. Luego leo los detalles de la ruta para ver si es asequible para mí. No es plan seguir una ruta muy técnica porque en primer lugar yo no estoy muy preparado físicamente para ello, y por el otro porque al llevar el equipo fotográfico colgando estoy demasiado pendiente de no causarle ningún daño. Tampoco es plan seguir una ruta muy larga porque haciendo fotos los tiempos se disparan. Una ruta de 2 horas para un senderista se convierte fácilmente en 5 para un fotógrafo. Esto también hay que tenerlo en cuenta para la época del año en que estemos. Cuando los días son más cortos, las rutas también tienen que serlo.

3. Obtén el track para el GPS

Diferentes tipos de navegador GPS

Mis primeras rutas las hice a la manera clásica, con mapa y guía en papel con las indicaciones. Pero los caminos no siempre los encuentras tal como los describen en las guías ni las señales son igual de visibles en todos los sitios y en todas las condiciones. Perdía mucho tiempo yendo y volviendo de caminos que no eran los correctos. Y el no tener la referencia exacta del punto donde me encontraba me dificultaba mucho calcular el ritmo de camino y el tiempo de ruta. Es por ello que decidí aprovecharme de la tecnología y utilizar el smartphone con una aplicación de seguimiento de rutas por GPS, y como ya estaba apuntado en Wikiloc me bajé esa misma aplicación. He probado otras como OruxMaps, pero creo que Wikiloc es mucho más sencillo de usar, y en ruta tampoco es plan perder mucho tiempo toqueteando la pantalla del móvil. Además muchas de las páginas que encuentro en el paso 2 suelen ir acompañadas de la ruta en Wikiloc. En cualquier caso puedes utilizar el que mejor se te adapte, o ya un navegador propiamente dicho como los de Garmin, por mencionar uno de los más habituales.

Wikiloc

Aprovecho aquí para hacer un inciso y hablar de Wikiloc, que es el que mejor conozco y que uso para registrar mis tracks que acompañan a mis circuitos en esta web. Así que si hasta ahora no has usado ninguno, te recomiendo empezar con éste.

WIKILOC PARA IPHONE     WIKILOC PARA ANDROID

La aplicación es gratuita. Sólo hay que pagar por el Navigation Pack, pero no es mucho y realmente vale la pena. Este pack te permite seguir las rutas sin perderte, ya que emite avisos sonoros si te apartas del camino correcto. No recuerdo lo que me costó pero estoy leyendo por aquí que son unos 5€ al año. Yo la verdad es que lo pagué en noviembre del 2013 (entonces se llamaba Search Pack) y desde entonces no he tenido que volver a pagar, ni siquiera al cambiarme de móvil. No sé si ahora habrán cambiado el modelo de venta.

la-aplicacion-para-smartphones-de-wikilocPuedes usar la aplicación de Wikiloc para buscar rutas cerca del lugar donde estés, o también para seguir una concreta, como los tracks que publico en la web, a partir de su identificación en Wikiloc. También puedes importar un track GPX o KML que hayas bajado al móvil desde otro lugar. Luego puedes seguir esa ruta y la aplicación te irá indicando cómo vas, y si te apartas del camino te avisará con un sonido. El camino que hagas se irá guardando en el móvil, y podrás subirlo a Wikiloc o guardártelo por ejemplo para geoetiquetar las fotos que hagas. Por el camino puedes ir viendo en todo momento cómo vas, cuánto tiempo llevas, cuánto te falta para el final, etc. y también hacer fotos que se adjuntarán a tu ruta. El máximo de fotos por ruta creo que es de 6. En cuanto a los mapas, puedes bajártelos por zonas para poder usarlos offline y así no tener que usar red de datos en el monte, donde no siempre hay cobertura, y que también ayudará a ahorrar batería. Y por último otra cosa que permite Wikiloc es que otra persona pueda hacer seguimiento de por dónde vas por si te pasa algo.

Tipo de smartphone

En cuanto al smartphone más adecuado, cuando sales al campo lo importante es que sea resistente al agua y a los golpes, que la pantalla se pueda ver sin problemas a pleno sol y que la batería tenga mucha autonomía. Empecé con un LG Optimus Sol E730, que no era el más adecuado para salir al monte, y luego me pasé a un QuechuaPhone (el de Decathlon), que me aguantó 2 años hasta que la batería y el sistema empezaron a flaquear. Ideal para salir por la montaña, pero pesado y voluminoso y con una cámara muy mala. Y ahora uso un Moto G3, más ligero pero también resistente al agua, con una batería que aguanta lo suficiente y con una cámara decente.

Ahorro de batería

La capacidad de la batería es muy importante cuando sales a caminar por el monte, porque allí no hay enchufes donde cargar el móvil. Por eso cuando no tengo previsto recibir llamadas lo pongo en Modo Avión, y así la autonomía de la batería se alarga mucho al no usar red de telefonía ni de datos. Si voy a recibir llamadas lo que hago es desactivar los datos y cambiar la red de telefonía a 2G, ya que es la que menos batería gasta, es suficiente para hablar por teléfono y en mucho sitios no hay 4G ni 3G. Y si voy a tener que usar datos para mensajería tipo WhatsApp, entonces lo dejo todo activado pero cambio la red a 2G, más que suficiente para mensajería. Ojo que no en todos los móviles se puede cambiar de red de telefonía.

     Modo Autonomía Servicio
     Avión Máxima Navegación GPS
     Sin datos Media alta Navegación y llamadas
     Datos 2G Media baja Navegación, llamadas y servicios de mensajería

Para no quedarte tirado por culpa de la batería es muy recomendable llevar encima alguno de los muchos powerbank (baterías adicionales de gran capacidad) que te pueden sacar de un apuro. No es raro que una aplicación del móvil se quede enganchada y te consuma toda la batería en unas pocas horas sin que te dés cuenta.

4. Elige el mejor momento

Brumas matutinas en El Bruc

Brumas matinales en El Bruc

Cuando ya hemos decidido el lugar tenemos que buscar el momento adecuado para sacar el máximo rendimiento fotográfico a la salida. Salir temprano nos va a dar los mejores momentos. Aparte de que vamos a disponer de más tiempo hasta que oscurezca, dependiendo del lugar y de la época del año podemos disponer de nieblas y brumas, de escarcha y de rocío. Además con el frescor de la mañana los insectos están menos activos y son más fáciles de fotografiar de cerca. La luz del sol también tiene otra tonalidad y las sombras son más alargadas. Algo similar con la luz y las sombras ocurre al atardecer. El sol alto del mediodía es el menos adecuado para la fotografía, pero si expones correctamente tampoco salen malas fotos. Un filtro polarizador también ayuda a tener buenos resultados cuando el sol está muy perpendicular.

Luz del atardecer sobre Montserrat en Collbató

Luz del atardecer sobre la cara sur de Montserrat

Puedes planificar algunas fotos con mucha exactitud gracias a herramientas como The Photographer’s Ephemeris. Existe aplicación tanto para iOS como para Android, y también tienen una versión web para usarla desde el PC. Le das la ubicación exacta y el día y te marca en un mapa por dónde y a qué horas saldrán y se pondrán el Sol y la Luna, a qué alturas con respecto al horizonte (azimut) estarán en cada momento, y en qué punto exacto estarán en una hora concreta. Ideal para ver salir o ponerse el sol o la luna por un punto determinado, y para planificar la fecha para ello.

5. Escoge el equipo más apropiado para la ruta

Equipo fotográfico

Mi equipo fotográfico al completo

Es obvio que según el tipo de ruta que hemos elegido, de la época del año y de la meteorología prevista nos llevaremos el calzado y la ropa más adecuados, aparte de agua y de comida. Además si vamos a estar muy expuestos al sol es conveniente protegerse la cabeza con gorra y la piel del cuello, brazos y piernas con una crema protectora solar. Pero de lo que voy a hablar en este punto es del equipo fotográfico. Es muy importante llevar el menor peso posible. Cuanto más cargados vayamos antes desearemos acabar, y por lo tanto nuestros ojos no estarán muy receptivos para ver cosas que fotografiar. Por eso tenemos que seleccionar bien qué elementos del equipo vamos a llevar.

Gorg del Salt de Borredà

Yo con mi equipo de ruta

A los sitios suelo llevar todo el equipo, pero cuando salgo a hacer una ruta normalmente sólo llevo la cámara con el objetivo 18-250 que me permite hacer todo tipo de fotos y un lápiz limpiador de objetivos. En ocasiones llevo también el filtro polarizador, y si está previsto que llueva me llevo también el protector de lluvia de la cámara, ya que ni el cuerpo ni el objetivo son estancos. Quizás lo más importante es la correa de la cámara. Las correas para colgar la cámara del cuello acostumbran a causar dolor después de horas con la cámara dando tumbos, incluso las correas elásticas de neopreno. Además cuando caminas la cámara va golpeando en el pecho o en el estómago y es bastante molesto. Es mejor llevar la cámara a un lado colgada del hombro opuesto, cruzada, pero para ello la correa ha de ser lo suficientemente larga. La que yo uso y que va francamente bien es una de tipo Black Rapid que va cruzada de un hombro y con la cámara colgando a un lado por un mosquetón que se enrosca en la rosca del trípode. La cámara queda a la altura de la mano para poder cogerla rápidamente o protegerla en el caso de que pueda llevarse algún golpe. Puedo llevarla colgada durante horas que no se me resienten ni el hombro ni por supuesto el cuello. Además es compatible con llevar también una mochila. Y por si fuera poco ahora llevo también colgado de esta correa el pesado objetivo Tokina 11-16 dentro de una funda de neopreno.

Por supuesto que también puedes ser un perfecto fotohiker con una cámara sin espejo, una compacta o hasta con un teléfono móvil. Recuerda que las fotos no las hace la cámara sino el fotógrafo.

Ahora que te he explicado todo esto, ¿eres un fotohiker? Es más, ¿quieres ser el fotohiker invitado? Si has hecho un recorrido que te ha maravillado y tienes el track GPS y las fotos ¡no puedes guardarlo más en secreto! Ponte en contacto conmigo, y tu circuito puede ser publicado en Fotohiking.

Y si quieres estar informado de todos los circuitos que se vayan publicando, no dudes en  seguirme.

Guardar

Guardar